Una crítica al documental “La educación prohibida”, Alexis Capobianco

Fuente:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=155031&fb_source=message

 

El documental es un ataque a la educación pública en el ámbito hispanoamericano
Una crítica al documental “La educación Prohibida”

Precedida de un bombardeo publicitario que nada tuvo que envidiarle a Batman o algunas de las producciones holywoodescas de gran taquilla, la película “La educación prohibida” (¿documental o spot publicitario de 2 horas y 15?… talvez las dos cosas, talvez simulacro de documental, una versión “en serio” del Zellig de Woody Allen) ha visto la luz.Desde su nombre, “La educación prohibida”, parece apuntar a movilizar determinadas fibras susceptibles en estas regiones post “plan cóndor”. Lo prohibido, lo alternativo quedó grabado en el imaginario colectivo como aquello reprimido, encarcelado, torturado por las dictaduras del cono sur, por los disciplinadores, los uniformizadores, los represores. Lo prohibido no ha dejado de ser símbolo de rebeldía. Disciplina, autoridad, y otros términos emparentados son asociados, en forma casi mecánica por muchos, con las últimas dictaduras, con la represión salvaje, la tortura y la desaparición.

Pero “La educación prohibida” no comienza con una relectura postmoderna de nuestra educación. En el Uruguay, el camino viene siendo allanado hace tiempo. José Pedro Varela, el reformador/creador de nuestra escuela laica, gratuita y obligatoria, fue releído, hace ya algún tiempo, a partir de los ojos del presente y transformado en un “disciplinador”, desplazando su carácter de educador y reformador, y olvidando/negando su carácter democratizador, a su vez toda disciplina era transformada en algo negativo, toda disciplina devino “disciplinamiento” [i] , en algo negativo per se. Quienes usan la categoría en forma más moralizante que científica (aunque sea en nombre de la no moral, de la no moralización) rara vez se preguntan si existe alguna sociedad sin disciplina y sin disciplinamiento, menos aún si es posible una sociedad sin disciplina o ella es condición de existencia de la misma, ¿o alguien piensa que las sociedades de cazadores y recolectores no eran, también, sociedades con una determinada disciplina? En esas lecturas, se suele olvidar el carácter oligárquico de los supuestos regímenes democráticos del período en que a Varela le tocó vivir y la necesidad de formar la ciudadanía para que la república no fuera un simple simulacro de democracia.

En esa relectura postmoderna de la historia, el concepto de positivismo, caprichosamente manejado, se transformó en una especie de estigma, de recurso retórico cuyo objetivo es cancelar la discusión y el debate. Se resaltan, en un primer momento, a los pensadores positivistas más conservadores y de tendencias que podríamos llamar “tecnocráticas” para descalificar al conjunto, se trasladan determinadas características del positivismo de entrado el siglo XX al del siglo XIX y comienzos del XX, cuando bajo el nombre de positivismo en el siglo XIX y los comienzos del XX nos encontramos con una gran diversidad de expresiones. Parece ser que el objetivo fundamental, a vista de los resultados, era descalificar a la tendencia materialista, ilustrada, democratizadora y secular del positivismo [ii] , es decir a las tendencias más progresistas del positivismo en la cual Varela se enmarcaba:

“El sufragio universal supone la conciencia universal, y la consciencia universal supone y exige la educación universal. Sin ella la república desaparece, la democracia se hace imposible y las oligarquías, disfrazadas con el atavío y el título de república, disponen a su antojo del destino de los pueblos y esterilizan las fuerzas vivas y portentosas que todas las naciones tienen en sí mismas.”

Cuan vigentes resultan estas palabras al día de hoy en que las oligarquías, léase “mercados”, disponen a su antojo del destino de los pueblos, en medio de un ataque sistemático a la educación pública por múltiples frentes.

Así, en “La educación prohibida” se nos relatan los orígenes “ocultos” de la misma: el estado prusiano, un estado autoritario y disciplinador que dio origen a la expresión más radical de “totalitarismo” del siglo XX, la educación obligatoria y gratuita es transformada en causa eficiente del nazismo, semejante simplificación (de los orígenes históricos de la educación moderna y del nazismo) parecería no necesitar mayor comentario, si no fuera porque eso apunta a asociar a la educación pública con algo intrínsecamente autoritario, una manifestación del monstruo estatal hobbeseano, y estos planteos son consonantes con los dogmas antiestatistas neoliberales que siguen campeando a nivel mundial, donde los organismos internacionales siguen “recomendando” la privatización de las empresas públicas y de la educación en nombre de la “libertad” y la eficiencia para seguir acrecentando el poder dictatorial de las grandes corporaciones monopólicas y los “mercados” (léase la oligarquía capitalista que gobierna el mundo) contra los trabajadores y los pueblos, cuando las empresas estatales, la educación pública y la inversión social del estado son, precisamente, algunas de las herramientas fundamentales con que cuentan los pueblos para poder construir alternativas a este capitalismo financiero, consumista y depredador y avanzar hacia horizontes socialistas aunque estos tengan un carácter más cooperativo y autogestionario que las experiencias históricas.

