Comemos combustibles fósiles: la amenaza de una catástrofe energética

Comemos combustibles fósiles

la-tierra-en-combustibles-fosiles

Dale Allen Pfeiffer
From the Wilderness

Hace algunos meses, preocupado por una declaración hecha en París por el profesor Kenneth Deffeyes de Princeton sobre su inquietud ante el impacto del Pico del Petróleo y del Gas sobre la producción de fertilizantes, le pedí al editor colaborador sobre energía de FTW , Dale Allen Pfeiffer, que comenzara a estudiar lo que el efecto que una escasez de gas natural tendría sobre los costes de producción de fertilizante. Su investigación le condujo a considerar la totalidad de la producción de alimentos en EE.UU. Como EE.UU. y Canadá alimentan a gran parte del mundo, las respuestas tienen implicaciones globales.

Es casi seguro que lo que sigue sea el artículo más aterrador que yo haya leído y ciertamente es el artículo más alarmante que FTW haya publicado jamás. Incluso después de ver que CNN, The Independent en Gran Bretaña y Jane’s Defence Weekly reconocieron la semana pasada la realidad del Pico del Petróleo y del Gas, también vemos cuán poca reflexión real ha sido dedicada a las numerosas crisis que seguirán con seguridad; por lo menos en términos de reflexiones accesibles al público.

El siguiente artículo es tan serio en sus implicaciones que he tomado el paso poco usual de subrayar algunos de sus datos esenciales. Lo hice con la intención de que el lector trate cada pasaje como un hecho separado e increíblemente importante. Cada uno de estos hechos debería ser leído y digerido separadamente para asimilar su importancia. Descubrí que después de leer sobre un hecho, me levantaba y me alejaba hasta ser capaz de volver y leer (in)confortablemente el siguiente.

En total, la investigación y el informe de Dale Allen Pfeiffer confirma las peores sospechas de FTW, y posa serias cuestiones qué hacer a continuación. No deja de ser una de las más importantes el por qué, en un año de elección presidencial, ninguno de los candidatos ni siquiera reconoció el problema. Hasta ahora, está claro que las soluciones para estos problemas, tal vez los más importantes que confronta la humanidad, serán necesariamente encontradas por individuos privados y particulares, independientemente de ayuda exterior o gubernamental. El que la verdadera búsqueda de respuestas ocurra ahora, o una vez que la crisis se haga inevitable, depende únicamente de nosotros.- Michael C. Ruppert]

Los seres humanos (como todos los demás animales) extraen su energía de los alimentos que comen. Hasta el siglo pasado, toda la energía alimenticia disponible en este planeta provenía del sol a través de la fotosíntesis. Uno comía plantas o comía animales que se .alimentaban de plantas, pero la energía del alimento procedía en última instancia del sol.

Hubiese sido absurdo pensar que algún día se acabaría la luz solar. No, el sol era un recurso abundante, renovable, y el proceso de fotosíntesis alimentaba toda la vida en el planeta. También fijaba un límite a la cantidad de alimento que podía ser generado en un momento dado, y por ello establecía un límite al crecimiento de la población.. La energía solar tiene una tasa limitada de flujo hacia este planeta. Para aumentar la producción de alimento, se tenía que aumentar la superficie cultivada, y desplazar a los competidores. No había otro modo de aumentar la cantidad de energía disponible para la producción alimentaria. La población humana creció desplazando todo lo demás y apropiándose de más y más de la energía solar disponible.

La necesidad de expandir la producción agrícola fue una de las causas motivadoras tras la mayoría de las guerras en la historia documentada, junto con la expansión de la base energética (y la producción agrícola es una parte esencial genuina de la base energética). Y cuando los europeos ya no pudieron expandir los cultivos, comenzaron la tarea de conquistar el mundo. Los exploradores fueron seguidos por los conquistadores, los comerciantes y los colonos. Las razones declaradas para la expansión pueden haber sido el comercio, la avaricia, el imperio o simplemente la curiosidad, pero todo tenía que ver básicamente con la expansión de la productividad agrícola. Dondequiera iban los exploradores y los conquistadores, pueden haberse llevado su botín, pero dejaron plantaciones. Y los colonos labraban para desbrozar los suelos y establecer sus propios lares. Esta conquista y expansión continuaba hasta que se agotaba el sitio para más expansión. Por cierto, hasta hoy en día, los terratenientes y los campesinos luchan por recuperar aún más tierras para la productividad agrícola, pero pelean por migajas. En la actualidad, virtualmente toda la tierra productiva de este planeta está siendo explotada por la agricultura. La que queda sin usar es demasiado abrupta, demasiado húmeda, demasiado seca o pobre en nutrientes del suelo. (1)

Justo cuando la producción agrícola no pudo seguir expandiendo mediante el aumento de la superficie, nuevas innovaciones posibilitaron una explotación más exhaustiva de la superficie disponible. El proceso del desplazamiento de “plagas” y de apropiaciones para la agricultura se aceleró con la revolución industrial a medida que la mecanización de la agricultura se aceleró con el desbrozo y el cultivo de suelos y aumentó la cantidad de tierras de labranza que podían ser labradas por una sola persona. Con cada aumento de la producción de alimentos, creció correspondientemente la población humana.

En la actualidad, casi un 40% de toda la capacidad fotosintética basada en los suelos ha sido apropiada por los seres humanos (2). En Estados Unidos distraemos más de la mitad de la energía capturada por fotosíntesis (3). Nos hemos apoderado de todos los bienes raíces de primera calidad de este planeta. El resto de la naturaleza tiene que arreglárselas con lo que sobra. Evidentemente, éste es uno de los mayores factores en las extinciones de especies y en la tensión en el ecosistema.

