Los Bordaberry y su seguridad, por el profesor Emilio Cafassi

28-05-2012

Uruguay
Los Bordaberry y “su” seguridad

Emilio Cafassi, profesor titular e investigador de la Universidad de Buenos Aires, escritor, ex decano.
Diario La República

Recuerdo que en mayo del 2009 volvía a casa en Bs. As. desde Montevideo luego de participar de la marcha del silencio. Cuando hojeaba los diarios uruguayos que pone a disposición Buquebús, un recuadrito en el El País titulado “mirada familiar” me inquietó seriamente. Allí María José Oribe, esposa de Pedro Bordaberry, entonces candidato a la presidencia por el partido colorado, sostenía: “Pedro es honrado, trabajador, buen hijo, amigo leal, muy buen padre y esposo”. Confieso que corté el fragmento de papel y me lo llevé en el bolsillo. Desde entonces integra mi archivo. No es que mi interés se haya deslizado hacia el campo del periodismo del corazón. No tengo más que celebrar las conclusiones sobre su propia vida privada cuando sostiene que su cónyuge es un buen marido y padre o que sus amigos celebren su lealtad y que sea un hombre honrado y trabajador. Pero ser un “buen hijo” en este caso particular, excede lo privado para tener un carácter cívico insoslayable, en momentos en que su padre purgaba condena por los crímenes más aberrantes de la historia del Uruguay. ¿En qué sentido es un buen hijo? ¿En la ejecución del mandato paterno? ¿En el encubrimiento mafioso de los crímenes paternos? ¿En la búsqueda de enemigos y amenazas que tracen una supuesta frontera entre lo propio y la otredad, deshaciéndose de ella? No propongo discutir afectos o lazos filiales. Poco importa si los apologistas actuales del terrorismo de Estado tienen o no parentesco con los asesinos. Sólo sospecho que la expresión “buen hijo” que formula la esposa del candidato, pretende encubrir con un manto de íntima ternura un proyecto político, es decir, algo del campo de lo público “en el nombre del padre”.

La edición del domingo pasado de este diario continuó haciéndose eco de diversas formas del drama del trabajador ultimado en la pizzería La Pasiva. En mi caso, dediqué la página a esta tragedia y también lo hizo mi vecino de sección dominical, justamente Pedro Bordaberry, iluminando algo más la naturaleza del proyecto que pretende liderar, al que hay que prestarle cierta atención si se quiere evitar justamente un retorno a la barbarie que su apellido evoca con su consecuente buen ejemplo filial que la Sra. Oribe subraya. Particularmente en lo que respecta a la reapropiación de ciertos dispositivos políticos tradicionales de las izquierdas: la movilización y la consulta popular.

El argumento central de Bordaberry es que, alegorizando a María Antonieta, el gobierno no escucha al pueblo y, de seguir así, terminará como ella: ejecutado, no por la guillotina (a la que con otros nombres y algunos retoques técnicos apeló su padre para deshacerse de opositores y sembrar el terror) sino por el voto popular. Algo de razón tendría si la escucha se retrasara o si los dipositivos de movilización popular fueran hegemonizados por su proyecto. La Sra. Romana Ferrer, convocante del acto frente a la presidencia y dirigente del partido colorado, sería sólo una campana receptora del clamor popular que espontáneamente se fue generando y que ya se había manifestado firmando por la realización de un plebiscito para bajar la edad de imputabilidad. No es casual que se aprovechara para ello la oportunidad de un crimen televisado en el que se dejan ver dos jóvenes presumiblemente menores (dato hoy ya confirmado por la justicia). El texto que leyó resumía las múltiples y plurales demandas recibidas, casualmente coincidentes con las de su propio partido.

