Kirchnerismo : Los derechos humanos en la era del photoshop, Ariel Mayo

CRISTINA_LLORANDO_DYN1

Fuente:
http://miseriadelasociologia.blogspot.com.ar/2014/08/los-derechos-humanos-en-la-era-del.html

En estos días está de moda hablar de derechos humanos. Por eso, y a sabiendas de que lo que voy a decir resultará desagradable para algunos, es conveniente recordar algunas cuestiones pasadas y presentes.

Las luchas entre capital y trabajo ponen al desnudo las miserias y contradicciones de nuestra sociedad. No es casualidad, puesto sobre el antagonismo entre empresarios y trabajadores se encuentra edificado todo el orden social. Esta afirmación puede sonar anticuada al lector, sobre todo si se trata de un estudiante o de un graduado en alguna de las ciencias sociales. Capitalismo, clase social, lucha de clases, explotación, constituyen categorías de las que no se habla o que se esconden debajo de la alfombra. No se trata, por cierto, de que las ciencias sociales hayan refutado al marxismo. Por el contrario, es cuestión de comodidad o, dicho en criollo, de “hacerse amigo del juez”. Así, declararse defensor de la Patria Grande o de la liberación latinoamericana no compromete a nada. En cambio, poner el cuerpo en una huelga trae consecuencias concretas, como los palazos y gases lacrimógenos de la policía, la cárcel y el procesamiento, la incorporación a listas negras de variada índole y otros simpáticos procedimientos. Los empresarios, la gendarmería, la policía, saben por instinto y por interés, dónde está lo importante en nuestra sociedad. Así, cuando los obreros toman una planta fabril o pretenden impugnar el sacrosanto derecho empresarial a despedir trabajadores, se convierten en delincuentes que hay que castigar cueste lo que cueste.

En nuestra sociedad “está permitida” casi cualquier cosa… menos tocar la propiedad privada de los medios de producción. Es más, hay una prohibición tácita a hablar de esta propiedad privada. Quien piense que esta afirmación es exagerada, puede hacer el ejercicio de revisar los diarios, los programas televisivos y las emisiones radiales, y constatar si en ellos se habla de propiedad privada o de proceso de trabajo.

Los conflictos obreros ponen a prueba en qué medida un gobierno respeta los derechos humanos. Cuanto más intensa es la lucha de los trabajadores, más se resquebraja la apariencia de defensa de esos derechos.

Esta semana fue recuperado el nieto de Estela Barnes de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo. El reencuentro de Guido con Estela fue aplaudido por los medios oficialistas (Página/12) y por los medios “opositores” (Clarín y La Nación). La presidenta Cristina Fernández recibió en la residencia de Olivos a Guido (el nieto recuperado) y a Estela. Se habló de triunfo del amor, se dijo que el kirchnerismo había hecho posible el reencuentro de los nietos con sus abuelos, etc., etc.

Por enésima vez se repitió la historia de la defensa de los derechos humanos por el kirchnerismo.

El viernes 8 de agosto, la nieta recuperada Victoria Moyano Artigas participaba de una manifestación en contra de los despidos realizados por la empresa de autopartes Lear, una multinacional de origen norteamericano. La Gendarmería irrumpió en el auto en que viajaba junto a otros compañeros, rompió los vidrios del mismo, tiró gas pimienta dentro del vehículo y finalmente la detuvo junto a Guillermo Pistonesi (presidente del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos), Patricio del Corro (dirigente del PTS) y María Chávez (investigadora del CONICET). Los detenidos fueron llevados al Departamento de Gendarmería de General Pacheco y liberados la noche del mismo día.

¿Cómo es posible que el mismo día que un nieto recuperado era recibido por la Presidenta, otra nieta sufría violencia y prisión a manos de una fuerza de seguridad dependiente de esa misma Presidenta?

La explicación debe buscarse en la naturaleza del kirchnerismo. En 2003, Néstor Kirchner llegó a la presidencia con poco más de un 20 % de los votos emitidos. Sin un aparato nacional, sometido al control de Duhalde, quien fue el padrino de su candidatura, Kirchner debió encarar la tarea de construir apoyo para su política. En este punto se produjo la conexión entre kirchnerismo y derechos humanos. Kirchner vio que levantar la bandera de los derechos humanos le generaba grandes beneficios con un gasto ínfimo de su capital político. En 2003 los militares genocidas de la última dictadura eran cadáveres políticos a los que casi nadie quería defender. En 2003 pegarle a los militares era tarea sencilla, que no acarreaba ninguna consecuencia peligrosa y que, en cambio, vendía mucho entre las capas medias progresistas, ansiosas de defender causas nobles sin tener que poner en riesgo ni sus propiedades ni su integridad física. En pocas palabras, proponer juicios a los militares y reivindicar un setentismo descafeinado era la manera rápida de ganar apoyo entre el progresismo y los intelectuales.

