Diálogo entre un defensor de UPM Botnia y un librepensador

Diálogo entre un defensor de UPM y un librepensador
Marcelo Marchese

35531

Transcripción del diálogo entre Sócrates (defensor de UPM) y Diógenes (escéptico ante el beneficio que reporta la planta) ocurrido en algún lugar de una hermosa República ganadera, sojera, pastera y, prontamente, minera.

Caminaba por la ribera del río añorando una época en que pescábamos surubíes, cuando llegó jadeando Sócrates, me tiró de la túnica y me dijo:
-Diógenes ¿qué haces caminando sólo y haciendo preguntas a un río mudo? ¿Por qué no vienes a celebrar los nuevos emprendimientos productivos que enriquecerán a la polis? Abandona esa tendencia de buscar la quinta pata al gato, que no te traerá honores ni riquezas.
-Dices bien, Oh Sócrates, que ni honores ni riquezas, y sólo innumerables inconvenientes, me trae esta forma de ver el mundo. Pero en vez de ir al banquete con tus amigos, caminemos en tanto me explicas los beneficios del actual modelo de la polis.
-Aquí nomás esa planta que se yergue majestuosa al costado del río, produce toneladas de celulosa que incrementan nuestras exportaciones.
-Empezamos mal, querido Sócrates, pues ese engendro que dices, exporta desde una zona franca, y por lo tanto no somos nosotros los que exportamos, sino ellos, y no pagan al país un sólo peso de impuestos por su exportación.
-Pero consume la madera que nosotros plantamos, y nos la debe comprar, y al venderla a la zona franca se deben pagar impuestos.
-Lamentablemente, Sócrates, ellos se venden la madera a sí mismos a través de un enclave. La madera entra sin pagar un peso de impuestos a una zona franca, y desde ahí se vende a otra zona franca donde se procesa la celulosa.
-Pero pagan otros impuestos.
-Todo indica que están exonerados de una cantidad de impuestos que sí tienen que pagar los almaceneros, los libreros y los que tienen un quiosquito. Por el lado de los impuestos, Sócrates, no podrás convencerme de sus beneficios, pues en una zona franca no se paga el IVA, ni el impuesto a la renta, ni impuestos de ninguna naturaleza.
-Sin embargo brindan trabajo al país.
-No tengo la menor duda. Las fábricas de gas sarín también dan trabajo y en Siria…
-No sólo dan trabajo en la planta, dan trabajo a todo lo que se mueve para que la planta trabaje, primero que nada hubo que instalarla, y luego, hacerla funcionar.
-Precisamente, la instalaron trayendo lo esencial de afuera. Ni siquiera construimos la planta. Los principales trabajadores también los traen de afuera. Forman un barrio en Fray Bentos. Dan trabajo a unos pocos uruguayos para las tareas peor remuneradas.
-Pero mueven a miles de trabajadores en la forestación.
-Toda actividad mueve gente. El tema es cuál mueve más y mejor, pues cuanto más se trabaje, mejor nos irá a todos: habrá más consumidores, con mejor nivel de vida, menos inseguridad. La forestación emplea 4 personas cada mil hectáreas. En comparación con ella, la ganadería extensiva, el famoso latifundio que expulsaba a la gente del campo, emplea a 7. Un establecimiento cerealero ocupa a 15 y un tambo a 22. Ahora, huertas orgánicas familiares generarían 200 empleos. 50 años atrás había medio millón en el campo. Abandonaron la tierra 19 personas por día, y en los últimos 8 años, 35 por día.
-Pero sólo se foresta en terrenos improductivos.
-Improductivo, en todo caso, sería un desierto. En las peores tierras donde se foresta bien que podríamos meter vacas, ovejas y caballos, y en el peor de los casos, cabras, que yo mismo he visto comer papel. ¿De dónde sacás que sólo se foresta en tierras improductivas?
-Hay una ley que así lo establece.
-¡Vaya garantía! ¡Una ley en una República pastera! Hecha la ley, hecha la trampa. También hay una ley que regula el tamaño de los agujeros de las redes de pesca, para que sobrevivan los peces pequeños. Los grandes barcos ponen dos redes superpuestas, le llaman a esa práctica “condón”. Según la FAO, si seguimos así, en 50 años se acaba la pesca. ¿Quién controla, Sócrates, que sólo se plante en tierras de bajo CONEAT, y quién establece el CONEAT?
-Los funcionarios públicos.
-Prefiero no contestarte sobre este punto. Ojalá que hagan bien las cosas y que no les suceda como a esa funcionaria pública que denunció que Fripur le cambiaba las etiquetas al pescado podrido, motivo por el cual fue trasladada, o lo que sucedió con esa jueza que investigaba los crímenes de la dictadura, la cual también fue premiada con un traslado. Aunque hagan bien las cosas, la ley no es retroactiva, así que debe haber unos cuantos campos forestados, aptos para producciones más interesantes.
