Edgardo Lander: Ante la crisis de Venezuela la izquierda carece de crítica

Entrevista al sociólogo venezolano Edgardo Lander.

religion

Edgardo Lander no es sólo un académico, profesor titular de la Universidad Central de Venezuela e investigador asociado del Transnational Institute. Es una persona vinculada desde hace años a los movimientos sociales y a la izquierda en su país. Desde ese lugar, afirma que el apoyo incondicional de las izquierdas de la región al chavismo reforzó las tendencias negativas del proceso. Sostiene que las izquierdas a nivel global no han tenido “capacidad de aprender”, que terminan respaldando un “gobierno de mafias” como el de Nicaragua, y que cuando “colapse el modelo venezolano” es posible que simplemente “miren para otro lado”.

–Hace tres años caracterizaste la situación en Venezuela como la “implosión del modelo petrolero rentista”. ¿Ese diagnóstico sigue vigente?

-Lamentablemente, los problemas que pueden caracterizarse como asociados al agotamiento del modelo petrolero rentista se han acentuado. El hecho de que Venezuela ha tenido 100 años de industria petrolera y de estadocentrismo girando en torno a cómo se reparte la renta ha conformado no sólo un modelo de Estado y de partido, sino también una cultura política e imaginarios colectivos de Venezuela como un país rico, de abundancia, y la noción de que la acción política consiste en organizarse para pedirle al Estado. Esa es la lógica permanente. En el proceso bolivariano, a pesar de muchos discursos que aparentaban ir en la dirección contraria, lo que se hizo fue acentuar esto. Desde el punto de vista económico se acentuó esta modalidad colonial de inserción en la organización internacional del trabajo. El colapso de los precios del petróleo simplemente desnudó una cosa que era evidente, cuando uno depende de un commodity cuyos precios necesariamente fluctúan.

–Las críticas a la situación de la democracia en Venezuela se han acentuado tras la asunción de Nicolás Maduro. ¿Por qué es así? ¿Cómo se compara con la situación bajo el gobierno de Hugo Chávez?

-Primero hay que tomar en cuenta qué fue lo que pasó en el tránsito de Chávez a Maduro. Yo soy de la opinión de que la mayoría de los problemas con los que nos encontramos hoy son problemas que venían acumulándose con Chávez. Los análisis de parte de la izquierda venezolana que reivindican la época de Chávez como la época de gloria, en la que todo funcionaba bien y de repente aparece Maduro como un incompetente o un traidor, son explicaciones demasiado maniqueas y que no permiten desentrañar cuáles son las lógicas más estructurales que llevan a la crisis actual. El proceso venezolano, por decirlo muy esquemáticamente, siempre estuvo sustentado sobre dos pilares fundamentales: por un lado, la capacidad extraordinaria de Chávez de comunicar y de liderazgo, que generó una fuerza social; por otro lado, precios del petróleo que llegaron en algunos años a más de 100 dólares el barril. En forma casi simultánea, en 2013, estos dos pilares colapsaron: murió Chávez y los precios del petróleo se vinieron abajo. Y el emperador quedó desnudo. Quedó claro que esto tenía un alto grado de fragilidad, por depender de cosas de las cuales no se podía seguir dependiendo. Además, hay diferencias muy importantes entre el liderazgo de Chávez y el de Maduro. Chávez era un líder con capacidad de dar orientación y sentido, pero también tenía un extraordinario liderazgo dentro del gobierno bolivariano como tal, de manera que cuando él decidía algo, esa era la decisión. Eso genera falta de debates y muchos errores, pero genera también una acción unitaria, direccionada. Maduro no tiene esa capacidad, nunca la ha tenido, y ahora en el gobierno cada quien jala por su lado. Por otra parte, durante el gobierno de Maduro ha habido un incremento de la militarización, quizá porque Maduro no viene del mundo militar, entonces para garantizar el apoyo de las Fuerzas Armadas tiene que incorporar a más integrantes de las Fuerzas Armadas y darles más privilegios. Se han creado empresas militares, actualmente la tercera parte de los ministros y la mitad de los gobernadores son militares, y están en lugares muy críticos de la gestión pública, donde ha habido mayores niveles de corrupción: la asignación de divisas, los puertos, la distribución de alimentos. El hecho de que estén en manos de militares hace más difícil que sean actividades transparentes, que la sociedad sepa qué es lo que está pasando.

–¿Qué sucedió con los procesos de participación social que promovieron los gobiernos bolivarianos?

-Hoy en Venezuela hay una desarticulación del tejido de la sociedad. Después de una experiencia extraordinariamente rica de organización social, de organización de base, de movimientos en relación a la salud, a las telecomunicaciones, a la tenencia de la tierra urbana, a la alfabetización, que involucró a millones de personas y generó una cultura de confianza, de solidaridad, de tener la capacidad de incidir sobre el propio futuro, uno suponía que en momentos de crisis habría capacidad colectiva de responder, y resulta que no. Por supuesto, hablo en términos muy gruesos, hay lugares donde hay mayor capacidad de autonomía y autogobierno. Pero en términos generales se puede decir que la reacción que se vive hoy es más en términos competitivos, individualistas. De todos modos, creo que quedó una reserva que en algún momento puede salir a flote.

