Un hecho vergonzoso en la universidad pública uruguaya

Una decisión que se veía venir.
por Federico Diano
3 de mayo de 2016

religion

El fracaso de la radio de la Universidad de la República (UdelaR) en todos estos años bajo la dirección del Lic. Oscar Orcajo queda evidenciado por la baja audiencia que tiene la emisora, y por la grilla de programas, integrada casi en su totalidad por programas musicales: cada 24 hs de aire emiten —siendo generosos— 16 hs de música. Y esto es la radio de la UdelaR hoy: una radio independiente, plural y contestataria, pero de música (?); y con poca audiencia, siendo además La Hora Verde (LHV) el programa más escuchado de la emisora.
Como uno de los integrantes del programa allá por 2012, 2013 y un poco de 2014, recuerdo que el Sr. Director nos generaba todo tipo de dificultades, llegando incluso a suspender algún programa en vivo minutos antes de la salida al aire, con todo lo que esto implicaba, pues habíamos trabajado una semana para producir el programa; y desde luego que lo pudimos haber hecho mal, o quizás bien, pero de algo estoy seguro, lo hacíamos lo mejor que podíamos, como lo hacen los compañeros que están ahora, invirtiendo su tiempo y su energía de forma totalmente voluntaria; y creo que esto de por sí merece aunque sea un mínimo de respeto, un mínimo de consideración, algo que el Sr. Director desconoció en reiteradas ocasiones —como ahora, echándolos por mail y sin argumentos sólidos—.
LHV es también el programa de la radio de la Universidad de la República que más contacto tiene con la propia Academia, y en particular con las áreas que competen al Medio Ambiente, tanto en lo científico, como social, cultural y económico. Así como también con integrantes de la sociedad civil involucrados en la temática, dándole así, voz a quienes no la tienen, un principio fundamental de LHV y de cualquier medio que se precie de independiente y plural, tal como se define la propia radio de la Universidad, y cuyo director no se cansa de proclamar en cada una de sus columnas radiales; claro que solo son principios que aplican en la teoría y en la letra, pues en la práctica vemos que ocurre todo lo contrario.
LHV es sin dudas un programa ecologista, pero de rigor científico, en el que han participado actores nacionales e internacionales de renombre y de no renombre; y que representa a gran parte de la sociedad uruguaya, porque sin ir más lejos, y tal cual lo ha expresado en reiteradas oportunidades el fiscal Enrique Viana, nuestra Constitución es una Constitución ecologista. Es decir que una radio de carácter público que además se sustenta económicamente gracias a lo público (a través de nuestros impuestos) no puede dejar afuera a un programa que representa los ideales de la propia Nación: la protección del Medio Ambiente es de interés general. Involucrando para este objetivo de comunicación, a la Academia y a la sociedad civil.
Los uruguayos nos quedamos hoy con una voz diferente menos, que aunque no sea masiva es una forma de pensar distinto que nos enriquece, y nos quedamos con una forma menos de construir un país de primera, porque con ideas como estas, basadas en la censura, en la anti democracia y en la ignorancia, no hacemos más que retroceder como país y como sociedad.
La tristeza de todo este acontecimiento es que no proviene de un medio privado, proviene nada más y menos que de la Universidad de la República. ¿Son estos los intereses que la Universidad debe defender? ¿Es este el país que la Universidad quiere construir?
P.D.: al Sr. Director de la radio nunca le gustó LHV, en cada nueva temporada quería suspender el programa, nunca pudo, hasta ahora. Al Sr. Director le molestaba muchísimo (se ponía hasta colorado) que entrevistáramos al director de la cátedra de ecología y ciencias ambientales de la UdelaR, el Prof. Ing. Agr. Daniel Panario; que entrevistáramos al fiscal Enrique Viana; y nuestra postura en contra de Aratirí, estoy seguro que le hubiera encantado que habláramos a favor de la minera, pero no lo hicimos, ni antes ni ahora, y eso ya es un mérito para retirarse con la frente en alto.
¡Arriba muchachos! Voy a extrañarlos, pero más voy a extrañar las voces de esos uruguayos de a pié que sufren las consecuencias de un desarrollo a costas de lo que sea.
Un gran abrazo para todos aquellos que nos acompañaron en todo este tiempo.
Federico Diano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s