Zarpazo a la democracia en Brasil

Por Juan Raúl Ferreira

(Juan Raúl Ferreira Sienra (nacido en 1953) es un político, escritor y periodista uruguayo)

religion

Nos equivocamos, desde mi punto de vista, si creemos que lo ocurrido en Brasil, se limita a la suspensión de una Presidenta para luego echarla “legalmente” y sustituirla por otro. Más allá de mi apreció personal y admiración política por Dilma Rousseff y por su mentor Lula Da Silva, voy a escribir lo que no se nos dice del tema.

Me va a ser difícil desdoblarme y dejar un lado mis afectos y analizar fríamente los hechos. Haré todo lo posible: sin olvidar los afectos. Porque cuando en Uruguay se torturaba, Lula , un modesto líder sindical que nos abrió las puertas de su casa y su corazón. No solo nos alojaba sino que , aún con dictadura allí, íbamos con Diego Achard a Sao Paolo, él nos conseguía para ver al Cardenal Evaristo Arns y líderes democráticos de TODOS los Partidos que luchaban por la democracia.

Pero vayamos a los hechos. El Parlamento Brasileño transcurrió ya tres etapas en el juicio de Dilma Rousseff. El informe de la Comisión de Diputados y la decisión de inicio del “juicio” por parte del Senado.

Hay problemas de forma y fondo que llevan a pensar en esto como algo más parecido a un atentado a las Instituciones, de forma y fondo, que en un juicio político constitucional. Veamos primero los de forma.

El inicio, como dijimos fue en la comisión de la Cámara, cuya resolución, por cierto no es vinculante. La Comisión estaba integrada por 65 legisladores que se manifestaron 38 a favor y 27 en contra. De los 38 que votaron si, 37 están indagados por la justicia en grado de imputados por delitos vinculados a sobornos. Ellos son pes, los Jueces de la moral de Dilma contra quien hasta la fecha no recae acusación alguna de haber cometido un delito. El informe no tipifica ni un solo delito supuestamente por la Presidenta. No es una opinión, es un hecho.

En el Pleno de la Cámara de Representantes se votó por 367 votos a 137 , 7 abstenciones y 2 uasentes. El Presidente de la Cámara, acusado por la Corte de Justicia por corrupción, pidió hace un par de semanas apoyo de Dilma que se negó a encubrir al delito y a quien lo cometió. La Prensa informa que terminada la sesión se manifestó “feliz” por el “castigo” a la Presidenta. En Televisión sus expresiones se asemejaban más a un hincha saliendo de un partido del fútbol que un estadista en medio de una crisis institucional.

Ahora lo que NO DICE LA GRAN PRENSA, es que YA FUE PROCESADO por recibir un soborno de 5:000.000 de dólares y sigue imputado por 4 delitos de igual gravedad. Ni que habló de “revancha” en sus declaraciones previas a la votación.

Quizás estas palabras fueron las más sinceras de su actuación. La propia Dilma en la conferencia de Prensa que ofreció al otro día, cuando su sola presencia exhibió una asombrosa dignidad y serenidad de juicio dijo que “Eduardo Cunha manejó la sesión a su capricho.”

Y así fue. Originalmente impuso la norma de que cada diputado gozaba de 10 segundos para solamente manifestar su voto por si o por no. Comenzó la votación con un Estado del Norte y otro del Sur, y dentro de cada uno, los legisladores electos por el mismo por orden alfabético. Son estos estados aquellos donde Dilma tuvo menos apoyo en la elección Nacional. Sin embargo no puso obstáculo en que cada uno se despachara con su discurso. HASTA que aparecieron los primeros votos a favor de la Presidenta. Ahí se les prohibió fundar el voto.

Detengámonos un segundo más sobre esto de los fundamentos de voto. Ni uno solo, repito, ni uno solo al votar por sí, habló sobre de qué se acusaba a Dilma. Una novela de Kaflka: culpable. ¿De qué? Ah, averigüe, porque se va a tener que defender. En cambio en clara violación a la Ley, la Constitución y a la DEMOCRACIA, que era la que estaba en el banquillo de los acusados: cito algunos fundamentos de votos contra Dilma “voto contra el comunismo por SI.” “Voto por SI contra el PT, contra Lula y todos los izquierdistas” (sic.)

