El cientificismo: cuando la ciencia se convierte en religión

Cuando la ciencia se convierte en religión
El cientificismo

Juan Pedro Viñuela Rodríguez

nu390-2-57bef

Estoy explicando a mis alumnos el momento en el que surgen las ciencias y se desplaza a la filosofía declarándose incluso su muerte o desaparición. A la par un debate en las redes sociales sobre la ciencia en la que una amiga señalaba el carácter dogmático de la ciencia y la identificaba con la religión a la que la propia ciencia pretendía criticar me ha llevado, de nuevo, a reflexionar sobre el cientificismo. Pues bien, esta corriente de pensamiento, que pretende ser filosófica y, declarar, a la vez, que la filosofía ha cumplido su cometido y debe desaparecer y que cualquier otro discurso sobre la realidad no tiene sentido y que declara la primacía absoluta de la ciencia, no es ni ciencia, ni filosofía. Es una creencia ideológica infundada. Una creencia que se transforma en religión secular en manos del poder.

Y, curiosamente, el positivismo científico del XIX y el neopositivismo lógico del XX, que son los que han defendido esta posición se nos han colado en la política actual. Y esto es importante porque contamos con un discurso ideológico, de carácter religioso, aunque secular, que seduce al ciudadano y lo deja sin capacidad de pensar ni de ejercer la crítica. Se convierte, como todo dogmatismo, en una forma de control por parte del poder. Y es curioso que, el neopositivismo, aun pareciendo que estaba muerto y enterrado, el que le dio la estocada fue Popper y el que lo enterró fue Kuhn, pues está vivito y coleando. Lo que ocurre es que no aparece con este nombre. La religión de la ciencia, o la tecnofilia, o el digitalismo que dicen algunos, han abarcado todos los ámbitos de nuestra vida, porque ya no hablamos de ciencia, sino de tecnociencia, e inunda todas nuestras actividades. Esto hace que la tecnociencia, como el propio discurso que la sostiene, sean omnipresentes y su aceptación se viva como una evidencia; es decir, como una creencia. Porque lo característico de las creencias es que en las creencias se está, como decía Ortega, mientras que las ideas se tienen. Y en la medida en la que se está no se tiene la capacidad de salir fuera, de mirar con perspectiva para poder ejercer la crítica. Pues bien, este hecho que ha convertido la ciencia en creencia para el pueblo y que el poder utiliza como instrumento de domesticación sirve y actúa en todos los ámbitos de la vida. Pero, como botón de muestra, y para que se vea el alcance de ello, me voy a fijar sólo en el orden económico establecido.

El orden económico vigente, el que defienden a capa y espada todos los partidos con capacidad de gobierno es el que se ha dado en llamar neoliberal. Es el capitalismo sin bridas, salvaje y desbocado. Este capitalismo está basado en una forma de entender la economía que se fue construyendo desde los años cincuenta hasta que comenzó a aplicarse al final de los setenta y principio de los ochenta y cobra su mayor fuerza con la caída del muro de Berlín, porque ello representó, lo que no es real, la caída de la alternativa al capitalismo.

Pues bien, esto fue el paso que convirtió a la economía liberal en una religión. Se empezó a considerar que no había ningún discurso económico alternativo. La enseñanza de la economía en las universidades siguió esta dogmática de tal manera que no se enseñaba ni había la capacidad de aprender otro tipo de teorías económicas que cuestionasen la ortodoxia. Fue una conversión de la economía en teología dogmática. Por eso el economista Stiglitz habla del catecismo neoliberal cuando se refiere a las medidas que el neoliberalismo dicta a los estados para, supuestamente, salir de las crisis y crecer. Y esta teología dogmática se transforma en religión secular en manos del político cuando aplica dichas medidas. Y es en este momento en el que el ciudadano queda reducido al conjunto de creencias dogmáticas de esta nueva religión.

El neoliberalismo reduce la sociedad a la economía, sólo existen los valores económicos, las personas son en tanto que son sujetos económicos, mercancías, con lo que dejan de ser sujetos y se convierten en objetos. Y es curioso como el nuevo Papa lo dice “la sociedad del mercado nos está robando la dignidad”; es decir, que estamos dejando de ser personas para ser tratados como objetos intercambiables. En definitiva, lo que decía Marx, el capitalismo reduce las relaciones humanas a relaciones de producción, es decir, de trabajo, por tanto aliena, es decir, elimina la dignidad. Me da igual quien lo diga, ni voy a clasificar, lo que sí voy a decir y mantengo es que es una descripción veraz de lo que está ocurriendo hoy en día. La religión secular de la ciencia económica en manos del poder económico y político nos promete la redención: las desigualdades desaparecerán por la mano invisible del mercado. (No sabemos cómo, porque lo que vemos es todo lo contrario, pero es que es lo que ha ocurrido a lo largo de toda la historia, una lucha de clases entre ricos y pobres y resulta que la van ganando los primeros.) No hay redención, ni paraíso, es una nueva utopía que nos promete el cielo pero nos trae el infierno. El problema es que los ciudadanos están inmersos en esta creencia y la viven religiosamente. Creen que habrá una salida de la crisis por las medidas de austeridad que enriquecen a los más ricos, aceptan, acríticamente, que han vivido por encima de sus posibilidades, cuando son los bancos y la especulación financiera quien ha producido la crisis y quienes han creado un mundo por encima de las posibilidades del propio mundo. Creen que el crecimiento económico es la solución, cuando el crecimiento económico es el motor del capitalismo y el origen de todos los males y del problema central que es el problema ecosocial. Pensar que se puede crecer ilimitadamente en un planeta finito es una locura, como decía un economista lúcido: eso sólo lo puede pensar un loco o un economista. El capitalismo ha rodeado al ciudadano de objetos y lo ha impulsado a un frenesí de consumo que no es más que un sucedáneo de felicidad. El consumo se ha convertido en un acto de redención. Claro, el consumo es lo que interesa al capitalismo. Pero esto es insostenible y es la raíz y el fondo de la crisis.

Y, por último, el poder ha reducido al hombre a mera economía. Incluso el sistema de educación es un sistema de crear mercancía intercambiable. El plan Bolonia nos hablaba de que el objetivo de la enseñanza era la adaptabilidad al mundo cambiante en el que vivimos. La LOMCE, en España, nos lo dice mucho más claro, el objetivo de la educación es la empleabilidad. Es decir, se trata de producir mano de obra, mercancía en el mercado laboral. Nada de ciudadanos, ni de cultura, ni de ciencia, ni, mucho menos, de personas. La persona es un ser libre y autónomo, por tanto un enemigo del poder. La religión fabrica clones, el pensamiento da lugar a la diversidad. De lo que se trata es de educar a personas. A ciudadanos, no vasallos, que sean capaces de pensar este mundo y si lo creen necesario, mejorarlo. Pero para ello hay que salir de la religión secular en la que vivimos y entrar en el mundo de las ideas. La economía ha secuestrado el ágora y la razón. Es hora de recuperarla, pero para ello es necesario ser consciente de nuestro estado de alienación, de falta de dignidad, de domesticación y de vasallaje. En fin, creo que con esto se demuestra que el exceso de ciencia nos lleva a un dogmatismo religioso secular que tiene como dogma fundamental el de que el único discurso con sentido es el científico. Y, a partir de aquí, cuando este mensaje entra en la praxis política, pues caemos en el fanatismo mesiánico y en la violencia.

Anuncios

Un pensamiento en “El cientificismo: cuando la ciencia se convierte en religión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s