Un machismo omnipresente que desborda y cae sobre el feminismo, Marcelo Marchese

Este artículo se refiere a la siguiente noticia:
http://www.elpais.com.uy/informacion/mysu-expreso-total-indignacion-archivo.html

Un machismo omnipresente que desborda y cae sobre el feminismo
Marcelo Marchese
Original en:
http://www.uypress.net/uc_49642_1.html

16.03.2014

39898

Con creciente estupor leímos un comunicado del MYSU que expresa su indignación con la Justicia ante el caso Santa Teresa. Es innegable la violencia que genuinamente combate el MYSU. Precisamente, consideramos que el propio comunicado es una prueba, por reflejo, de dicha violencia.

Hemos encontrado, cada vez que quisimos discutir con un grupo feminista, una violencia expresada en adjetivaciones de todo tenor. La gente suele cuidarse de opinar públicamente por temor a ser acusado de machista, aberrante y otras lindezas, de igual forma que es acusada de asesina si come carne, acusación enunciada por alguien que en ese mismo instante está devorando con fruición una indefensa zanahoria. Si lo que se busca es acabar con el machismo de nuestra sociedad, y se pretende realizar esa tarea a través de la razón, pareciera imposible llegar al objetivo actuando de esta manera. Si además se pretende atacar el machismo reproduciendo visiones machistas no lograremos avanzar un sólo paso, siempre y cuando sea válido el postulado, harto dudoso, que pretende que el razonamiento sea una vía para solucionar el drama del machismo. Veamos, para ilustrar mejor nuestra idea, el comunicado del MYSU (1).

La Justicia, luego de ver los videos e interrogar a los testigos, no vio prueba de violación ninguna. El MYSU se pregunta “¿Qué requiere la Justicia para identificar un abuso sexual si estando filmado no le alcanza?” No entendemos cómo afirma que está filmado ningún abuso. La inmensa mayoría de los hombres y mujeres que vieron el video no lo identificaron. La Justicia, formada por terrícolas, tampoco. ¿De dónde sacó el MYSU la idea del abuso? ¿De la denuncia de la botija? No nos parece prueba suficiente. La botija, luego de conocer el video pudo haber querido lavar su imagen, o acaso sus familiares la presionaron en ese sentido. ¿No será que una imagen de esta naturaleza el MYSU sólo la puede concebir como un abuso y no como resultado del deseo? La realidad es que tiempo atrás Eva le hizo a Adán unas cuantas fellatio en tanto Adán correspondía con igual cantidad de cunilingus. Es la cosa más natural del mundo. ¿La botija no tiene derecho a practicarle una fellatio a seis pibes medio nabos, luego ir a una carpa a seguir la función como le plazca, para volver al baño por una segunda vuelta? Tiene todo el derecho del mundo. ¿Lo disfrutó? No lo sabemos. Sabemos que ella, por propia voluntad, luego de haber consumido un cóctel de drogas, fue a un baño masculino tirando una cana al aire. ¿O el MYSU cree que el hombre puede fornicar sin sentimiento ninguno pero la mujer es una santa que sólo “hace aquello” con el amor de por medio? ¿No podría hacerlo sin ninguna obligación, por propia voluntad, con un interés mercenario o por mero placer?

El sinsentido del comunicado del MYSU llega al paroxismo en este tramo: “Estos hombres que estuvieron implicados ¿quedan exonerados de responsabilidad aunque ella hubiese dado su consentimiento para que abusaran de ella?”. Le hemos dado vuelta a esta frase por arriba y por abajo, de frente y de perfil y no logramos encontrarle ni el pie ni la cabeza. ¿Cómo pueden ser ellos acusados si ella daba su consentimiento? Si ella daba su consentimiento ¿cómo puede haber abuso? Para colmo utilizan la palabra “consentimiento” que ubica a la mujer una vez más en el rol pasivo, cuando todo indica que tuvo un rol activo de principio a fin.