Luego el documental/spot publicitario bombardea una y otra vez con las mismas “verdades absolutas” como el desarrollo espontáneo del niño (comparándolo con una semilla que germina), suerte de piagetismo simplificado que es expuesto de forma dogmática, sin discusión, como una verdad absoluta, y que parece remitirnos fuertemente al comienzo de la película: la alegoría de la caverna de Platón, que a medida que evoluciona el documental parece quedar claro que es tomada en la literalidad órfico/platónica: el conocimiento no viene de afuera (de la interacción del ser humano con el medio físico y humano) sino que nace de adentro, del alma que ya lleva impresas las ideas contempladas en algún momento en el mundo de las ideas, pero con una diferencia fundamental con respecto al filósofo de la academia: mientras el ateniense pensaba que para el reconocimiento de las ideas era necesario desarrollar un método de carácter racional, para los espontaneístas new age [iii] hay que seguir los instintos, escuchar el corazón, alguno llega a decir que no hay que motivar… una absolutización de “lo interno” que desconoce que lo interno es, en gran medida, una “interiorización de lo externo”, que desconoce la compleja interacción entre lo externo y lo interno, error opuesto a los modelos más simplificadores del conductismo que desconocen la subjetividad, y sostienen teorías mecánicas de la motivación que no toman en cuenta que para que alguien sea motivado debe haber alguna predisposición interna. (Y acá podríamos mencionar una característica de la película: la ausencia de contraposición, de debate, solo es presentada una versión archisimplificada de teorías pedagógicas y psicológicas)

“Hay que partir de sus intereses”, “que aprendan lo que ellos quieren aprender”, “todos somos diferentes, únicos e irrepetibles”, presuponiendo dogmáticamente una gnoseología relativista/escéptica. No hay criterios para distinguir determinados conocimientos valiosos de los no valiosos, todo vale en un mundo donde la verdad se ha diluido. No hay más criterio que el impulso o el deseo, la enseñanza, la educación se transforma, desde esta perspectiva, en un acto autoritario, ¿por qué la sociedad, los sistemas educativos y los docentes van a imponer determinados conocimientos que ellos creen valiosos? Lo son para ellos, pero en un mundo donde todo ha devenido relativo nada es valioso más que relativamente. Siguiendo esta línea podríamos preguntar, ¿para qué alfabetizar a quien no quiere ser alfabetizado? ¿Para que tratar de construir, reconstruir y criticar, generación tras generación, la memoria histórica? ¿Para que enseñar esa aburrida teoría heliocéntrica, la más pesada teoría de la gravedad o la “hipótesis” de la evolución? O si seguimos en el terreno de las ciencias sociales, ¿para que enseñarles categorías como capitalismo, imperialismo, clases, etc.? Desde una perspectiva relativista, llevada al extremo, nada de esto tiene sentido. ¿Qué es la cultura general? ¿Por qué pensar que hay determinados contenidos que son valiosos? ¿Por qué pensar que es importante que conozcan a Shakespeare, Sófocles o García Lorca? ¿Por qué enseñar determinados procedimientos y metodologías? ¡Qué aprendan solos!!! Respetemos el imperio de los deseos, el reinado tiránico de los impulsos. El acto prometeico, por el cual una generación entrega a las nuevas generaciones el conocimiento acumulado y las herramientas intelectuales para interpretar y analizar la realidad, es decir para pensar, es concebido como un acto de imposición y no como una necesidad social y algo más, de lo cual viven hablando en toda la película; un acto de amor, como es también el señalamiento de determinados límites para niños que están empezando a aprender el difícil arte de vivir, del cual siempre somos aprendices. Vida que no es un juego, que implica, en todas sus versiones posibles, sacrificio, responsabilidad y exigencias.

Toda esta fraseología parece estar en consonancia con una sociedad de consumo en que siempre hay que satisfacer al cliente, siempre hay que satisfacer sus deseos, siempre hay que escuchar al corazón y no a la razón, a ese corazón que nos dice: “comprá, comprá, comprá”.