El planteo de Bordaberry es simple y contundente, apoyado sobre tres pilares: que “la gente quiere vivir en paz”; que tiene derecho a movilizarse, protestar y reclamar; que es indiferente la filiación partidaria de los organizadores del acto si expresa legítimos anhelos de la ciudadanía. Irrefutable en su epidermis si no portara en su encarnadura otros propósitos. La prueba está en que varios militantes y dirigentes frenteamplistas acudieron a la cita. De haber estado en Montevideo el lunes pasado es probable que hubiera asistido, sobre todo si lo hacían algunos de mis amigos a los que suelo acompañar en actitudes cívicas, ya que por entonces se desconocían los propósitos represivos de los convocantes y estaba muy fresco el espanto ante la irracionalidad asesina.

¿Cómo puede el titular del Partido Colorado ocupar un lugar en la escena política, arrastrando incluso a algunos progresistas desprevenidos? Por dos grandes razones. La primera es la audacia oportunista que permite enlazar temores ciudadanos con propuestas criminalizantes de la pobreza y la juventud, llegando para ello a apelar a medios inusuales del linaje político derechista como la democracia directa y la movilización. No es tan novedoso. La “inseguridad” viene articulándose como caballito de batalla de las derechas sudamericanas desde la asunción de los gobiernos progresistas. A la vez, tanto la movilización como la democracia directa fueron utilizadas en experiencias como la Argentina de 2008 por la Sociedad Rural y sus socios terratenientes, o en Venezuela apelando a la revocación del mandato del Presidente Chávez. La segunda, errores tanto del FA, como del gobierno en al menos tres aspectos. En lo que al Frente respecta, por su retracción movilizadora y participativa que deja a sus bases descolocadas ante éstas y otras iniciativas y, a la vez, sin mayores canales expresivos de las principales víctimas de la inseguridad que no son precisamente los más favorecidos sino, inversamente, los más postergados, las propias bases sociales y electorales. A ello debe sumarse la confusión entre el dispositivo político propuesto y la posición específica sobre la cuestión de fondo. El Frente no puede oponerse ni quedar descolocado frente al procedimiento político de consulta popular directa porque no comparta la posición de los autores de la iniciativa. Menos aún si va concitando interés en la ciudadanía y en sus propias bases. Al contrario, es una oportunidad (aunque la simultaneidad del plebiscito con las elecciones nacionales tienda a infundir legitimidad plebiscitaria al candidato impulsor) para debatir sobre el problema. Comparto la negativa a votar por la baja de la edad de imputabilidad, ya absolutamente probada como inútil e incluso iatrogénica, con sólo repasar estadísticas. Pero no puede oponerse o quedar rezagado frente a la puesta en práctica del instituto plebiscitario. Por último, el gobierno no puede continuar con la indiferencia e inacción que muestra ante la concentración monopólica del discurso mediático, particularmente audiovisual. Es indispensable pergeñar un plan de redistribución del mensaje, cosa imposible con la actual estructura de propiedad (o concesión) y sin transformaciones legislativas. Sin ellos, la construcción mediática de la inseguridad, la manipulación de la llamada “sensación térmica” se irá incrementando para beneficio político de la derecha. No he encontrado estudios similares para Uruguay, pero la investigación de 2009/10 sobre delitos y medios en la ciudad de Bs. As., editada por el gobierno macrista –aunque con la dirección estadística de Gustavo Cucurella- arroja cifras de multiplicación escalofriante del impacto mediático por cada delito.

No estamos ante una derecha dura, intransigente, principista. Su concepto de crimen es selectivo y el buen hijo Bordaberry no se ha privado de exponerlo con sinceridad y llanura. En su libro “Que me desmientan” transcribe un diálogo con su hermano donde afirma, “(…) si no puedo acompañar a mi padre en un momento difícil porque esto afecta mi futuro político, prefiero no tener ese futuro. Aunque en ese caso creo que el que no tiene futuro es el país”. Sintiéndose aislado y aludiendo al comentario de un funcionario de la dictadura de su padre, que sostenía que ni políticos ni militares lo iban a defender, asumió el consejo de que sólo la familia podía acometer la tarea en soledad. Refiriéndose al gobierno recientemente electo no dudó en afirmar que “treinta años después venían por venganza. Cobarde venganza, porque sólo iban por una persona casi octogenaria, que no tenía otro apoyo que el de su familia”.