Lo expuesto en el párrafo anterior se refiere al carácter general de la política de derechos humanos del kirchnerismo. No implica negar que dicha política haya tenido algunos aspectos positivos (que fueron, por cierto, producto de la lucha sostenida por décadas por los organismos de derechos humanos). Supone, en cambio, marcar los límites de esta política.

El kirchnerismo restringió el alcance de su política de derechos humanos a las causas derivadas de la dictadura militar de 1976-1983. Su combate contra el terrorismo de Estado tuvo amplias limitaciones. Por ejemplo, no abarcó la acción de la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A) en el período 1974-1975, acción que contó en sus orígenes con el aval de Juan Domingo Perón. Tampoco abarcó las torturas y ejecuciones sumarias cometidas por la policía contra pobres y/o jóvenes. Los “delincuentes comunes” no son aptos para la defensa de los derechos humanos emprendida por el kirchnerismo.

El kirchnerismo procuró captar el apoyo de los organismos de derechos humanos, en especial Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Con algunas concesiones, dinero y otras prebendas, consiguió el apoyo de varios dirigentes, sobre todo de Hebe de Bonafini y de Estela de Carlotto. El kirchnerismo, con poco esfuerzo, logró así una cara amable, a imagen y semejanza de los deseos del progresismo argentino.

Pero la cara amable del kirchnerismo tiene mucho de photoshop.

El caso Lear demuestra que las cosas son un poco diferentes. Los trabajadores de Lear están luchando por la defensa de sus puestos de trabajo. Pocas cosas hay más terribles para un trabajador que el despido. Es cierto que los funcionarios ignoran estas cosas, acostumbrados como están a vivir de los fondos públicos y a almorzar y/o cenar con empresarios. La empresa desoyó varias resoluciones judiciales que la obligaban a reincorporar a los despedidos. Los obreros fueron puestos contra la pared: o luchaban o quedaban en la calle en un contexto de crisis económica.

Los trabajadores de Lear, apoyados por los partidos de izquierda (se entiende, la izquierda clasista, no el progresismo que dice ser de izquierda y mira con desprecio a los trabajadores), fueron reprimidos en varias oportunidades por las fuerzas de seguridad. Para el kirchnerismo, los derechos humanos se aplican hacia el pasado, no en el presente. Por lo menos, no tienen vigencia en el caso de los trabajadores de Lear y de tantos otros lugares.

Es bueno recordar que Lear es una empresa norteamericana. El mismo gobierno que dice luchar contra los “fondos buitres”… pagando hasta el último centavo y más de la deuda externa contraída por los milicos de la dictadura y por el peronismo menemista de los años 90, aplica generosamente palos contra los trabajadores que enfrentan a una corporación norteamericana.

La lucha de los trabajadores de Lear no fue acompañada por los organismos de derechos humanos cooptados por el kirchnerismo. Ni Hebe ni Estela dijeron una palabra a favor de los trabajadores. Tampoco se manifestaron en contra de la detención de Victoria ni de los demás detenidos. Para ellas, la defensa de los derechos humanos quedó congelada en el período de la dictadura. Los apaleados y torturados actuales no merecen una marcha de los jueves. Ese es el precio a pagar por las prebendas que ofrece el kirchnerismo.

No todo es photoshop. Mientras estaba detenida, Victoria fue visitada por Mirta Baravalle, una de las fundadoras de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Mirta, con 89 años, tiene claro que los derechos humanos no son cosa del pasado. También estuvieron presentes Nora Cortiñas y Elia Espen.

El encuentro entre Mirta y Victoria, en una dependencia de Gendarmería, es todo un símbolo. Defender los derechos humanos implica poner el cuerpo y acompañar las luchas de los trabajadores. Es, además, un homenaje a la memoria de tantos compañeros que dieron su vida en la lucha contra el capital.

Porque, guste o no, la dictadura militar fue una ofensiva gigantesca del capital sobre los trabajadores. El kirchnerismo, que se ufana de que las ganancias de los empresarios durante la “década ganada”, nunca se propuso enfrentar a la burguesía. Por eso su política de derechos humanos es una política de photoshop.

Villa del Parque, domingo 10 de agosto de 2014

Anuncios

Un pensamiento en “Kirchnerismo : Los derechos humanos en la era del photoshop, Ariel Mayo

  1. Gracias por permitirme ver la realidad… a veces el photoshop esta tan bien realizado para su objetivo, que no nos damos cuenta que es una mentira, una manipulación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s