Y acá chocamos con otra de las omisiones de la película: plantea una idea del ser humano como despliegue de una personalidad ya preformada, vaya a saber cuando y donde, y no como una producción de la sociedad, olvida, nada menos, el papel creciente de los medios de comunicación en la determinación de los deseos, valores e ideales de los niños y adolescentes (y no solo), olvida como estos imponen un sentido común que determina lo que “sirve” y lo “que no sirve”, expresión que es glorificada en la película como un acto de rebeldía y libertad, precisamente porque confunde libertad con expresión irracional de los impulsos y deseos, olvidando que esos impulsos y deseos son fabricados, en gran medida, por la máquina heteronomizante de la publicidad. Y al partir de una concepción tan simplista, tan de sentido común de libertad (“yo hago lo que quiero”), desconoce el papel de la educación, que nadie niega que es reproductora de un determinado sistema de dominación y explotación, pero la misma es compleja y contradictoria, porque trasmite conocimientos y prácticas que pueden ser una herramienta fundamental para que un sujeto, devenga libre, o, mejor dicho, para que un individuo devenga sujeto, para cuestionar la ideología hegemónica.

Caricaturización de los docentes (siempre rígidos y autoritarios como si eso fuera lo general, o absoluto, y no lo particular) y del sistema público de enseñanza, exaltación de sus institutos privados de enseñanza, Se sostiene que no debe haber un modelo único para acto seguido sacar la conclusión que está implícita en toda la película: es necesario un nuevo paradigma educativo, es necesario imponer universalmente el paradigma new age de educación.

Notas
[i] Desde mi perspectiva, podemos encontrar una crítica a estas relecturas postmodernas en la novela histórica de Tomás de Mattos “El hombre de marzo”. En este sitio podemos encontrar entrevistas al autor: http://elhombredemarzo.blogspot.com/

[ii] Del positivismo latinoamericano surgen figuras como el argentino Aníbal Ponce, quién se transforma en uno de los fundadores del marxismo en Latinoamérica o el peruano González Prada, quien adhiere a las ideas anarquistas e influencia fuertemente a José Carlos Mariátegui, otro de los fundadores del marxismo latinoamericano.

[iii] Recomiendo este artículo de Brenda Rodríguez: https://redfilosoficadeluruguay.wordpress.com/2012/08/15/la-educacion-prohibida-los-ninos-indigo-desembarcan-en-la-udelar-brenda-rodriguez-beaulieu/

Anuncios

43 pensamientos en “Una crítica al documental “La educación prohibida”, Alexis Capobianco

  1. Hombre, sus comentarios son bien extraños al documental. Parecería que en realidad no lo vió, o no lo entendió. Todo es extraño, desde el principio: “Precedida de un bombardeo publicitario que nada tuvo que envidiarle a Batman o algunas de las producciones holywoodescas de gran taquilla..” ???? de qué está ud. hablando ?

    Sería bueno que leyera algo de historia de la pedagogía y sobre la Escuela Nueva, que nada tiene que ver con lo posmoderno.

      • limitacion intelectual??? Entiendo que el limitado es el autor del post, podra dibujar con palabras bonitas “intelectuales”, pero innecesarias. No comprendio la pelicula, o no tiene hijos, o no lo vio desde ese punto.

      • El autor es quien ahora te responde :). Agradecería que refutes lo que en este artículo se expone: el currículum vitae de los “docentes” entrevistados. Nada más que eso pido. Si tenés hijos deberías ser más prudente a la hora de levantar el pulgar a cualquier cosa que se te muestra como “verdad”. Gracias por tu opinión 🙂

    • La Escuela Nueva tiene mucho que ver con lo posmoderno en tanto que desmoronamiento de las figuras de referentes y el abandono de cualquier intención de enlace diferencial entre generaciones

  2. Totalemente de acuerdo, la película de documental no tiene nada. Es un panfleto que ejecuta a la educación pública sin darle derecho a la defensa, caricaturizándola, y por otra parte las “ideas revolucionarias” son expuestas impunemente sin la menor crítica. Lástima, porque la educación se merece ser discutida tambien desde el cine. La educación prohibida es una oportunidad perdida de haberlo hecho.

  3. Creo que no vio la película o la vio prejuiciadamente, volviendo a la crítica trasnochada de que todo esto es parte de un complot neoliberal… Dogmatismo puro a partir de un tipo de marxismo que ya está fenecido, y que divide al mundo maniqueamente. Lo público es lo bueno, y lo privado lo malo. La realidad es más compleja.