Seguramente su hermano Santiago resulte más fiel al mandato paterno y mejor hijo aún que Pedro, ya que profesa dentro del movimiento político tradicionalista y monárquico carlista, de raíz antiliberal. En una carta de gratitud a sus amigos, que se encuentra en la página de Radio Cristiandad, asegura que el proceso seguido a su padre es sólo un linchamiento jurídico-mediático y que, acompañándolo hacia su reclusión le recordó alucinadamente: “no te olvides que el martirio es camino de santidad” continuando Santiago en que “debemos agradecer la oportunidad que el Señor le ha dado para acercarse a la salvación. Agradezco mucho a todo ustedes, en especial por sus oraciones. Que además les pido que las hagan por nosotros, para que podamos vivir una vida, al menos parecida a la de él, para que con la misericordia de N.S. y con la intervención de María Santísima, podamos merecer sus promesas de salvación, no por lo poco bueno que hayamos hecho sino olvidándose de todo lo malo, promesas del que mi padre indudablemente está en mejor posición de merecer.”

Los menores asesinos del trabajador de La Pasiva confesaron su crimen, perpetrado con sus propias manos. El dictador, cobarde asesino de escritorio que ordenaba a sus sicarios, lamentablemente fallecido, se llevó sus confesiones a la tumba, como encuestado indiferente que no sabe y no contesta. Si los “indignados” están preocupados por la punición de asesinos, no será en la franja etaria de los menores donde encontrará la mayor proporción sino en la inversa, en la de los amigos del padre de Bordaberry.
El Uruguay ha venido dando pasos avanzados en derecho de familia, aunque se le añadió, como un cáncer, la derecha de familia.

 

 

Anuncios

Día de los caídos en EEUU: tirando al suelo las medallas de la infamia

Día de los caídos: honren a los caídos, curen a los heridos, detengan las guerras

Publicado el 25 de mayo de 2012

Amy Goodman

El general John Allen, comandante de las fuerzas armadas estadounidenses en Afganistán, habló el miércoles pasado en el Pentágono. Con cuatro estrellas en cada hombro y su pecho adornado con medallas, Allen declaró que la cumbre de la OTAN celebrada en Chicago, la cual le había provocado una “buena corazonada”, “fue una poderosa muestra del apoyo internacional al proceso de reconciliación dirigido por Afganistán”. A diferencia de Allen, tras la cumbre, muchos veteranos condecorados del ejército estadounidense volvieron a casa sin sus medallas. En medio de un fuerte operativo de seguridad, marcharon hacia el paramilitarizado centro de convenciones en el que generales y Jefes de Estado se habían reunido y lanzaron sus medallas hacia la gran valla que rodeaba el centro de convenciones. Los acompañaban algunas mujeres de la organización Afganos por la Paz y la madre de un soldado estadounidense que se suicidó después de ser enviado por segunda vez a Irak.

Al frente de una protesta pacífica contra las guerras de la OTAN compuesta por miles de manifestantes, los veteranos y veteranas subieron uno a uno a la improvisada plataforma situada a las afueras del fortificado centro, hicieron una breve declaración y lanzaron sus medallas hacia la puerta.

Mientras sonaba la marcha fúnebre, los veteranos doblaron una bandera estadounidense y se la entregaron Mary Kirkland. Su hijo, Derrick, se enlistó en el ejército en enero de 2007 porque su salario de cocinero en un restaurante de la cadena IHOP no le bastaba para sostener a su esposa y a su hijo. Según me dijo Mary, mientras cumplía su segundo periodo de servicio en Irak “acabó por meterse una escopeta en la boca y uno de sus amigos lo detuvo.” Después de eso lo transfirieron a Alemania y más tarde a su base de operaciones en Fort Lewis, Washington.

“Regresó un lunes, después de dos intentos fallidos de suicidio en tres semanas. Lo hicieron pasar la noche en el centro médico del ejército de Fort Lewis. Al día siguiente tuvo cita con un psiquiatra, que diagnosticó que los riesgos de que se suicidara eran de bajos a moderados.” Cinco días después, el viernes 19 de marzo de 2010, Derrick se colgó. En palabras de su madre: “Derrick no murió en el campo de batalla, murió porque en Fort Lewis no le brindaron la asistencia psiquiátrica que necesitaba.”