La revolución verde

En los años cincuenta y sesenta, la agricultura sufrió una transformación drástica de la que se habla comúnmente como de la Revolución Verde. La Revolución Verde condujo a la industrialización de la agricultura. Parte del progreso provino de nuevas plantas alimenticias híbridas, que resultaron en cosechas de cultivos más productivos. Entre 1950 y 1984, a medida que la Revolución Verde transformaba la agricultura en todo el globo, la producción mundial de granos aumentó en un 250% (4). Eso representa un tremendo aumento en la cantidad de energía alimenticia disponible para el consumo humano. Esta energía adicional no provino de un aumento en la luz solar incipiente, ni resultó de la ampliación de la agricultura a nuevas superficies. La energía para la Revolución Verde fue suministrada por combustibles fósiles en la forma de fertilizantes (gas natural), pesticidas (petróleo), e irrigación alimentada por hidrocarburos.

La Revolución Verde aumentó el flujo de energía a la agricultura en un promedio de 50 veces el insumo energético a la agricultura tradicional (5). En los casos más extremos, el consumo de energía por la agricultura ha aumento en cien veces o más (6).

En Estados Unidos, se gasta cada año el equivalente de 400 galones de petróleo para alimentar a cada estadounidense (según datos suministrados en 1994) (7). El consumo de energía agrícola se reparte como sigue:

31% para la producción de fertilizantes inorgánicos..
19% para la operación de maquinaria agrícola.
16% para transporte.
13% para irrigación.
8% para la crianza de ganado (sin incluir el alimento para ganado)
5% para secar la cosecha.
5% para la producción de pesticidas.
8% para usos varios.

Los costes de energía para embalaje, refrigeración, transporte al comercio minorista, y la cocina doméstica no han sido considerados en estas cifras.

Para dar al lector una idea de la intensidad energética de la agricultura moderna, la producción de un kilogramo de nitrógeno para fertilizantes requiere la energía equivalente de entre 1,3 a 1,8 litros de combustible diesel. Esto, sin considerar la carga de alimentación de gas natural (9). Según The Fertilizer Institute (http://www.tfi.org), en el año desde el 30 de junio de 2001 al 30 de junio de 2002, Estados Unidos utilizó 12.009.300 toneladas cortas de fertilizante de nitrógeno (10). Utilizando la cifra baja de 1,4 litros de equivalente de diesel por kilogramo de nitrógeno, esto equivale al contenido energético de 15.300 millones de litros de combustible diesel, o 96,2 millones de barriles.

Desde luego, se trata solo de una comparación aproximada para ayudar a comprender los requerimientos energéticos de la agricultura moderna.

En un sentido muy real, estamos literalmente comiéndonos los combustibles fósiles. Sin embargo, debido a las leyes de la termodinámica, no existe una correspondencia directa entre la entrada y la salida de energía en la agricultura. Hay, de paso, una fuerte pérdida de energía. Entre 1945 y 1994, la entrada de energía a la agricultura se cuadruplicó mientras que el rendimiento de las cosechas sólo se triplicó (11). Desde entonces, la entrada de energía ha seguido aumentando sin un aumento correspondiente en el rendimiento de las cosechas. Hemos llegado a un punto de resultados marginales. Y sin embargo, debido a la degradación de los suelos, las crecientes demandas de control de plagas y los crecientes costes de energía para la irrigación (todo lo cual examinaremos a continuación), la agricultura moderna debe continuar aumentando su gasto de energía sólo para mantener los actuales rendimientos de los cultivos. La Revolución Verde va hacia la bancarrota.

Costes del combustible fósil

La energía solar es un recurso renovable limitado sólo por la tasa de ingreso del sol a la tierra. Los combustibles fósiles, por otra parte, son recursos del tipo almacenado que se pueden explotar a un ritmo casi ilimitado. Sin embargo, a escala humana, los combustibles fósiles no son renovables. Representan un depósito de energía planetaria que podemos extraer a la velocidad que deseamos, pero que en su momento se agotará sin renovarse. La Revolución Verde aprovechó este depósito de energía y lo utilizó para aumentar la producción agrícola.

El uso total de combustible fósil en Estados Unidos ha aumentado en 20 veces en las últimas 4 décadas. En EE.UU. consumimos 20 a 30 veces más energía de combustible fósil per cápita que la gente en los países en desarrollo. La agricultura gasta directamente un 17% de toda la energía utilizada en este país (12). En 1990, utilizábamos aproximadamente 1.000 litros (6,41 barriles) de petróleo para producir el alimento de una hectárea de tierra (13).

En 1994, David Pimentel y Mario Giampietro calcularon la ratio de entrada/salida de la agricultura en 1.4 (14). Por 0,7 kilo-calorías (kcal) de energía fósil consumida, la agricultura de EE.UU. produjo 1 kcal de alimento. La cifra de entrada para esta ratio se basó en estadísticas de la FAO (Organización de Alimentación y Agricultura de la ONU), que consideran sólo fertilizantes (sin incluir la carga de alimentación de fertilizantes), la irrigación, los pesticidas (sin incluir la carga de alimentación para pesticidas, y maquinarias y combustible para las operaciones en el terreno. Otros insumos de energía agrícola no considerados fueron la energía y la maquinaria para secar cosechas, transportar insumos y producciones hacia y desde la granja, la electricidad, y la construcción y mantenimiento de edificios e infraestructuras agrícolas. La suma de cálculos de esos costes de energía redujo la ratio de entrada/salida a 1,15. Sin embargo, esto no incluye el gasto de energía del embalaje, la entrega a los comercios minoristas, la refrigeración o la cocina doméstica.

En un estudio completado posteriormente el mismo año (1994), Giampietro y Pimentel lograron llegar a una ratio más exacta de energía de combustible fósil de la agricultura (16). En este estudio, los autores definieron dos formas separadas de entrada de energía. La energía endosomática y la energía exosomática. La energía endosomática es generada a través de la transformación metabólica de la energía alimenticia en energía muscular en el cuerpo humano. La energía exosomática es generada transformando energía fuera del cuerpo humano, como la quema de gasolina en un tractor. Esta evaluación permitió que los autores consideraran el insumo de combustible sólo por sí sólo y en relación con otros insumos.