    • No sabés:

      Ni qué es el comunismo.
      Ni qué fue el maniqueísmo (Aura Mazda por ejemplo).
      Ni qué es el neoliberalismo.
      Ni qué es lo público.
      Ni qué es lo privado.
      Ni qué es un complot.

      Menos que menos, qué diferencia hay entre lo REAL y la REALIDAD (Wacqant).

    • Estoy de acuerdo, la realidad es más compleja. Pienso que la película, aunque larga y reiterativa (de la misma pueden hacerse dos) muestra una postura, una visión… aunque al mismo tiempo es una reacción un poco violenta

  4. Me causa tanta GRACIA cada uno de los comentarios que tienden a defender el documental. Mientras el autor del texto presentado aquí se pasea holgadamente por autores de renombre, citando punto a punto las realidades que cita y haciendo una comparativa excelsa, los “opinólogos” defensores de algo que ni siquiera saben qué, recurren a lo que el mismo autor denuncia en uno de sus primeros párrafos: “sus sensibilidades”. Ningún comentario COHERENTE que se ubique en el nivel semántico y analítico que el mismo autor utiliza. ¿Diferencia generacional o educativa? Evidentemente algo de ambas. EXCELENTE ARTÍCULO. Te comparto un dato para completarlo que hice yo muchísimo antes de que este “documental” salga a la luz:

    http://falsamentira.wordpress.com/2012/08/17/la-educacion-prohibida-una-critica/

    • Tu forma de hablar y dirigirte hacia tus semejantes, no es digamos.. del todo educado. es como si estuvieras hablando con alguien y que para convencerte necesita elevar la voz. Que pena!!! Por otro lado es un nuevo punto de vista sobre la educacion.Podes estar o no de acuerdo. Criticar a los que defienden la peli no te hace mejor persona ni tampoco dueño de la verdad. Citar frases de pensadores de renombre,para defender tu ideologia, no te hace ser genuino. A mi me gusta esa que dice… para obtener resultados distintos, hay que hacer cosas distintas.

      • Soy el dueño de la VERDAD no por la verdad ser mía sino por estar ahora plasmada en mi escrito :). Agradecería que refutes la crítica mostrándome que cada currículum NO ES REAL y demostrándome que PEDAGOGÍA WALDORF no se basa en superchería mística, que PEDAGOGÍA3000 tampoco y que la Educación es tan mala como dicen ahí. “Para obtener resultados diferentes, hay que hacer las cosas de otra manera”. Perfecto. Todos de acuerdo. Pero la manera que ellos proponen NO SIRVE.

    • De acuerdo contigo. Todos los comentarios defensores quedan en el “yo” o “tu” relativvo, sin la instancia objetivante de la tercera persona que intenta decir algo de lo real, aunque fracase. la actitud intelectual mínima fracasa.

  5. Observo que esta crítica de la película no recoge ningún aspecto positivo en un documental a mi entender tan valiente, original y constructivo como La Educacion Prohibida, sino que la condena energicamente.
    Los argumentos presentados son confusos y tortuosos, y no tienen un hilo conductor. Respecto a la cuestion de la escuela publica-privada, la película no toca ese tema sino que se dirige a la didácticas y a la cultura institucional. El mismo Althusser no distingue escencialmente entre lo público y lo privado al hablar de le escuela como un aparato ideológico del estado que reproduce relaciones de clase, y como todos sabemos no hay grandes diferencias entre la escuela pública y la privada: responden ambas a la misma tradición.
    Dice el autor que la película tuvo un bombardeo publicitario comparable a Batman… me gustaría saber a donde vio tanta publicidad, y que sea claro si le atribuye a esta película algún fin comercial evidente o encubierto. ¿Un spot publicitario “La educación prohibida”? ¿De qué exactamente, qué es lo que están supuestamente queriendo vender? ¿Y quienes lo están haciendo? Esto parece ir en contra del hecho de que la película fue financiada autogestionadamente por 704 personas y fue hecha sin fines de lucro y puesta a disposición del público totalmente gratis. Merito destacable para una película documental sobre un tema social que ha puesto a reflexionar a mucha gente, sobre el que este artículo no hace la menor mención.