En la plataforma, el cabo segundo Scott Olsen declaró: “Hoy traigo conmigo las medallas que recibí por mi participación en la guerra global contra el terrorismo, en la operación Libertad Iraquí, mi Medalla por el Servicio a la Defensa Nacional y mi Medalla de Buena Conducta del Cuerpo de Marines. Alguna vez, estas medallas me hicieron sentir bien por lo que hacía… He regresado a la realidad y ya no deseo tenerlas.” De la misma manera que los agentes de la policía anti-motines situados al lado de la plataforma, de los cuales muchos montaban a caballo, Olsen tenía puesto un casco. Actualmente se está recuperando de una fractura en el cráneo provocada por un disparo de bala de goma que recibió desde una distancia muy corta. El incidente no sucedió en Irak, sino durante una manifestación de Occupy Oakland, el otoño pasado, y la herida se la provocó un disparo de la policía de esa ciudad.

En la plataforma, junto a los veteranos, se encontraban tres mujeres afganas que sostenían la bandera de Afganistán. Antes de la marcha, le pregunté a Suraia Sahar, una de esas tres mujeres, por qué estaba ahí: “Estoy representando a Afganos por la Paz. Estamos aquí para protestar contra la OTAN y para instar a todos los representantes de la OTAN a acabar con esta guerra inhumana, ilegal y barbárica contra nuestro país y nuestra gente… Es la primera vez que un movimiento por la paz afgano trabaja en coordinación con un movimiento por la paz de veteranos estadounidenses. Se trata del principio de algo nuevo, de algo mejor: la reconciliación y la paz.”

La noche anterior a la protesta y a la cumbre, el General Allen lanzó la primera bola en el juego de beisbol entre los Medias Blancas y los Cachorros de Chicago, el clásico de la ciudad. Los jugadores dijeron en tono de broma que Allen podrían unírseles en el banco, si dejara su trabajo diurno. Me atrevo a decir que los miembros de Veteranos de Irak contra la Guerra bien quisieran que así fuera.

Después de la marcha y de la acción de repudio de las medallas, me encontré de nuevo con la madre del soldado Kirkland, aún en luto, mientras se abrazaba con su nueva familia: aquellos que protestaban contra las guerras que le habían quitado la vida a su hijo. Le pregunté si tenía algún mensaje para el presidente Obama y para los generales de la OTAN. Y esta tranquila mujer de Indiana no dudó en decirme en su tono suave: “Honren a los muertos, curen a los heridos, detengan las guerras.”

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2012 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 350 en español. Es co-autora del libro “Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos”, editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Victoria Grant, de 12 años, explica como los bancos privados roban el dinero público

“Se han preguntado alguna vez a qué se debe la deuda de Canadá? ¿Se han preguntado alguna vez por qué el Gobierno fuerza a los canadienses a pagar tantos impuestos? ¿Se han preguntado alguna vez por qué los banqueros de las entidades más importantes se están haciendo más ricos mientras que el resto de nosotros no?

¿Se han preguntado alguna vez por que la deuda sobre el PIB es de 800.000 milllones de dólares? ¿O por qué estamos gastando 160 millones de dólares al día en pagar los intereses de la deuda pública? Eso son 60.000 millones de dólares al año. ¿Se han preguntado alguna vez quién se queda con esos 60.000 millones de dólares?”

“Lo que yo he descubierto es que los bancos y el gobierno se han confabulado para esclavizar financieramente a los ciudadanos de Canadá”.

Así de contundente empieza su discurso no un economista descreído ni un portavoz de la Comisión de Economía del 15-M. No, quien habla es Victoria Grant, tiene 12 años y va a un colegio religioso de Ontario.

En apenas cinco minutos, recuerda la creación del Banco de Canadá, explica cómo el Gobierno le pide prestado a los bancos y éstos hacen luego negocio con la deuda estatal.