Antes de la revolución industrial, virtualmente un 100% de las energías endosomática y exosomática era generado por el sol. Los combustibles fósiles representan ahora un 90% de la energía exosomática utilizada en Estados Unidos y otros países desarrollados (17). La ratio típica exo/endo de sociedades pre-industriales, alimentadas por el sol es de cerca de 4 a 1. Y en Estados Unidos es más que 90 a 1 (18). La naturaleza del modo como utilizamos la energía endosomática también ha cambiado.

La mayor parte de la energía endosomática ya no es gastada para suministrar poder para procesos económicos directos. Ahora, la mayor parte de la energía endosomática es utilizada para generar el flujo de información que dirige el flujo de energía exosomática que impulsa las máquinas. Considerando la ratio exo/endo 90/1 en Estados Unidos, cada kcal de energía endosomática gastada en EE.UU. induce la circulación de 90 kcal de energía exosomática. Por ejemplo, una pequeña máquina a gasolina puede convertir las 38.000 kcal de un galón de gasolina en 8,8 KWh (kilovatios horas), lo que equivale a unas 3 semanas de trabajo de un ser humano (19).

En su refinado estudio, Giampietro y Pimentel establecieron que 10 kcal de energía exosomática son requeridas para producir 1 kcal de alimento entregado al consumidor en el sistema alimentario de EE.UU. Esto incluye el embalaje y todos los gastos de entrega, pero excluye la cocina doméstica) (20). El sistema alimentario de EE.UU. consume diez veces más energía que la energía alimenticia que produce. Esta disparidad es posibilitada por las existencias de combustibles fósiles no-renovables.

Suponiendo una cifra de 2.500 kcal per capita para la dieta diaria en Estados Unidos, la ratio 10/1 se traduce en un costo de 35.000 kcal de energía exosomática per capita por día. Sin embargo, considerando que el rendimiento promedio de una hora de trabajo endosomático en EE.UU.es de cerca de 100.000 kcal de energía exosomática, el flujo de energía exosomática requerido para suministrar la dieta diaria es logrado con sólo 20 minutos de trabajo en nuestro sistema actual.. Desgraciadamente, si se elimina los combustibles fósiles de la ecuación, la dieta diaria requerirá 111 horas de trabajo endosomático per capita; es decir, la actual dieta diaria de EE.UU. requeriría casi tres semanas de trabajo per capita para producirla.

Hablando claro, a medida que la producción de combustible fósil comienza a disminuir dentro del próximo decenio, tendremos disponible menos energía para producir alimentos.

Suelo, tierra de cultivo y agua

La agricultura intensiva moderna es insostenible. La agricultura reforzada por la tecnología ha aumentado la erosión de los suelos, contaminado y extenuado las aguas subterráneas y de superficie e incluso (sobre todo por el aumento del uso de pesticidas) causado serios problemas de salud pública y ecológicos. La erosión de los suelos, el abuso de las tierras de cultivo y de los recursos acuáticos provocan por su parte un uso aún mayor de combustibles fósiles y de productos de hidrocarburos. Hay que aplicar más fertilizantes basados en hidrocarburos, junto con más pesticidas; el bombeo del agua de irrigación requiere más energía; y se utilizan combustibles fósiles para procesar el agua contaminada.

Se requieren 500 años para reemplazar una pulgada de capa superior del suelo (21). En un entorno natural, la capa superior del suelo está compuesta de materia vegetal descompuesta y de roca descompuesta, y está protegida de la erosión por plantas en crecimiento. En el suelo hecho propenso por la agricultura, la erosión reduce la productividad hasta en un 65% por año (22). Antiguas llanuras, que constituyen el granero de Estados Unidos, han perdido una mitad de su capa superior de suelo después de haber sido cultivadas durante unos 100 años. Este suelo se erosiona 30 veces más rápido que la tasa natural de formación (23). Los cultivos de alimentos son mucho más ávidos que los pastos naturales que solían cubrir las grandes llanuras. Como resultado, la capa superior restante contiene cada vez menos nutrientes. La erosión del suelo y el agotamiento de los minerales eliminan cada año nutrientes vegetales por un valor de cerca de 20.000 millones de dólares de los suelos agrícolas de EE.UU. (24). Gran parte del suelo en las grandes llanuras es poco más que una esponja sobre la cual debemos verter fertilizantes basados en hidrocarburos a fin de producir cosechas.

Más de 2 millones de acres de tierra de cultivo se pierden cada año en EE..UU. debido a la erosión, la salinización e inundaciones. Además, la urbanización, la construcción de carreteras, y la industria, arrebatan otro millón de acres anualmente de la tierra de cultivo (24). Aproximadamente tres cuartos del área de tierras en Estados Unidos están dedicados a la agricultura y a la forestación comercial (25). El crecimiento de la expansión humana causa una presión adicional sobre la disponibilidad de tierras. A propósito, sólo una pequeña parte de las tierras de EE.UU. siguen estando disponibles para las tecnologías de energía solar requeridas para apoyar una economía basada en la energía solar. El área terrestre para la producción de biomasa también es limitada. Por este motivo, el desarrollo de la energía solar o de la biomasa tendría que ocurrir a costa de la agricultura.

La agricultura moderna también ejerce presión sobre nuestros recursos acuáticos. La agricultura consume todo un 85% de todos los recursos de agua fresca de EE.UU. (26). Se realiza un uso excesivo de numerosos recursos acuáticos de superficie, especialmente en el oeste y en el sur. El ejemplo típico es el río Colorado, que es desviado hasta convertirse en un hilito cuando termina por llegar al Pacífico. Pero el agua de superficie sólo suministra un 60% del agua usada para la irrigación. El resto, y en algunos sitios la mayor parte del agua para irrigación, proviene de acuíferos de agua subterránea. El agua subterránea es recargada lentamente por la filtración de agua de lluvia a través de la corteza terrestre.. Menos de un 0,1% del agua subterránea almacenada extraída anualmente es reemplazada por las precipitaciones (27).El gran acuífero Ogallala que provee a la agricultura, la industria y el uso doméstico en gran parte de los estados de las llanuras del sur y el centro sufre un uso excesivo de un 160% por sobre su tasa de recarga.. El acuífero Ogallala llegará ser improductivo en algunos decenios (28).