  6. empecé a leer la crítica y me pareció muy pedante…soberbia…entreverada… lease esto, lease aquello… ni siquiera pude terminar de leerla…sentía que perdía mi tiempo…
    y dentro de mi humilde comprensión, noto que tiene algunos conceptos un tanto confundidos … algunos personajes históricos de los cuales no creo que esté muy acertado con la información… y también una escritura muy racional y de poco corazón…
    yo siento que lo que exponen en el documental es genial, muy cierto, capaz es un poco reiterativo y largo, pero NO dice cosas que estén fuera de la comprensión de cualquier ser humano, y va un poco mas allá de lo que habitualmente hablamos…(como sociedad)
    no se… será que a mi me gusta ver el vaso medio lleno…
    también me gusta que cuando hay una crítica, que con ella venga una propuesta, sino, creo que es tiempo perdido, palabras al viento, porque de hecho, la película ya existe! con o sin crítica!
    a mi parecer, la película o documental….como quieran llamarla, es una invitación a que cada uno…simplemente sea… sin juicios!
    que no es lo que comunmente hacemos, sino que nos dedicamos a llenar de opiniones personales las expresiones del resto, llenándonos de ego y creyéndonos importantes! teniendo como resultado, alejarnos de nosotros mismos…
    Ya conocemos el dicho….”divide y reinarás”.
    entiendo, (o así por lo menos lo siento yo) que estamos en un momento donde es todo lo contrario a ese horrendo dicho…
    porque sino, caemos siempre en lo mismo, me quejo y después me quedo en mi sillón leyendo propuestas de como salvar al mundo… o peor aún… mirando la televisión! o criticando a aquellos que proponen, y hacen y van y van, siempre mas allá, siguiendo firme al corazón!
    cuando a quienes realmente tenemos que salvar, es a nosotros mismos… limpiarnos de esos prejuicios y sentirnos realmente hermanos, iguales!

    compañero/era, no se tome personalmente mis palabras, solo quisiera exponer aquí, que no solo la razón es de quien nos tenemos que servir… eso ya hace mucho que lo venimos haciendo…
    hay que salir a la calle y ser lo que queramos ser!
    salu!

  7. La verdad que leí esta extensísima crítica y me resultó intelectualmente soberbia! Esta película presenta una visión de la educación y el aprendizaje desde un lugar distinto que nos puede gustar o no, pero al menos aporta algunas puntas mas para considerar a la hora de enseñar. Ojalá la educación pública incluyera opciones y que cada familia pueda elegir qué cree que es mejor para sus hijos y no una sola forma de aprender. Ahí estaríamos ante una posibilidad de una sociedad mas igualitaria, mas justa.
    Hago acuerdo que critica y caricaturiza en extremo la educación formal y bancaria y que no en todos los casos los profes somos “agresivos” y no todos los alumnos/as se aburren en clase. Pero que la educación está en problemas también es cierto y no encuentro nada de malo que hayan espacios de aprendizaje que se paran desde paradigmas distintos.
    Por otra parte de donde sacamos la idea de que la educación pública no es un intocable! de hecho los propios actores de la educación pública no estamos logrando un debate abierto, fuerte ni transformador. Esta película no se trata de la educación pública o privada, se trata de otra forma de enseñar y aprender y jode por su simpleza no por su falta de sustento teórico, jode porque logró inversión de tiempo y dinero, logró juntar gente que le interesara mostrarse y ofrecer su punto de vista y experiencia, cosa que al menos educación secundaria no logró ni siquiera con una huelga de hambre.
    Por otra parte quisiera saber si cada una de las personas que critica tanto este iniciativa si mandan a sus niños a la escuela y liceo del barrio, el que le toca por proximidad o si eligen el centro educativo que les convence…
    Cuando creemos que hay un único camino para el saber, cuando hay una única forma legítima de debatir, cuando arengamos nuestras posturas llenando de referencias bibliográficas y académicas haciéndolo prácticamente legible y significativo para un público lector intelectualizado, cuando subestimamos otros saberes lo que significa subestimar al otro/a somos productores de violencia. de intolerancia. Cerramos el camino al encuentro con otros y por ende a la posibilidad de construir, crear opciones que puedan integrar lo mejor de cada propuesta o al menos el respeto a que cada quién pueda elegir

    • Lamentablemente para quienes defienden el documental no dan habida cuenta de cosas FUNDAMENTALES:

      a) Los defensores desconocen (y no es su culpa) la existencia de Escuelas Estatales Argentinas que utilizan algo denominado Pedagogía Experimental. Forman el 11% de la educación pública, laica y gratuita de nuestro país. Ninguna de las escuelas es siquiera mencionada en este pseudo-documental.

      b) Los exponentes del pseudo-documental son gurúes de la New Age basados en la PEDAGOGÍA3000 la cual es de corte NAZI netamente apoyando la idea de que existen diferencias genéticas en los niños por lo que unos son más inteligentes que otros (sin pruebas en mano de lo que sostienen) además de un tendal de supercherías místicas las cuales recomiendo escudriñar en nuestro sitio: http://falsamentira.wordpress.com

      c) Lo que el documental plantea es una crítica a un Sistema Educativo en épocas de THE WALL. Critican algo que ya fue. Sería como que un astrofísico comience a criticar a la Astronomía por considerar a la Tierra el centro del Universo (?).

      d) Toda VERDAD es aquella que patea el tablero (Marshall McLuhan). Por eso ven cualquier crítica SOBERBIA y eso es lisa y llanamente por el poder de barrida que tiene el método centrado en la investigación rigurosamente crítica: LA CIENCIA.