-Siempre ves, Oh Diógenes, el lado negativo de las cosas. La forestación genera oxígeno.
-No lo dudo, e inclusive, debe generar el incremento de algunas especies animales, como ciervos, serpientes y jabalíes. Lo que me pregunto es qué hace con el agua y cómo deja la tierra. Un eucaliptus grandis consume 30 litros de agua por día. No toda se pierde, pues devuelven parte del agua por las hojas, pero si en Israel los usaron para desecar pantanos, me da la impresión que incorporan mucho más que lo devuelto. En cuanto a la tierra, si me aseguraras una rotación, me quedaría tranquilo, pero ¿cómo rotar una tierra en la que planto un eucaliptus y lo corto recién a los diez años, y luego lo dejó crecer hasta el otro corte, y luego un tercero? Por muchos años no veo rotación ninguna, y el monocultivo hace desastres, sea de eucaliptus, de yerba mate, o de caña de azúcar: arrasa la tierra, y aunque uno pueda recomponer la erosión química, no puede recomponer la erosión física. Por ahora no se conoce tecnología ninguna para eso.
-Tenemos mucha tierra como para complicarnos por un millón de hectáreas.
-El tenemos es una palabra muy generosa, Sócrates. Yo no tengo un metro de tierra, y en cuanto a los extranjeros, tienen al menos un tercio de nuestra tierra, y ese porcentaje, lejos de disminuir, va en aumento, sea con los gobiernos blancos, los colorados o los tricolores. ¿Conocés el numero de hectáreas que tienen las principales empresas forestales?
-No sé a dónde querés ir con ello.
-Cofusa, con capital nacional, tiene 25.000 hs forestadas, y Fimnsa, también nacional, tiene 15.623.
-Es una cantidad enorme.
-Enorme es una palabra bien relativa. Mirá las extranjeras: UPM tiene 200.000; Weyerhaeuser tiene 208.000; y Montes del Plata 250.000.
-Pero hay muchos productores independientes que forestan sus campos.
-Sí, pero escuchá estos datos que normalmente no los pasan por TV. De la madera extraída, el 78% tiene destino industrial, y el 22% tiene destino energético. De ese porcentaje industrial, el 77% va para la celulosa, lo cual significa que el 60% del total de madera extraída va para la celulosa. Del porcentaje industrial, lo que no va para la celulosa, se exporta en forma de rolos y chips, que son restos de biruta. Se los exporta sin mayor valor añadido. Sólo un porcentaje mínimo se utiliza en la producción de tableros y en la industria del aserrado, y de ese porcentaje mínimo un 70% se produce internamente, el resto se exporta. Lindo negocio. Seguimos exportando materia prima para que otros nos vendan los productos con trabajo incorporado, aunque ni siquiera exportamos nosotros la materia prima. Ordeñamos la vaca, pero otros se toman la leche.
Además, UPM se autoabastece con sus 200.000 hs. Produce el 70% de la madera que consume. El 30% restante queda en manos de 200 productores asociados al Programa Fomento de la multinacional. De esta forma, UPM se autoabastece íntegramente. Tené en cuenta que la celulosa no es papel, es la materia prima para hacer el papel, que por otra parte no será utilizado en libros, sino en el packaging.
-Me parece, Diógenes, que estás reproduciendo el discurso de los ecologistas, que si por ellos fuera viviríamos en la edad de piedra, en el caso que no estés reproduciendo un discurso peor, el de los argentinos.
-Cuando los ecologistas comenzaron con su discurso los trataron de delirantes alarmistas, y ahora resulta que ni siquiera podemos tomar sol en verano. A este ritmo, inevitablemente trabajaremos por la noche y dormiremos durante el día. En cuanto a los argentinos…
-Nos hacen la vida imposible. Ellos querían que UPM se instale allá, no acá, y por eso nos cortaron los puentes, jodieron el turismo, y ahora quieren volver a las andadas. No somos una provincia argentina, somos independientes.
-Esa cantinela constante de que “no somos una provincia argentina” me hace pensar en aquella persona de moral dudosa que todo el tiempo decía “Soy un hombre de bien, soy un hombre de bien”
-Los argentinos salieron ahora a decir que UPM contamina y utilizaron los datos a su antojo, mezclando los índices de fósforo en los vertidos con los índices de fósforo en el río. No es lo mismo, Diógenes, porque los efluentes se disuelven en el río. Hacer eso es trampa. UPM no contamina, como dijo Mujica: “genera más fósforo el tajamar de mi chacra”.