Podemos ilustrar la presión que ejerce la agricultura moderna sobre los recursos acuáticos estudiando una tierra de labranza que produce maíz. Una cosecha de maíz que produce 118 fanegas/acre/año requiere más de 500.000 galones/acre de agua durante la temporada de crecimiento. La producción de una libra de maíz requiere 1.400 libras (o 175 galones de agua (29). A menos que se haga algo para reducir estas tasas de consumo, la agricultura moderna contribuirá a conducir a Estados Unidos a una crisis de agua.

En las últimas dos décadas, el uso de pesticidas basados en hidrocarburos en EE.UU. se ha multiplicado por 33, pero cada año perdemos más cosechas por plagas (30). Es el efecto del abandono de las prácticas tradicionales de rotación de los cultivos. Cerca de un 50% de los suelos dedicados al maíz son utilizados continuamente como monocultivo (31). Esto resulta en un aumento de las plagas del maíz, que por su parte exige el uso de más pesticidas. El uso de pesticidas en los cultivos de maíz se ha multiplicado por 1.000, incluso antes de que se introdujera el maíz genéticamente modificado resistente a los pesticidas. Sin embargo, las pérdidas de maíz se han cuadruplicado (32).

La agricultura intensiva moderna es insostenible. Es dañina para los suelos, agota los suministros de agua y contamina el medio ambiente. Y todo esto requiere más y más uso de combustibles fósiles para bombear agua de irrigación, reemplazar nutrientes, suministrar protección contra plagas, remediar el entorno y para mantener simplemente la producción de cultivos a un nivel constante. Pero este insumo de combustible fósil va hacia un choque frontal con una producción en decadencia de combustible fósil.

Consumo de EE.UU.

En EE.UU., cada persona consume un promedio de 987 kilos de alimentos por persona por año. Esto suministra al consumidor de EE.UU. una entrada diaria de energía promedio de 3.600 calorías. El promedio mundial es de 2.700 calorías por día (33). Todo un 19% de la entrada de calorías de EE.UU. proviene de comida rápida. La comida rápida representa un 34% del consumo total de alimentos del ciudadano promedio de EE.UU. El ciudadano promedio come fuera de casa una de cada cuatro comidas (34).

Un tercio de la entrada calorífica del estadounidense promedio proviene de fuentes animales (incluyendo los productos lácteos), por un total de 363 kilos por persona por año. Esta dieta significa que los ciudadanos de EE.UU. derivan un 40% de sus calorías de grasa – casi la mitad de su dieta (35).

Los estadounidenses son también grandes consumidores de agua. Hace una década, los estadounidenses consumían 1.450 galones/día/capita (g/d/c) de agua, la mayor parte gastada en la agricultura. Tomando en cuenta el aumento pronosticado de la población, el consumo en 2050 es extrapolado a 700 g/d/c, que los hidrólogos consideran como un mínimo para las necesidades humanas (36). Esto, sin considerar la disminución de la producción de combustible fósil.

Para proveer todo este alimento hay que aplicar 0,6 millones de toneladas métricas de pesticidas por año en Norteamérica. Esto es más de un quinto del uso total por año de pesticida en el mundo, calculado en 2,5 millones de toneladas (37). En todo el mundo, se utiliza más fertilizante de nitrógeno por año que lo que puede ser suministrado mediante fuentes naturales. Del mismo modo, el agua es bombeada de los acuíferos subterráneos a un ritmo muy superior al de su recarga. Y los depósitos de importantes minerales, como fósforo y potasio, llegan rápidamente a su agotamiento (38).

El consumo total de energía de EE.UU. es más de tres veces la cantidad de energía solar cosechada en forma de productos cultivados y forestales. Estados Unidos consume un 40% más energía anualmente que la cantidad total de energía solar capturada anualmente por toda la biomasa vegetal de EE.UU. El uso per capita de energía fósil en Norteamérica asciende a cinco veces el promedio mundial (39).

Nuestra prosperidad se basa en el principio de agotar los recursos del mundo lo más rápido posible, sin pensar para nada en nuestros vecinos, en todo el resto de la vida en este planeta, o en nuestros hijos.

Población y sostenibilidad

Si se considera una tasa de crecimiento de un 1,1% por año, se pronostica que la población de EE.UU. se habrá duplicado en 2050. A medida que la población crece, se perderán aproximadamente 0,4 hectáreas de tierra por cada persona sumada a la población de EE.UU. Actualmente, existen 0,7 hectáreas de tierra de labranza disponibles para producir alimentos por cada ciudadano de EE.UU. En 2050, esto disminuirá a 0,24 hectáreas. 0,49 hectáreas por persona se necesitan para mantener los estándares alimenticios actuales (40).

En la actualidad, sólo dos naciones del planeta son importantes exportadores de granos: Estados Unidos y Canadá (41). En 2025, se espera que EE.UU. dejará de ser un exportador de alimentos debido a la demanda interna. El impacto sobre la economía de EE.UU. podría ser devastador, ya que las exportaciones de alimentos ganan 40.000 millones de dólares por año para EE.UU. Es aún más importante que millones de personas en todo el mundo podrían morir de hambre sin las exportaciones de alimentos de EE.UU. (42).

En el interior, 34,6 millones de personas viven en la pobreza según datos del censo de 2002 (43) Y esta cantidad sigue aumentando a un ritmo alarmante. Demasiadas de estas personas no obtienen una alimentación suficiente. Al empeorar la situación, esta cantidad aumentará y Estados Unidos sufrirá un número creciente de muertes por hambre.