      ¡Saludos!

      • demasiada cabeza compañero! hay que sentir mas….
        comprendo tus palabras, mas no las siento…
        es como si hablaras de algo que no tiene nada que ver…

      • Es verdad. Tenés razón :). Tengo que sentir más. Soy un maldito cerebral y realmente debo redimirme. He pecado y lo confieso. No debo pensar… no debo pensar… no debo pensar… no debo pensar.

        Gracias por tu valiosísima opinión 🙂

      • Tenés razón. He pecado. HE PENSADO. Debo sentir, no debo pensar. Debo redimir mi falta. He sido hereje. No debo pensar… no debo pensar… no debo pensar… no debo pensar… no debo pensar…

      • escribo aquí porque soy lo que soy no permite respuesta. Soy lo que soy, tu pseudónimo dice mucho de la caída de la perspectiva objetivante que, aunque se sepa perdida en el fondo la emancipación, no pierde de vista la intención emancipatoria. Uno no es simplemente lo que es.

  8. En la variedad está el cambio , o no? Vi la pelicula , lei la critica. “Las palabras están hechas para construir , pero tambien puden ser armas letales”.
    La crítica en si , es importante , se piensan para poder crecer , aquí no me detengo en el contenido, sino en una reacción del autor , que me devuelve , cierta racionalización , para no poder ver tambien que las verdades que él cree que expresa a traves de su critica , tampoco son absolutas como los de la pelicula.
    De hecho , ninguna verdad lo es , hay tantas como teorias y teóricos hay.
    Y hablando de teóricos , los invito al estar en el campo de laburo.
    Todas las corrientes son necesarias para intervenir , mezcaldas y articuladas podrian ser una buena caja de herramientas , no veo que en el documental quieran imponer nada , cada uno escucha lo que quiere escuchar.
    Las ortodoxias nunca son buenas porque llevan al fanatsimo.
    Ni bancaria , ni para que la escuela? ni hacé lo que quieras para ser VOS , los extremos son malos.
    Aprendamos a debatir en la diversidad y cobre todo en convivencia.
    Discutimos ideas , no personas.De otra manera perderiamos el ojetivo de nuestra tarea diaria , qué , para los que estamos en educacion , o salud , es importantisimo no olvidar que hay personas en crecimiento y desarrollo.
    Ni piaget , ni freud , ni siquiera pavlov o cualquier otro conductista son malas palabras .
    Repito todas son necesarias , como repito en una caja de herramientas.
    Seamos adultos.Demos el ejemplo.

  9. Una persona que se esconde tras un pseudónimo (falsa mentira) , se reconoce cerebral, peca de soberbio, habla de nazismo y ve a quienes dejan comentarios como a seres inferiores, dignos de ser denigrados, se reconoce como hereje y se representa con una cruz…más que para intercambiar comentarios con los que jamás se permitirá reflexionar…es para tenerle lástima…

    • Si este pseudónimo te dice “La Tierra no es plana” ¿Entonces la afirmación sería falsa por provenir de alguien que según vos “no dice su nombre, es un crucifijo y demás”? ¿De qué otra forma puedo describir a un especímen como vos si no es como INFERIOR SOCIAL? Gracias.

  10. Los Currículums de los entrevistados son VERDADES ABSOLUTAS. Si fueran relativas agradecería que me muestren la COMPETENCIA DE LOS ENTREVISTADOS para poder opinar de algo tan pero tan delicado como es el Proceso Educativo. Luego mis inferencias están fundamentadas en observaciones históricas de cómo fue el devenir de los hechos. Hasta que no presenten otra forma de ver la cuestión presentando evidencias y no sensaciones entonces mi verdad (que no es mía sino que está allí) es la que prevalece. Demuestren que estoy equivocado presentando los Currículum Vitae de los New Agers que les dan AVAL para poder opinar al respecto. En tanto y en cuanto no sea así, el documental es un fiasco disfrazado de “paradigma educativo”. Con el criterio de “verdades relativas” en un ateneo médico podría opinar un artesano sin estudios en medicina pues “todas las verdades son relativas incluida la del artesano”. Saludos.