También recuerda que cuando un banco concede un préstamo “no te están dando realmente tu dinero; ellos aprietan un botón en el ordenador y generan un dinero falso en el aire. Ellos no tienen realmente nada en sus cámaras. Hoy día, los bancos tienen 4.000 millones de dólares en reservas pero han prestado por valor de 1,5 billones”.

Según la teoría de esta chica, no tiene sentido que el Gobierno le pida dinero a las entidades privadas teniendo al Banco de Canadá que, supuestamente, no va a hacer negocio con el dinero de todos los ciudadanos. La Administración tiene el poder (y la ley) para hacer dinero y decidir qué se hace con él.

“En definitiva, resulta dolorosamente obvio, incluso para mí, una niña de 12 años de Canadá, que estamos siendo timados y robados por el sistema bancario y un Gobierno cómplice”.

¿Qué haremos para detener este crimen? ¿Qué haremos para asegurarnos de que la próxima generación viva en libertad y sin depender de una economía basada en la deuda que les esclaviza a los banqueros”.

Actuar. Simple y llanamante. Ésa es la respuesta de esta cría, porque “nunca hay que dudar de que un pequeño grupo de personas puede cambiar el mundo”.

Siempre los mismos nombres: el oligopolio de la televisión privada uruguaya

Siempre los mismos nombres

Escrito por: Florencia Soria
Medios. Foto: O. Bonilla

Tres grandes grupos económicos, el de la familia Romay (Canal 4), el De Feo-Fontaina (Canal 10) y el Cardoso-Scheck (Canal 12) forman un oligopolio de la televisión abierta y para abonados. Esto lo logran a partir de la propiedad directa de varios canales (de forma independiente y asociados en Equital o La Red, que funcionan como “cárteles”) o a partir de acuerdos comerciales con empresas locales. Los “tres grandes” controlan el 95,5 por ciento del mercado total de la televisión abierta.

El nuevo estudio La televisión privada comercial en Uruguay. Caracterización de la concentración de la propiedad, de las audiencias y la facturación tiene como antecedente un trabajo publicado en 2003 y realizado por el economista Luis Stolovich,* donde ya se alertaba sobre el oligopolio que mantenían los tres grandes grupos económicos que, con algunas variaciones, continúan siendo los mismos: el grupo Romay, el De Feo-Fontaina y el Cardoso-Scheck. Además del dominio mayoritario de la televisión comercial tienen “propiedad cruzada” de medios. Los Romay y los Fontaina-De Feo son propietarios también de varias emisoras de radio am y fm, y los Cardoso-Scheck son dueños del semanario Búsqueda. Aunque este grupo era tradicionalmente propietario de El País, se desvinculó de ese medio desde que sus mayores accionistas pasaron a ser los Cardoso-Pombo (asociados también de los hipermercados Disco, Géant y Devoto), mientras que la familia Scheck pasó a ocupar un lugar minoritario. Estos no son los únicos cambios que presenta el informe. También da cuenta de los posicionamientos respecto a los avances tecnológicos que cada grupo está tomando.

Rafael Inchausti, presidente de Andebu, dijo a Brecha que hablar sobre la concentración de medios en Uruguay corresponde a un discurso histórico, más vinculado a los años setenta que a la actualidad. Para Inchausti, ahora la televisión compite con otros medios de comunicación como Internet. Sin embargo, el informe muestra algunas estadísticas sobre la masividad de los medios en Uruguay estableciendo que la televisión sigue siendo rotundamente el más consumido. Por otra parte, Inchausti aseguró que los estudios que está realizando Andebu mostrarían que el mercado uruguayo sólo tiene una concentración “moderada-baja” de los medios.