Hay algunas cosas que podemos hacer por lo menos para aliviar esta tragedia. Se sugiere que racionalizar la agricultura para eliminar las pérdidas, el desperdicio y la mala administración podría llegar a reducir los insumos de energía para la producción de alimentos a la mitad (35). En lugar de fertilizantes basados en combustibles fósiles, podríamos utilizar estiércol de ganado que hasta ahora es desperdiciado. Se calcula que el estiércol contiene 5 veces la cantidad de fertilizante utilizada cada año (36). Tal vez sería más efectivo si se eliminara por completo la carne de nuestra alimentación (37).

Mario Giampietro y David Pimentel postulan que un sistema alimentario sostenible es posible solo si se cumplen cuatro condiciones:

1. Hay que realizar tecnologías agrícolas sanas desde el punto de vista ecológico.

2. Hay que implementar tecnologías energéticas renovables.

3. Importantes aumentos en la eficiencia energética deben reducir el consumo de energía exosomática.

4. El tamaño y el consumo de la población deben ser compatibles con el mantenimiento de la estabilidad de los procesos medioambientales (38).

Siempre que se cumplan las tres primeras condiciones, con una reducción a menos de la mitad del consumo de energía exosomática per capita, los autores calculan la población máxima para una economía sostenible en 200 millones (39). Varios otros estudios han producido cifras dentro de este nivel. (Energy and Population, Werbos, Paul J. http://www.dieoff.com/page63.htm; Impact of Population Growth on Food Supplies and Environment, Pimentel, David, et al. http://www.dieoff.com/page57.htm).

Ya que la actual población es de más de 292 millones, (40), eso significaría una reducción de 92 millones. Para lograr una economía sostenible y evitar el desastre, Estados Unidos debe reducir su población en por lo menos un tercio. La peste negra durante el Siglo XIV cobró aproximadamente un tercio de la población europea (y más de la mitad de las poblaciones asiáticas e indias), precipitando al continente en una penumbra que tardó costó casi dos siglos en superar (41).

Ninguna parte de esta investigación considera el impacto de la disminución de la producción de combustible fósil. Los autores de todos estos estudios creen que la crisis agrícola mencionada sólo comenzará a afectarnos después de 2020, y que no llegará al punto crítico hasta 2050. El actual pico de la producción global de petróleo (y la subsiguiente disminución de la producción), junto con el pico de la producción de gas natural norteamericano, precipitarán con gran probabilidad esta crisis agrícola mucho antes de lo esperado. Es muy posible que una reducción de la población de EE.UU. en un tercio no sea efectiva para la sostenibilidad, la reducción necesaria sería de más de la mitad. Y, en cuanto a la sostenibilidad, la población global tendría que ser reducida de sus actuales 6.320 millones de personas (42) a 2.000 millones – una reducción de un 68% o sea de más de dos tercios. El fin de esta década podría sufrir sin alternativa una espiral ascendente de los precios de los alimentos. Y la próxima década podría padecer una hambruna masiva a nivel global tal como jamás ha afectado a la raza humana.

Tres alternativas

Considerando la extrema necesidad de una reducción de la población, nos esperan tres alternativas obvias:

Como sociedad podemos concienciarnos de nuestro dilema y tomar conscientemente la decisión de no sumar más gente a nuestra población. Ésta sería la más saludable de nuestras tres opciones: escoger conscientemente y por propia voluntad una reducción responsable de nuestra población. Sin embargo, esto hace caso omiso de nuestro imperativo biológico de procrear. Además se complica por la capacidad de la medicina moderna de extender nuestra longevidad, y por la negativa de la Derecha Religiosa de considerar los temas de control de la población. Y luego, existe un poderoso lobby empresarial para mantener una alta tasa de inmigración a fin de mantener bajo el costo de la mano de obra. Aunque ésta sería probablemente nuestra mejor opción, es la que tiene menos probabilidades de ser preferida.

Si somos incapaces de reducir responsablemente nuestra población, podríamos imponer recortes de la población mediante regulaciones gubernamentales. ¿Precisa decir cuán desagradable sería esta opción? ¿Cuántos de nosotros quisiéramos vivir en un mundo de esterilización obligada y de cuotas de población impuestas por la ley? ¿Con qué facilidad llevaría esto a una selección de la población utilizando principios eugenésicos?

Esto deja la tercera alternativa, que en sí presenta una indescriptible visión de sufrimiento y muerte. Si no reconocemos la crisis que se avecina y no nos decidimos a afrontarla, nos confrontaremos con un morir del que la civilización podría no volver a recuperarse. Probablemente perderíamos más de lo que es necesario para asegurar la sostenibilidad. Ante un panorama letal, las condiciones se deteriorarán tanto que la población humana superviviente sería una fracción insignificante de la población actual. Y esos supervivientes sufrirían el trauma de vivir más allá de la muerte de su civilización, de sus vecinos, sus amigos y sus familias. Esos supervivientes habrán visto como su mundo es aniquilado totalmente.

Lo que tenemos que preguntarnos ahora es ¿cómo podemos permitir que esto ocurra, y qué podemos hacer para impedirlo? ¿Significa tanto para nosotros nuestro actual modo de vida que llegaremos a someternos a nosotros mismos y a nuestros hijos a esta tragedia que se aproxima rápidamente, sólo por unos años más de ostentoso consumo?

Nota del autor

Éste es probablemente el artículo más importante que yo haya escrito en mi vida. Es definitivamente el más aterrador, y la conclusión es la más sombría que haya vislumbrado. Probablemente causará gran desasosiego en el lector; ya me ha afectado a mí. Sin embargo, es importante para nuestro futuro que este trabajo sea leído, comprendido y discutido.