Plantea el MYSU que vivimos el mundo del revés: los violadores serán absueltos y para colmo ella puede ser acusada de difamación. ¿Se opone el MYSU a que, en la eventualidad de que ella denunciara una violación inexistente, el acusado de violación la acuse a ella de difamadora?. Existen millones de violaciones, pero existen decenas de acusaciones falsas. Aclaramos que estamos hablando de lo sucedido en el baño. En cuanto a lo sucedido con el eventual personal militar, violación que no pudo ser probada, seguramente tampoco podrá ser probada ninguna difamación. No se encontrarán pruebas suficientes ni para una cosa ni para la otra y si el personal militar la hubiese violado o no, en los dos casos reaccionaría acusándola de difamadora.

Tenemos dos consideraciones que hacer con respecto al remate del comunicado, que dice así: “Con este accionar de los Poderes del Estado: el Judicial que no condena, el Ejecutivo que no actúa y el Legislativo que no controla, el mensaje que se trasmite a la sociedad no aporta en absoluto al abordaje de un problema enorme que hay en este país y que sigue invisibilizado, naturalizado o siempre encuentra canales de justificación: LA VIOLENCIA Y EL ABUSO A LAS MUJERES”. Estamos de acuerdo que la ley no hace nada, ni puede hacer mucho, contra el abuso y la violencia hacia las mujeres. Puede meter presos a los violadores y demás energúmenos, cosa que hace cuando se reúnen suficientes pruebas, pero el castigo a este delito, inclusive si se penara con la muerte, no reduce la cantidad de violaciones en nuestra sociedad. Este comunicado del MYSU tampoco ayuda en absoluto, aunque su incidencia sea mucho menor. El problema que nos ocupa es el más grave de los problemas imaginables, cuya más horrenda expresión es la cantidad de niñas violadas a diario en todas las clases sociales. En el mundo, una de cada cinco niñas, incluyendo niños, es violada o vejada brutalmente. Nuestro país tiene el raro mérito de superar el promedio mundial: aquí se viola o veja a una de cada cuatro. ¿La solución a este problema puede venir del lado de una más firme acción de la ley? ¿Puede venir del lado de una campaña contra la violencia de género y contra la violencia hacia las niñas? Ojalá sirvieran cualquiera de esos caminos, pero equivalen a la ilusión de pretender demoler un edificio soplando con toda la fuerza de nuestros pulmones. Ese porcentaje espantoso de violaciones infantiles es un fiel indicador de la represión sexual de una sociedad que, al no poder satisfacer naturalmente sus deseos, cae en estas aberraciones y las reproduce, pues normalmente el violador fue violado. No es una ley la que está mal. No es la renuencia de los poderes del Estado la que alienta la violencia contra la mujer. Es toda una civilización la que en un punto indeterminado ha errado el rumbo. Esta agresión a la mujer, este triunfo, a modo de reflejo en las alturas de lo que pasa en la tierra, de los dioses desplazando a las diosas miles de años atrás, de alguna manera está vinculado con un desequilibrio y un ataque general a la vida que pone en peligro la supervivencia de la especie. Existe un vínculo simbólico entre la sujeción a la mujer y la brutal forma de relacionarnos con la madre naturaleza. El triunfo de los dioses, que devino en el triunfo de Dios, en tanto las diosas quedaron reducidas a una Virgen que sólo tiene el poder de interceder, trajo acompañada la visión de alcanzar la felicidad a través del sufrimiento, adorando no un dios que supiera bailar, como dijera un poeta, sino uno que está eternamente torturado.

Esta macabra forma de concebir la vida es herencia de larga data. Las leyes no cambian estas cosas. Más bien estas cosas determinan las leyes. Para solucionar el problema que inquieta justificadamente al MYSU y a muchos otros, no tenemos más remedio que transformar los fundamentos de una civilización que hasta el momento ha mostrado una capacidad de supervivencia y reproducción asombrosas. En el caso específico de la violencia que nos ocupa se aplica lo que dijo otro poeta: “El que no cambia todo, no cambia nada”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s