LOS DOS GRANDES MERCADOS. Según Edison Lanza y Gustavo Buquet, autores del estudio, los llamados “tres grandes” controlan el 95,5 por ciento del mercado total de la televisión abierta, lo que se traduce en una facturación de 82,2 millones de dólares en 2010, de un mercado total de 86,4 millones. Según el informe, los grupos desarrollaron dos mecanismos para lograr este control. Por un lado, cada uno, de forma independiente, tiene propiedad directa sobre canales de televisión abierta, como el 4, el 10 y el 12. Además, los Romay y los Fontaina-De Feo son propietarios de numerosos canales en el interior del país, sobre todo en Maldonado, Colonia y Rocha, mercados muy atractivos por su turismo. Por otro lado, mediante su asociación en la Red Uruguaya de Televisión Sociedad Anónima (rutsa), también conocida como La Red, controlan indirectamente, a través de acuerdos comerciales, otras 20 permisarias locales de televisión abierta en el Interior. La Red otorga la programación (que reproduce los programas propios de los canales 4, 10 y 12, o los importados por ellos, más un informativo de rutsa) que se trasmite durante todo el día a excepción de una hora diaria destinada para la producción local. A cambio, los canales locales ceden a La Red la mitad de los espacios publicitarios y le reservan en exclusiva la publicidad durante el informativo central. En consecuencia, las grandes empresas hacen contratos de publicidad con La Red y los canales locales deben recurrir a pequeñas empresas del lugar, que no permiten su desarrollo ni la producción de contenidos propios.

En el mercado de televisión para abonados la situación es similar. Cada grupo cuenta con empresas de televisión por cable en Montevideo: Montecable (grupo Romay), tcc (grupo Fontaina-De Feo) y Nuevo Siglo (Cardoso-Pombo Scheck). En el Interior los grupos se nuclean hace 20 años en Equital, que además de ser propietaria directa de 11 televisoras de cable, vende su contenido a otras 60 de localidades más chicas, de forma semejante a como funciona La Red. Por este acuerdo, Equital recibe el 75 por ciento de la cuota que pagan los abonados. Sin embargo, a partir de una investigación que hizo la Ursec en Equital por prácticas anticompetitivas y de diferencias entre los grupos, la empresa se está separando. Además de Equital, los tres grupos son copropietarios, junto con el empresario argentino Samuel Liberman, de la televisión para abonados de Maldonado y Punta del Este, y dueños de Multiseñal. En la televisión por cable los tres grupos no son los únicos del mercado. Compiten con otras dos grandes empresas: el grupo Clarín (Cablevisión) y Direct tv. Otro actor con peso importante en el mercado es el grupo Tenfield, propiedad de Francisco “Paco” Casal, que tiene la exclusividad de la trasmisión de los partidos de fútbol de la selección nacional y de la liga uruguaya profesional. Estos contenidos son trasmitidos por su canal, vtv, y vendidos a las empresas de televisión por cable (tcc, Montecable, Nuevo Siglo y Multicanal). Por este negocio Tenfield obtendría ingresos de 6,6 millones de dólares al año. Esto sin considerar las ganancias por la publicidad y venta de su señal a los “cableros” del Interior y a la televisión extranjera. El informe estima que el total de sus ingresos ronda los 10 millones de dólares al año.

CONVERGENCIA, ¿Y LEYES? Según Lanza y Buquet, los tres grupos se están posicionando de acuerdo a diferentes estrategias ante el proceso de convergencia tecnológica. El grupo Fontaina-De Feo tiene una alianza con Antel desde hace tres años para ofrecer servicios de triple play (telefonía, televisión e Internet). El de Romay y el de Cardoso-Pombo Scheck solicitaron a la Ursec una autorización para trasmitir datos a través del cable, pero aún no la obtuvieron. El informe sugiere que estos grupos podrían hacer una alianza con las empresas de telefonía internacional (Movistar y Telemex) para ofrecer triple play.

En Estados Unidos, Inglaterra y España existen límites en base a la concentración de audiencia por parte de los servicios audiovisuales. En Uruguay, la única regulación es un decreto establecido durante la dictadura (el 734/78), que no constituye un límite real a la concentración tanto directa como indirecta de los medios. En televisión para abonados ni siquiera hay límites. Tampoco hay ninguna regulación que prohíba la propiedad cruzada entre los medios de comunicación.