Soy por naturaleza positivo y optimista. A pesar de este artículo sigo creyendo que podemos hallar una solución positiva a las múltiples crisis que nos amenazan. Aunque este artículo podrá provocar una ola de correo agresivo, es simplemente un informe sobre los hechos e información y las conclusiones obvias que se derivan.

—–

NOTAS

1 Availability of agricultural land for crop and livestock production, Buringh, P. Food and Natural Resources, Pimentel. D. and Hall. C.W. (eds), Academic Press, 1989.

2 Human appropriation of the products of photosynthesis, Vitousek, P.M. et al. Bioscience 36, 1986. http://www.science.duq.edu/esm/unit2-3

3 Land, Energy and Water: the constraints governing Ideal US Population Size, Pimental, David and Pimentel, Marcia. Focus, Spring 1991. NPG Forum, 1990. http://www.dieoff.com/page136.htm

4 Constraints on the Expansion of Global Food Supply, Kindell, Henry H. and Pimentel, David. Ambio Vol. 23 No. 3, May 1994. The Royal Swedish Academy of Sciences. http://www.dieoff.com/page36htm

5 The Tightening Conflict: Population, Energy Use, and the Ecology of Agriculture, Giampietro, Mario and Pimentel, David, 1994. http://www.dieoff.com/page69.htm

6 Op. Cit. See note 4.

7 Food, Land, Population and the U.S. Economy, Pimentel, David and Giampietro, Mario. Carrying Capacity Network, 11/21/1994. http://www.dieoff.com/page55.htm

8 Comparison of energy inputs for inorganic fertilizer and manure based corn production, McLaughlin, N.B., et al. Canadian Agricultural Engineering, Vol. 42, No. 1, 2000.

9 Ibid.

10 US Fertilizer Use Statistics. http://www.tfi.org/Statistics/USfertuse2.asp

11 Food, Land, Population and the U.S. Economy, Executive Summary, Pimentel, David and Giampietro, Mario. Carrying Capacity Network, 11/21/1994. http://www.dieoff.com/page40.htm

12 Ibid.

13 Op. Cit. See note 3.

14 Op. Cit. See note 7.

15 Ibid.

16 Op. Cit. See note 5.

17 Ibid.

18 Ibid.

19 Ibid.

20 Ibid.

21 Op. Cit. See note 11.

22 Ibid.

23 Ibid.

24 Ibid.

24 Ibid.

25 Op Cit. See note 3.

26 Op Cit. See note 11.

27 Ibid.

28 Ibid.

29 Ibid.

30 Op. Cit. See note 3.

31 Op. Cit. See note 5.

32 Op. Cit. See note 3.

33 Op. Cit. See note 11.

34 Food Consumption and Access, Lynn Brantley, et al. Capital Area Food Bank, 6/1/2001. http://www.clagettfarm.org/purchasing.html

35 Op. Cit. See note 11.

36 Ibid.

37 Op. Cit. See note 5.

38 Ibid.

39 Ibid.

40 Op. Cit. See note 11.

41 Op. Cit. See note 4.

42 Op. Cit. See note 11.

43 Poverty 2002. The U.S. Census Bureau. http://www.census.gov/hhes/poverty/poverty02/pov02hi.html

35 Op. Cit. See note 3.

36 Ibid.

37 Diet for a Small Planet, Lappé, Frances Moore. Ballantine Books, 1971-revised 1991. http://www.dietforasmallplanet.com/

38 Op. Cit. See note 5.

39 Ibid.

40 U.S. and World Population Clocks. U.S. Census Bureau. http://www.census.gov/main/www/popclock.html

41 A Distant Mirror, Tuckman Barbara. Ballantine Books, 1978.

42 Op. Cit. See note 40.

http://www.fromthewilderness.com/free/ww3/100303_eating_oil.html

© Copyright 2004, From The Wilderness Publications, http://www.copvcia.com. All Rights Reserved. May be reprinted, distributed or posted on an Internet web site for non-profit purposes only.

Anuncios

El rectorado nazi de Martin Heidegger

El rectorado del filósofo Martin Heidegger

Laura Ibarra

heideggerandnazis11

Uno de los capítulos más polémicos en la historia de la filosofía del presente siglo es, sin duda, la relación del filósofo alemán Martin Heidegger en el tiempo en que fungió como rector de la Universidad de Friburgo. El gran pensador, que se concebía a sí mismo como heredero de la filosofía griega, asumió el cargo el 27 de abril de 1933. Cuatro días más tarde ingresaba al Partido Nacionalsocialista. Con ello empezaba una relación que hasta en la actualidad es objeto de controversia, especialmente en Francia y Alemania.

Entre las acciones más polémicas del destacado filósofo se encuentra el discurso pronunciado al tomar el cargo. En Friburgo, como en otras universidades, este discurso no tiene gran trascendencia, pues obedece más a las tradiciones académicas del alma mater que a la exposición de ideas que sobrevivan más allá del día de su exposición. Pero Heidegger ya era en ese tiempo un filósofo bastante conocido. Su libro, El ser y el tiempo, publicado en 1927, le había ganado mucho prestigio, por lo que sus palabras eran esperadas con una enorme expectativa. Además, el discurso del rectorado se pronunciaría pocos días después de que los nazis tomaron el poder.

Heidegger leyó un texto que lleva la marca habitual de la dificultad de la filosofía y el lenguaje de su autor y que, por lo tanto, es difícil interpretar. En 1983, su hijo, Hermann Heidegger, lo reeditó y añadió notas que pretendían demostrar que su pensamiento no tenía coincidencias con la doctrina nacionalsocialista. Pero ésta no es una opinión que compartan los especialistas. Historiadores y filósofos creen encontrar aquí una prueba de que Heidegger era un partidario entusiasta del movimiento nazi.

Entre las obras publicadas al respecto, la más polémica ha sido el libro de Víctor Farías, chileno, docente de la Universidad de Berlín, que, después de un análisis meticuloso y de valorar innumerables textos y documentos históricos, sostiene que Heidegger era ya desde sus primeros escritos un antisemita, ultranacionalista y partidario de muchas ideas que los nazis incluirían en su programa.