-¿Tengo que creer, Sócrates, que si UPM vierte 690 litros por segundo no está contaminando?
-Para nada contamina, pues se encuentra por debajo de los estándares establecidos. La que contamina es Argentina, que vierte, si sólo consideramos lo aportado por el río Gualeguaychú, 5.108 kilos de fósforo por día, cuando UPM sólo vierte 47 kilos diarios. También contamina Brasil, y contaminan todos los productores de soja, las ciudades, las fábricas, pero no UPM, que trabaja en función de los estándares, cuidándose muy mucho de no traspasarlos.
-¿Y quién determinó los estándares?
-Se determinaron de mutuo acuerdo, en función de lo que producen las plantas de celulosa en el mundo. Argentina no podía exigir algo muy diferente a lo que ella misma hace. Se toman muestras mensuales que analiza una consultora canadiense, absolutamente independiente.
-Cangrejo peludo y consultora independiente nunca vi ¿Independiente de qué?
-Independiente de Argentina y Uruguay.
-Me pregunto si la consultora canadiense es independiente de las pasteras. ¿Cómo se llama?
-EcoMetrix.
-Lo primero que te digo es que los canadienses no se caracterizan por su respeto al medio ambiente, lo segundo es que EcoMetrix está asociada con el Banco Mundial y por lo tanto debe favorecer sus préstamos, y lo tercero es que deberías entrar a la página de EcoMetrix y tomarte el trabajo de mirar en su home quiénes son sus clientes, te vas a asombrar.
-Dímelo ahora y no andes con vueltas raras, astuto Diógenes.
-UPM es cliente suyo, y otro cliente es nada más ni nada menos que Aratirí. La lógica de las cosas no puede ser más perfecta.
-Pero no contamina, lo sabe todo el mundo. Es sólo una argucia de los porteños, de la vieja terca, que como está en campaña electoral quiere cerrar filas contra el enemigo exterior, viejo truco nacionalista.
-Por lo que veo, más de uno cierra filas contra el enemigo exterior. No serás de los que creen que el suyo es el único Dios verdadero y el resto son unos bárbaros idólatras. Según vi en un informe de la DINAMA (1), la cantidad de fósforo que tiene el río está muy por encima del estándar, si a eso le agregás las 24 toneladas anuales de fósforo que arroja UPM, resulta que el río está contaminado nada menos que con fósforo, uno de los responsables del proceso peligroso de eutrofización de las aguas, todo aquel asunto de las toxinas que hace una semana te expliqué. Si la DINAMA, a pesar de los pesares, debe admitir que está por encima del “estándar”, no quiero imaginar lo que debe ser.
-Pero la principal contaminación no es nuestra, es de los porteños y los brasuca. Nosotros contaminamos mucho menos, y en todo caso, la soja contamina mucho más que UPM.
-No aclares que oscurece. Cada vez que un defensor de UPM lanza datos sobre la contaminación del río, sólo le da la razón a los alarmistas ecologistas. No entiendo cómo no caen en eso. Una cosa es decir que no contamina demasiado, y otra cosa es decir, como dijo la subsecretaria de Medio Ambiente, y antes Tabaré, que no contamina.
-Pero Diógenes, todo contamina, los autos, las fábricas, la producción de citrus, de arroz, las mineras.
-Eso me recuerda esta nube que tenemos encima nuestro, que como Alejandro montado en Bucéfalo, me impide tomar sol, y es una nube que emana directamente de esas chimeneas de la planta que no contamina.
-Es una contaminación insignificante, y en todo caso, ¿qué proponés?, peor es que muramos de hambre.
-Si seguimos así, acaso no muramos de hambre consumiendo esos tomates insípidos, pero moriremos de otras cosas, como los trabajadores de las arroceras que están siendo diezmados por el cáncer, una verdadera epidemia en los países agroexportadores.
-Estamos de acuerdo que nuestros alimentos vienen cargados de basura, pero la gran polis tiene siete mil millones y ésta es la forma que encontramos para alimentarla.
-Con nuestro actual reparto de riquezas puede ser, habida cuenta que las trescientas personas más ricas tienen la misma riqueza que los 3.000 millones más pobres. El 1% de la población acumula el 43% de la riqueza mundial, pero supongamos que eso no podemos cambiarlo, y que nada alterará esa visión que tenemos de la tierra, no como un organismo vivo que nos integrara, sino como una hembra que podemos violar cuándo y cómo queramos. “Seamos realistas” y supongamos que el ser humano no tiene otro modelo a seguir que el capitalismo. Hasta ahora estábamos viendo las ventajas de esta planta milagrosa. ¿Te gustaría hacer una síntesis utilizando tu viejo truco mayéutico?.