La ausencia de leyes en este tema hace que el Estado no actúe en concordancia con los tratados internacionales a los que se adscribe, esos que tienden a promover la diversidad, pluralidad y libertad de expresión en los medios de comunicación. No obstante, la apuesta parece hacerse hacia el futuro. Edison Lanza aseguró a Brecha que “no hay una voluntad en ningún partido político de revocar todo, barajar y dar de nuevo”. La oposición parece ser reticente a la regulación de los medios (La Diaria 10-XI-11). Desde el gobierno, a través del proyecto de decreto de televisión digital propuesto por el Ministerio de Energía, se reconocen los derechos adquiridos por los canales, otorgándoles la posibilidad de acceder a una señal digital para cada uno. Pero incluso otorgando estos reconocimientos, el decreto recibió duras críticas desde Andebu, aunque reconocen la necesidad de actualizar la regulación. Inchausti aseguró que a pesar de respetar las limitaciones actuales a la concentración, es necesario que los criterios se definan por ley y no por decreto. n

* Luis Stolovich, El “mapa” del poder económico en los medios de comunicación en Uruguay.

La concentración en números

De las 30 empresas que brindan televisión abierta (incluida la pública), tres controlan el 95,5 por ciento del mercado. De esta cifra, 88,1 corresponde a la televisión abierta que manejan en Montevideo y 7,4 por ciento a la del Interior.

De las 70 empresas de televisión por cable del país, cinco (los “tres grandes” más el grupo Clarín y Direct tv) tienen el 75 por ciento de los abonados del país.

En 2010 se facturaron 276 millones de dólares entre la televisión abierta y para abonados. De esta cifra, 170 millones corresponde a la facturación de los tres grupos. Por tanto, concentran el 61 por ciento de la facturación de todas las empresas de esos rubros.

Sólo en televisión abierta, el grupo Romay Salvo tuvo 23,1 millones de dólares de ingresos netos en 2010 por todos sus canales, Fontaina-De Feo 23,4 millones y Cardoso-Pombo 30,8 millones por Canal 12.

En televisión para abonados, el grupo Fontaina-De Feo, que cuenta con el mayor número de clientes (52.537) tuvo ingresos netos en 2010 por 20,7 millones de dólares, los Romay-Salvo, que le siguen en número de abonados, tuvieron 19,4 millones de dólares de ingresos, y los Cardoso-Pombo, 19,6 millones.

Cabo Pulmo: área protegida de México amenazada por la explotación turística

A casi menos de dos horas de Los Cabos, en Baja California Sur, se ubica Cabo Pulmo. Se trata del arrecife coralino que tiene la ubicación más septentrional en el Pacífico Este y es, actualmente, uno de los de mayor cobertura de corales en el Golfo de California.

Es hábitat permanente y temporal de una rica variedad de especies de peces, crustáceos, moluscos, quelonios, aves y mamíferos marinos; muchos de ellos bajo alguna categoría de protección ambiental en riesgo, de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2001. El arrecife tiene una productividad biológica cinco veces mayor que el promedio de los arrecifes en el Golfo de California y posiblemente que cualquier otro en México.

Debido a su antigüedad y gran importancia biológica, en 1995 fue decretado Área Natural Protegida en su categoría de Parque Nacional Marino y en 2008 se le inscribió como sitio Ramsar, para reconocer la importancia mundial de este humedal.

Cabo Pulmo es un caso muy inusual en el que una comunidad eligió, por sí misma, dejar de pescar y en su lugar proteger los ecosistemas y el ambiente del área. Desde 1995, la recuperación del arrecife ha sido un caso de éxito a nivel internacional. Ahora todo este esfuerzo y ejemplo mundial están en riesgo…

En 2008, la empresa Hansa Urbana presentó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), con el fin de obtener la autorización para construir y operar el proyecto denominado Cabo Cortés, en una zona aledaña a Cabo Pulmo. La MIA, que debería considerar todos los posibles impactos el parque marino resultó un documento deficiente y que omitía detalles importantes que pondrían en riesgo al arrecife, dunas costeras y biodiversidad de la región. Así lo confirmaron distintas áreas de la autoridad ambiental en sus opiniones técnicas, las cuales no fueron tomadas en cuenta por la Semarnat. Aun así la Semarnat lo aprobó.