Libre de toda duda es el intento de Heidegger por acercarse al régimen nacionalsocialista durante el tiempo en que ocupó la rectoría de la Universidad de Friburgo. En las semanas posteriores al discurso del rectorado, Heidegger introdujo reformas que se inspiraban en lo que el régimen propagaba. Por ejemplo, decidió no convocar más al consejo para resolver problemas, pues consideraba a éste una estructura superada y caduca, incapaz de dar nuevos impulsos. En este mismo espíritu, Heidegger envió a Hitler un telegrama en el que le hacía la recomendación de uniformar a las universidades y someterlas al control directo del partido. Según él, había que acabar con la estructura de la asociación de universidades que recordaba un sistema parlamentario y reorganizada de acuerdo con el Führerprinzip.

En discursos y acciones, Heidegger continuó mostrando su apoyo y entusiasmo por el movimiento nacionalsocialista. En la festividad del primero de mayo pidió a los profesores participar en la manifestación de adhesión al régimen, “como lo ordena el momento presente”. Para motivar su asistencia les señalaba: “La construcción de un nuevo mundo espiritual para el pueblo alemán se convertirá en la tarea más importante de la universidad alemana. Constituye un trabajo nacional del más alto rango y significado”.

En estos mismos días, Heidegger envió una calurosa felicitación a Robert Wagner, quien había sido nombrado Reichsstatthalter. El texto dice: “Lleno de alegría por su nombramiento como Reichsstatthalter, el rector de la Universidad de Friburgo de Brisgovia saluda al Führer del distrito fronterizo de su tierra natal con un Sieg Heil de combate. Firmado Heidegger”.

Este telegrama estaba dirigido al que era responsable del decreto antijudío de Baden por cuya causa fueron destituidos varios profesores de la Universidad de Friburgo, entre ellos se encontraban profesores y jubilados, a los que en realidad ya no hacía ninguna falta destituir. Entre los profesores no arios afectados por esta determinación se encontraba su predecesor y maestro Edmund Husserl.

Significativo es, además, la eliminación de la dedicatoria de su gran obra El ser y el tiempo, en la segunda edición. Cuando se publicó por primera vez, antes de la llegada de los nazis al poder, el texto estaba dedicado a Husserl, pero cuando el libro se volvió a editar, apareció sin la dedicatoria. Terminada la guerra, Heiddeger explicó en un escrito dirigido al presidente del comité de depuraciones que el editor así se lo había exigido y que él lo había aceptado con la condición de que la “auténtica dedicatoria” que se encontraba en la página 38, quedase como está. Lo que sucedió.

La relación entre Heidegger y Husserl, quien era judío, es especialmente objeto de análisis. Se sabe que el primero prohibió a su reconocido y anciano maestro el uso de la biblioteca de la Universidad; el historiador Hugo Ott no ha encontrado pruebas definitivas de que haya sido así. Sin embargo, parece que Husserl lo percibió de ese modo. Por ejemplo, Golo Mann lo sostiene en sus memorias, cuando narra cómo se produjo la ruptura entre él y su director de tesis, el filósofo Karl Jaspers. Mann, como gesto para evitar la ruptura, le envió un ramo de flores y le pidió aceptar su visita, pero el filósofo reaccionó bruscamente: “No deseaba mi visita y mis flores le recordaban a aquellas enviadas por Heidegger a su maestro Edmund Husserl el mismo día en que, en su calidad de rector de la Universidad de Friburgo, le había prohibido el uso de la biblioteca”.

Existen muchos testimonios del enorme dolor que le causó al anciano Husserl la ingratitud de Heidegger, después de una amistad que se había fortalecido a partir de 1918 y que abarcaba a su respectivas familias, sobre todo a las esposas de ambos. Cuando la ley del 6 de abril de 1933 decretaba “la limpieza de judíos” de las universidades, y se le comunicó a Husserl su “cese”, quien, como se mencionó, ya estaba jubilado, éste escribió que esto había sido la peor ofensa recibida en su vida.

En una carta en que Husserl hace un balance de su filosofía y la evolución de sus discípulos, escribe: “…Pero con otros he tenido que pasar por experiencias personales muy desagradables: la última y la que más me ha afectado ha sido mi experiencia con Heidegger, y digo la que más me ha afectado, porque deposité toda mi confianza (de un modo que ahora ni yo mismo comprendo muy bien) no sólo en su talento, sino también en su carácter”. Desde luego, Heidegger no asistió a la ceremonia fúnebre de Husserl, en abril de 1938, ni envió ninguna condolencia a sus familiares.

Entre las actividades del rector se encontraba extender cartas de recomendación o de evaluación para algunos candidatos a ciertas cátedras. Heidegger era bastante estricto cuando se trataba de calificar los méritos académicos, pero durante su puesto como rector la posición política pasó a ser determinante. Hubo dos casos que han ocupado especialmente la atención de los historiadores, quienes los interpretan como una clara prueba de sus actitudes nacionalsocialistas.

En una carta de recomendaciones sobre una solicitud de Eduard Baumgarten, Heiddeger hace uso del lenguaje nacionalsocialista para difamar a alguien que seguramente no era de sus simpatías: “Mientras estuvo aquí [es decir, en Friburgo], Baumgarten lo fue todo menos nacionalsocialista. Tanto por afinidad como por su actitud intelectual procedía de un círculo de intelectuales demócratas y liberales de Heidelberg en torno a Max Weber. Después de fracasar conmigo, entró en estrecho contacto con el judío Fraenkel, antes profesor en Gotinga y ahora expulsado de aquí”.