Casi estuve tentado de no citar uno de los fundamentos porque si me perdonan la expresión, me causa bastante malestar moral, la palabra que me sale del alma prefiero no decirla. El diputado Jair Bolsonaro dedicó su voto al militar que durante la dictadura torturó a Dilma “a la memoria del Coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, el temor de Dilma Rousseff ,el ejército de Caxias, por las Fuerzas Armadas,” mientras su hijo, también diputado, detrás suyo así gestos de “adiós a la democracia, vivan las FFAA” y de noche agregó en su tweeter “ojalá haya llorado y vuelva a tener miedo, como tuvo cuando la torturaron, por lo que le pueda pasar.”

Olvidemos el copamiento del recinto por parte de las “barras bravas” que impidieron a todos los legisladores llegar al atril desde donde en el parlamento de Brasil suelen hablar y votar.

Así se votó. Lo del Senado será una mera formalidad porque solo bastaba la mayoría simple. Y ahora Dilma va a seguir su batalla porque no es persona que se entrega así nomás, antes de ayer dijo “Voy hasta el fin del proceso, Me voy a defender en el Senado. Esto no es el principio del fin. Es el inicio de la lucha.”

No deja de ser curioso que los Senadores, ahora “Jueces” en esta instancia “legal” ya han anunciado su voto antes escuchar la Defensa de Dilma. ¿Justicia Constitucional esto?

El tema de fondo, es el que abordará durante el llamado juicio político. ¿De qué se le acusa? Aunque muchos se sorprendan: no tiene nada que ver con el escándalo de Petrobrás. Nada que ver con desvíos de fondos. Nada que ver con haberse quedado con un peso ajeno. Se le acusa de haber disimulado por imagen de su gobierno el nivel del déficit. Hecho este que todos sabemos que hay mil modos de medir. La observación del Tribunal de Cuentas que no buscaba este escándalo de dimensiones institucionales donde por primera vez una Presidenta o Presidente sería destituido sin haber cometido delito alguno, fue aprobada hace meses. De hecho por unos poquitos votos. Empate virtual. ¿Saben cual es la costumbre en Uruguay cuando el TC observa un gasto: reiterarlo, todos los gobiernos de todos los Partidos. En Brasil, por una observación contable, manosean las instituciones y quieren echar a la Presidenta.

Todo “en aras de la transparencia y en especial, de la lucha contra la corrupción en el escándalo de Petrobrás.” En los 34 volúmenes de informe de la Comisión del Parlamento acusando a Dilma la palabra PETROBRAS no figura. Ni al pasar. En cambio quien asumirá cuando Dilma deje el cargo a la fuerza, Temer, será sometido el mismo día que asuma a juicio político. No fruto de una conspiración, sino de un pedido de la SCJ “como persona física y jurídica”, vinculados al caso Petrobras.

Anoche Todo Noticias de Argentina no transmitió el mensaje de la Presidenta. Dijo “destituida por el escándalo de Petrobrás.” dos flagrantes mentiras de quienes monopolizan la Información. NI hablar de CNN, que hoy compite con TN por la compra de Telefé. Sí hizo un reportaje exclusivo al restaurador de la estabilidad que inicia su gestión con Juicio Político por sobornos millonarios. ¿Puede ser que no haya una conspiración en esto…? MMM No creo. Estoy seguro que el delito de Dilma fue , junto a Lula sacar 40 millones de gente pobre y elevarla a la clase media.

Espero haber aportado cosas que el lector o la lectora no conociera. Y esa frase de Dilma sobre el comienzo de la lucha me recuerda la de se un ser muy querido que decía “La lucha empieza todos los días por lo tanto, también empieza mañana.” (WFA 1987).

Anuncios

Un pensamiento en “Zarpazo a la democracia en Brasil

  1. Estimado Juan Raúl, gracias por tu aporte. Creo que el principal mentor (los mentores) de este circo de horrores anti-democrático es el Supremo Tribunal, que, juntamente con el vice-presidente, Temer, usó la cámara de diputados, en este momento con una mayoría de gente acusada de todo tipo de delito, que va desde robo hasta asesinatos para seguir con un proceso de impeachment de la presidenta. El congreso es un instrumento interesante para los jueces, articulados con los empresarios y los medios de comunicación, en su mayoría de los propios empresarios y congresistas. Es un movimiento neo-liberal, de derecha, que pretende devolver el poder a los pocos de siempre. Reducir las desigualdades, educar para la democracia, son medidas necesarias y urgentes. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s