-No podría oponerme.
-¿UPM aporta impuestos al Estado o no los aporta?.
-No los aporta.
-UPM no genera mucho trabajo que digamos, ya vimos que la forestación, además, expulsa gente del campo ¿estamos de acuerdo?
-Necio sería negarlo.
-Luego de esta planta, inmediatamente se viene una segunda, la de Montes del Plata, y luego una tercera, de UPM, allá por el Río Negro o la Laguna Merín.
-Es el progreso, Diógenes, nadie puede pararlo.
-Toda esa plata que generarán, ¿queda en el país o se la llevan para donde le convenga a los dueños de las pasteras?
-Se la llevan.
-Si se la llevan ¿esa plata se utiliza para la industrialización del país, para dar el salto productivo, o para otros fines desconocidos?
-Nada se reinvierte, salvo en otra planta de similares características.
-Por lo tanto ¿te parece que estamos iniciando un modelo diferente o profundizando el viejo modelo de siempre?
-Es el mismo modelo, con más producción, pero ¿cómo podríamos salir de este modelo siendo una pequeña polis?
-¿Quieres que abordemos el problema imaginando soluciones o viendo qué hicieron otras pequeñas economías agrarias como la nuestra?
-Mejor vayamos a los ejemplos concretos, pues sabemos que funcionan.
-Finlandia, por ejemplo, de donde viene UPM, e Irlanda y Corea del Sur, que eran pequeñas economías agrarias, no abandonaron la actividad agraria, pero le agregaron inteligencia, y además, diversificaron con industria, tecnología de la comunicación, software y biotecnología. Israel, que no es un país demasiado grande, apostó a la nanotecnología. Pero si la riqueza que producimos en las actividades agroindustriales se va y nada queda, es bien difícil que podamos reinvertirla. Con mejores contratos, obligándolos a consumir insumos elaborados por nosotros, obligándolos a capacitar un serio porcentaje de trabajadores nacionales, cobrándoles impuestos, podríamos un día, acaso, hacer estas cosas nosotros. Aunque te aviso que con nuestra actual estructura de propiedad de la tierra es bien difícil. En nuestros países modelo la estructura es muy diferente.
-¿Decís que quedándonos con un porcentaje de la ganancia podríamos dar el salto?
-No necesariamente, ese dinero podría irse a los programas sociales o vaya a saber dónde. Necesitamos capital, necesitamos una política que aliente el cambio productivo y necesitamos conocimientos. Finlandia, que dio el salto, invierte en innovación y desarrollo un 3% de su PBI, el cual es además, mucho mayor que el nuestro. Nueva Zelanda, que no dio el salto pero quiere hacerlo, invierte el 1%. ¿Sabes, Sócrates, cuánto invertimos nosotros?
-No, insoportable Diógenes, pero sé que tu me lo dirás.
-Un 0,3%. Para un país comparativamente pequeño, que debería agregar el plus de la inteligencia, parece muy poco. Si apostamos a modificar nuestra estructura productiva, inevitablemente debemos cambiar nuestra educación actual, cuyo objetivo es formar sujetos serviles y acríticos. Ese bodrio que obligamos a consumir al desprotegido alumno no es un aliciente a su curiosidad, por decir lo más suave. Querido Sócrates, uno está dispuesto a algunos sacrificios, como la contaminación, si piensa que algo debe perder para ganar algo mayor, pero con este modelo sólo veo los sacrificios.
-Diógenes, me llaman al banquete a festejar. Veo a Platón y al bello Alcibíades haciéndome señas.
-Que la paz sea contigo, optimista Sócrates.
Y entonces volví a tomar el sendero del río. El sol, como una inmensa medalla naranja se hundía en la tierra, el color de las aguas cambiaba y en tanto me alejaba, cada vez más tenues escuchaba las voces de los festejos del banquete.

(1) http://mvotma.gub.uy/images/Comisi%C3%B3n_de_Seguimiento_UPM_08_03_2013_v4.pdf
Véase la página 34. El estándar es la línea roja. El pico máximo de fósforo es frente al colector de Fray Bentos. El segundo pico es frente a la planta de UPM. Véase en la página 21 los dieciséis puntos de extracción de muestras de agua.

Anuncios

3 pensamientos en “Diálogo entre un defensor de UPM Botnia y un librepensador

  1. Soy el Rey Agesilao II, y esta discusión se acaba aquí mismo, desde el momento en que yo, rey de Esparta, dicto mis sentencias y sobre la base de mis intereses y de mi imperio, no hay ninguna importancia y verdad en sus discusiones, más que las yo declare y mi espada avale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s