Eduard Fraenkel fue hasta 1933 profesor titular de Filología Clásica en la Universidad de Friburgo, por lo que la fórmula “el judío Fraenkel” evidentemente tiene un carácter antisemita. Pero aún más escandaloso fue el llamado “caso Staudinger”. En una conversación entre Heidegger y el referente para las instituciones de enseñanza superior, Fehrle, se mencionó que el químico Hermann Staudinger, quien más tarde recibiría el premio Nobel, era pacifista. Una de las pruebas esgrimidas era un artículo que Staudinger había publicado en un periódico, en 1917, en el que concluía diciendo: “Una futura guerra podría acarrear una destrucción insospechada y, en esta situación, la cuestión de una paz verdaderamente duradera se aparece ante toda la humanidad como una tarea que debe ser resuelta hoy, y no más tarde, si los pueblos civilizados no quieren caer bajo la amenaza de la aniquilación”.

Cuando Heidegger tuvo conocimiento de que Staudinger, durante su estancia en la universidad técnica de Zurich, había solicitado la ciudadanía suiza sin haber renunciado a la alemana, recomendó al Ministerio su despido. Sin embargo, los hechos tuvieron un curso inesperado. El Ministerio efectivamente le pidió a Staudinger su renuncia, en una forma bastante humillante para el químico, pero cuando éste solicitó su despido se lo negó. Como las acusaciones, según el Ministerio, se basaban en acontecimientos que se remontaban muy atrás, la solicitud de destitución sólo “se verificaría efectivamente si volvieran a surgir nuevas sospechas”. Esta política demostraba que el Ministerio no estaba dispuesto a seguir ciegamente las disposiciones de Heidegger y que prefería tener a Staudinger en sus manos y, en caso necesario, poder chantajearlo.

La actuación de Heidegger en la rectoría de la Universidad de Friburgo fue tan lamentable debido a su ciega adhesión al régimen criminal de los nacionalsocialistas. El prelado Josef Sauer, vicerrector nominal de la Universidad en el mandato de Heidegger, escribió en su diario, el 22 de agosto de 1933: “Y es ese loco de Heidegger el que nos ha hecho esto, ése a quien hemos elegido rector para que nos trajera a la Universidad una nueva espiritualidad. ¡Qué ironía! De momento no podemos hacer otra cosa que confiar en que el resto de las universidades alemanas, sobre todo las prusianas, no nos sigan en este paso hacia el abismo por mucho que se les comunique a ello; de ese modo, esta rareza de Baden será pronto eliminada del mapa”.

Sin embargo, poco antes de cumplir un año en la rectoría, Heidegger presentó su renuncia. La pregunta que constituye el eje de la discusión es: ¿qué motivos tuvo este profundo pensador para colaborar con un régimen que desde sus inicios no ocultó su esencia criminal? Quienes justifican su actitud afirman que el filósofo tenía un sincero deseo de mejorar la situación caótica en que habían caído las universidades alemanas, primero a través de la rectoría en Friburgo y más tarde mediante la Junta de Rectores Alemanes. Y, en efecto, en la República de Weimar, como se conoce en Alemania el período entre el final de la primera guerra y la toma del poder de los nacionalsocialistas, el desempeño académico de las universidades había descendido. Heidegger compartía con muchos académicos la necesidad de un orden más estricto y una voluntad de renovación.

Pero otros autores afirman que Heidegger tenía una razón muy personal, más poderosa que este deseo de mejoramiento académico. Esperaba convertirse en el Fuhrer del Fuhrer, es decir, en el filósofo del movimiento nazi. Sin embargo, los nacionalsocialistas siempre recibieron sus ideas con escepticismo y aunque advirtieron algunas coincidencias entre la doctrina nazi y la filosofía de Heidegger, se percataron de que éstas eran superficiales. El ministro Wacker sostenía, por ejemplo, que Heidegger tenía un “nacionalismo privado”, que no compartía ideas del programa del partido y que no se fundamentaba en la ideología racista. Después de que sus intentos por convertirse en el filósofo guía del régimen encontraban muy poca respuesta en el mando nazi, Heidegger experimentó una profunda decepción. Uno de sus biógrafos afirma que Heidegger sólo tenía un valor decorativo para el Partido Nacionalsocialista. Tras su renuncia, Heidegger prefirió el aislamiento. En este tiempo, escribió “contribuciones a la filosofía”, que, según el doctor Poggeler, uno de los más profundos conocedores de su filosofía, representa su verdadera obra maestra.

Después de la guerra, los aliados se preocuparon por desnazificar las universidades alemanas, como una medida para evitar que en el futuro resurgiera el movimiento que había originado la mayor catástrofe del siglo. La actividad política de cada profesor en los años del gobierno nacionalsocialista fue puesta bajo la lupa. Luego de un análisis más o menos riguroso se decidía si podía continuar trabajando en la Universidad. A Heidegger, en seguida de la valoración de su caso, le fue negado el reingreso a la vida académica.

En los años posteriores al conflicto, el filósofo evitó referirse a su labor de rector. Públicamente nunca reconoció sus errores ni se distanció de sus simpatías por los nazis. Después de analizar los archivos en Berlín, Víctor Farías pudo comprobar que hasta el final de la guerra Heidegger pagó sus cuotas como miembro del partido. Al inicio de los años sesenta, el filósofo ofreció una entrevista al semanario alemán Der Spiegel para aclarar su comportamiento; sin embargo, en sus respuestas no se distanció de su posición de aquel entonces ni manifestó arrepentimiento.

Las dificultades para valorar y entender la actitud de Heidegger residen en la gran cantidad de documentos, escritos y cartas que aún permanecen en archivos, fuera del alcance de los historiadores. Incluso el archivo mismo de Heidegger es una fuente bastante restringida. Quienes recibieron del filósofo la misión de administrar su archivo, lo han considerado su patrimonio personal, al que no debe tener acceso la opinión pública. Así que para formular un juicio definitivo habrá que esperar los resultados de futuras investigaciones que ofrezcan más información sobre el quehacer político del distinguido filósofo.