En enero del 2011 la Semarnat modifica el permiso otorgado a Cabo Cortés en el que se permite a Hansa ocupar una extensión superior a 3,800 hectáreas para construir una marina de 490 amarres, instalada sobre las dunas costeras, 27 mil habitaciones y dos campos de golf, entre más infraestructura. Es decir, una capacidad habitacional casi igual a la de Cancún, en una zona semidesértica que históricamente ha sido de muy baja densidad poblacional.

Semarnat ignoró la opinión de científicos, la fuerte oposición de la comunidad de Cabo Pulmo, así como los argumentos presentados por la coalición “Cabo Pulmo Vivo”, que integra a individuos, académicos y organizaciones de la sociedad civil. Además, no tomó en cuenta la disponibilidad de agua de la región y los criterios del Plan de Ordenamiento Ecológico de Los Cabos.

El riesgo principal para el arrecife de Cabo Pulmo es el arrastre de contaminantes, sedimentos del dragado de la marina, aceites de las embarcaciones, salmueras de la desaladora, aguas residuales; especialmente en las épocas del año cuando las corrientes van del norte al sur. Todo esto impactaría directamente en la gran biodiversidad conservada y recuperada en 15 años de trabajo.

Cabo Cortés no es un proyecto necesario para desarrollar económicamente a la Baja California Sur. Es más importante fortalecer los destinos turísticos existentes, como Los Cabos, La Paz y Loreto, que no han logrado salir de la crisis económica y continúan con una ocupación turística muy por debajo de su capacidad.

Blais Pascal (Documental con subtítulos en portugués)


Blaise Pascal (19 de junio 1623 en Clermont; 19 de agosto de 1662 en París) fue un matemático, físico, filósofo católico y escritor. Sus contribuciones a las matemáticas y las ciencias naturales incluyen el diseño y construcción de calculadoras mecánicas, aportes a la Teoría de la probabilidad, investigaciones sobre los fluidos y la aclaración de conceptos tales como la presión y el vacío. Después de una experiencia religiosa profunda en 1654, Pascal abandonó las matemáticas y la física para dedicarse a la filosofía y a la teología.

Arte Huichol

Los huicholes son indígenas que viven en su mayoría en las áreas montañosas del norte de Jalisco y parte de Nayarit en el centro norte de Mexico con los pueblos de San Andrés, Santa Catarina y San Sebastián como los mayores centros culturales. Su número se estima en 50,000 y el nombre Huichol se deriva de la palabra Wixarika, que significa adivino o chaman en idioma huichol.Después de que los españoles arribaran en el siglo XVI, los huicholes se retiraron a las escabrosas montañas del norte de Jalisco y Nayarit. Mientras que estaban convertidos nominalmente al cristianismo por los franciscanos durante el periodo colonial, la mayoría de la cultura huichol nativa logró mantenerse intacta debido al aislamiento y a que en el área había escasez de minerales y demás recursos de interés para los españoles. Historiadores y antropólogos mexicanos Fernando Benítez afirman que probablemente los huicholes han mantenido su sistema de antiguas creencias mejor que cualquier otro grupo indígena en México.Gran parte de esta tendencia aislante permanece intacta aunque circunstancias económicas han forzado a un número de huicholes a migrar hacia áreas como Guadalajara y la Costa para trabajar o vender sus mercancías.La fe religiosa de los huicholes aun está basada en una trinidad de veneración al venado, al maíz y al peyote. Este último se cultiva ritualmente cada año en un largo peregrinaje al área desierta de San Luis Potosí, donde la gente se dice que fue originada y usada por los chamanes.La importancia de esto y de los panteones de dioses se puede ver en la representación estilística de prácticamente cualquier cosa que los huicholes decoran. Hasta recientemente no habían contado con un lenguaje escrito, así que estos símbolos fueron y siguen siendo la principal manera de preservar las ceremonias, mitos y creencias de la religión huichol antigua.