  11. Vi el documental o como quieran llamarlo y tampoco me convenció. Empezó bien. Con la historización de la Escuela como Institución. Siempre es bueno y útil cuando querés comprender algo verlo en su proceso histórico. Por eso digo que empezó bien. Pero después derrapó y se volvió repetitivo y aburrido. Entonces, lo que prometía ser bueno al inicio se degradó y se volvió mediocre. Hay toda una parte del documental que simplemente es extirpable no sirve y no aporta.
    Con respecto a la crítica del amigo falsamentira… lo de los nazis… no sé si da para tanto jajaja. A mí me pareció que en un momento me estaban haciendo la publicidad del algo. Vení a estudiar a la escuela no se qué… parecería ser el mensaje… que empezó sutilmente y terminó siendo un disco rayado.
    Es un documental-spot claro que sí… y además es malo. Es tan simple como eso.

  12. Falsamentira exige precisión, argumentos racionales, refutaciones y toda una gala de requisitos de verdad que él jamás cumplió en su nota, pues lo único que hace es reducirlo todo a una serie de presupuestos ideológicos de orientación marxista. Para él no existe ningún diagnóstico válido. No importa que aparezca un documental sobre la reforma de la educación en un momento crítico de la educación pública, Falsamentira es el defensor de la educación pública y habla en nombre de Varela y demás personalidades intocables que representan sus “principios éticos”. Falsamentira cree que detrás de todo hay gente mala y codiciosa que nos quiere manipular, y que nosotros somos unas pobres víctimas del sistema que esos monstruos nos han impuesto. Falsamentira se queja, no critica porque no propone. Y para proponer hay que saber reconocer lo bueno y lo malo de, por ejemplo, este documental, y no tomarlo como una nueva confabulación de gente con intereses espúreos, sino como un paso más hacia la construcción de un mejor proyecto educativo. Pero claro, hay que ser grande para criticar y proponer, en lugar de advertir supuestas imperfecciones de un documental que en ningún momento se presentó como “la verdad”.
    Falsamentira, sos un viejito mental; estás obsesionado con la guerra fría y las dictaduras latinoamericanas. A ver si leés un poco más y en vez de sentir a la historia como una debida revancha de buenos y malos, te ponés a valorar las cosas de un modo más interesante, actual, es decir, útil para la construcción del futuro.

    • Gracias por tu cometario carente de tutela argumentativa Mariela :). Demostrás junto a otros personajes lo necesario que les es mantener un idilio a fuerza de nada. No has podido negar que los entrevistados y gran parte de los productores son personajes de la New Age rellenos de dulce neo-nazi. Y eso me deja un sabor tan pero tan dulce de victoria que no te das una idea. Te has centrado en llegar a decir viejito mental a un NICK pero te pregunto: ¿Sos capaz de realizar una crítica al menos? Me parece que no y he ahí tu problema: ausencia de criterio, raciocinio, titularidad y legalidad junto con rigor. Te mando un abrazo y los peyorativismos no eran necesarios. Lamentablemente mi crítica excede AMPLIAMENTE a tu comprensión por (infiero y con valor de certeza casi absoluto) no reunir las acreditaciones académicas y los conocimientos mínimos necesarios para verla. ¡Saludos!

  13. Grande Falsamentira! Mandáme tu CV así nos demostras a todos tus acreditaciones académicas y conocimientos necesarios para tener una inteligencia tan lúcida como la tuya.
    La categoría de “new age” y los adjetivos que a continuación agregás, son precisamente parte de tu pobre interpretación ideológica del documental. En efecto, resulta que todo lo allí propuesto es “espontaneísmo”, “superficialidad”, “culto a la intuición”, etc., cuando en ningún caso se habla en esos términos y, especialmente, hay un contexto socioeconómico y cultural que excede AMPLIAMENTE a tu comprensión del presente. No te das cuenta que exigir esa refutación, negación de tu atribución de “new age”, implica necesariamente aceptar la corrección de esta noción. Te propongo que me definas lo que entendés por “new age”, a ver si podés salir de las connotaciones y sobreentendidos ideológicos para fundamentarnos mejor tu brillante y originalísima crítica. Infiero con valor de certeza casi absoluta, viejito mental, que no sos capaz.

    Un abrazo grande,
    Mariela.

  14. Comparto la visión del autor del escrito. Partiendo de una supuesta visión crítica de la escuela, en el documental se hace una apología de pedagogías muy próximas a la contracultura o “nueva era”.

    No se dice nada bueno de la escuela pública y obligatoria como institución fudamental para la mejora social: alfabetización, creación del concepto de ciudadano (frente al de súbdito), superación de las diferencias sociales mediane el conocimiento, etc. Conceptos todos estos que, aunque de forma imperfecta, son la aspiración de la educación pública y universal. Al contrario, en el documental, de partida todo en la escuela es malo de partida.

    También encuentro chocante, es un documental pretendidamente sobre educación, la falta de referencia a pedagogos fundamentales. ¿Dónde se habla de las ideas u obras de Rousseau, Pestalozzi, Frobel, Montessori, Piaget, Freire y el resto de la parentela? ¿Sólo Platón a estas alturas de la película? La parte en que se crítica el conductismo poniendo imagenes de un tipo con careta asustando a un bebe, y experimentos con palomas resume la valoración que del conocimiento científico y sus métodos tienen los autores del documental: no tiene ningún valor para ellos. No puedo estar más en desacuerdo

    Ya en la parte meramente técnica, de mitad de proyección en adelante, la insistencia del montaje en pequeños extractos de entrevistas seguidas me provoca una sensación de “mareo” una suerte de potage de opiniones diversas sobre los temas tratados (los padres, el profesorado, el alumnado) que parecen decir lo mismo por adyacencia, no por temática. Mención al parte el autor del libro que dice que todos los niños son genios, y que es la escuela la que los incapacita para expresarse.

    En resumen, me pareció un trabajo que se pretende de investigación y no lo es, porque la conclusión está dada de antemano. No se hace una crítica en profundidad a la escuela, que se puede hacer, sobre todo en su faceta reproductiva e incapacidad de adaptación de los docentes, sino que se bosqueja una escuela “de paja” a la que vapulear para ponderar pedagogías pretendidamente “progresistas” y que tienen, desde mi perspectiva, mucho más de neoliberales y postmodernas.

    Saludos

  15. Inferencia confirmada: Falsamentira, querido viejito mental, veo que no sos capaz de salir de tus sobrentendidos ideológicos e interpretación paranoica del documental. Apelás a una categoría (“new age”) que sólo tus correligionarios creen saber, pero que a alguien que te la cuestiona no sabés cómo responder. Así que bajáte del carro, tomáte una dosis de humildad y terminá con ese desprecio hacia los demás. Trabajá en tu personalidad, madurá, descubríte a vos mismo y recién después venís a escribir, ok?

    Besito,
    Mariela.

    • Encima de pelotuda te creés psicóloga 🙂 Refutá lo que presento (si podés claro) y las falacias dirigidas a la persona hacelas a un lado. Obviamente no pretendo que te de, porque evidentemente no te da.

  16. Encima de viejito mental ideologizado hasta la médula, sos calentón! Grande Falsamentira! Y tus acreditaciones académicas y extraordinarios conocimientos dónde quedaron? Te propuse que me definas la categoría “new age” en la que se basa tu intento de crítica al documental, pero sigo esperando. O será que es un desafío que excede AMPLIAMENTE tus capacidades?
    Una vez que me definas eso, te refuto todo lo que quieras querido!
    Y yo prefiero ser toda la vida una pelotuda a un arrogante paranoico como vos, que busca levantarse un poquito el ánimo con cualquiera que se cruce en este foro que a nadie le importa.

    Besito,

    Mariela

  17. Pingback: UN POCO DE TODO | conspiracionpirata

  18. Pingback: LA EDUCACION PROHIBIDA: PUBLI-DOCUMENTAL NEW AGE FASCIO-ANARCOCAPITALISTA-FABIANO | conspiracionpirata

  19. Yo creo que está crítica se basa en NADA, el documental o película como lo llamen, expone la realidad, la educación no avanzó y esta muy errada a lo que realmente debe ser… No veo el motivo de la crítica.

  20. Soy educadura de secundaria; trabajé 5 años en sudamérica en pedagogía comunitaria, proyectos financiados por el estado (boliviano, brasileño y ecuatoriano). Me entusiasmé con el documental, emoción que duró bien poco. Para empezar hay que destacar que los datos sobre educación pública son falsos, así como la omisión de que la educación pública tiene carácter gratuito además de ser laica.
    Por otro lado, la base de muchos de los proyectos educativos privados que publicitan es la antroposofía, considerada una secta, así como formados por personal que no proviene del campo de la pedagogía, sino de la pseudociencia.
    En resumen, este producto es una campaña publicitaria en pro de la privatización de la educación y un canto a varios “teóricos” como Steiner o Kkrishnamurti.
    No me voy a extender más, mi indignación y horror no se puede traducir en palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s