–¿Por qué no pudo mantenerse esa corriente de participación y organización?

-El proceso estuvo atravesado desde el principio por una contradicción muy seria, que es la contradicción entre entender la organización de base como procesos de autogestión y de autonomía, de construcción de tejido social de abajo hacia arriba, y el hecho de que la mayor parte de estas organizaciones fueron producto de políticas públicas, de promoción desde arriba, desde el Estado. Y esa contradicción se jugó de manera diferente en cada experiencia. Donde había experiencia organizativa previa, donde había dirigentes comunales, había una capacidad de confrontar al Estado; no para rechazarlo, sino para negociar. Además, a partir de 2005 hay una transición del proceso bolivariano desde algo muy abierto, desde un proceso de búsqueda de un modelo de sociedad diferente al soviético y al capitalismo liberal, a tomar ya la decisión de que el modelo es socialista, y a una interpretación del socialismo como estatismo. Hubo mucha influencia político-ideológica cubana en esta conversión. Entonces estas organizaciones ya empiezan a ser pensadas en términos de instrumentos dirigidos desde arriba, y empieza a consolidarse una cultura estalinista en relación a la organización popular. Y eso le ha dado obviamente mucha precariedad.

–¿Cómo es la situación de la democracia en términos liberales?

-Obviamente es mucho más grave [durante el gobierno de Maduro], y es más grave porque es un gobierno que ha perdido muchísima legitimidad y que tiene niveles crecientes de rechazo por parte de la población. Y la oposición ha avanzado significativamente. El gobierno tenía hegemonía de todos los poderes públicos hasta que perdió aparatosamente las elecciones (parlamentarias) en diciembre de 2015. Y a partir de allí empezó a responder en términos crecientemente autoritarios. En primer lugar, desconoció la Asamblea, primero desconociendo los resultados de un Estado que le quitaba la mayoría calificada a la oposición en la Asamblea, con razones absolutamente tiradas de los cabellos. Posteriormente, ha habido un franco desconocimiento de la Asamblea como tal, que desde el punto de vista del gobierno no existe, es ilegítima. Y es tan así que hace unos meses era necesario renovar los integrantes del Consejo Nacional Electoral [CNE], y entonces la Corte desconoció a la Asamblea y nombró a los integrantes del CNE, que por supuesto son todos chavistas. Maduro tenía que presentar a comienzos de año una memoria de gestión del año anterior, y como no reconocen a la Asamblea, la memoria se presentó ante la Corte. Lo mismo sucedió con el presupuesto. Teníamos un referéndum revocatorio para el cual se habían cumplido todos los pasos. Debía hacerse en noviembre del año pasado y el CNE resolvió posponerlo, y eso significó matarlo: simplemente ahora no hay referéndum revocatorio. Era constitucionalmente obligatoria la elección de gobernadores en diciembre del año pasado, y simplemente la pospusieron indefinidamente. Entonces estamos en una situación en la que hay una concentración total de poder en el Ejecutivo, no hay Asamblea legislativa, Maduro tiene ya más de un año gobernando por decreto de emergencia autorrenovado, cuando debe ser ratificado por la Asamblea. Estamos muy lejos de algo que pueda llamarse práctica democrática. En ese contexto, la respuestas que se dan son cada vez más violentas, de los medios y de la oposición, y la reacción del gobierno, ya incapacitado de hacer otra cosa, es la represión de las manifestaciones, los presos políticos. Se utilizan todos los instrumentos del poder en función de preservarse en el poder.

–¿Qué consecuencias tiene esta situación a largo plazo?

-Yo diría que hay tres cosas que son extraordinariamente preocupantes de las consecuencias de todo esto a mediano y largo plazo. En primer lugar, hay una destrucción del tejido productivo de la sociedad y va a tomar muchísimo tiempo recuperarlo. Recientemente hubo un decreto presidencial de apertura de 112.000 kilómetros cuadrados a la minería transnacional a gran escala en un territorio donde están los hábitats de diez pueblos indígenas, donde están las mayores fuentes de agua del país, en la selva amazónica. En segundo lugar está el tema de cómo la profundidad de esta crisis está desintegrando el tejido de la sociedad, y hoy como sociedad se está peor de lo que se estuvo antes del gobierno de Chávez; esto es algo muy duro de decir, pero efectivamente es lo que se vive en el país. En tercer lugar, cómo se han revertido las condiciones de vida en términos de salud y de alimentación. El gobierno dejó de publicar estadísticas oficiales y hay que confiar en estadísticas de las cámaras empresariales y de algunas universidades, pero estas indican que hay una pérdida sistemática de peso de la población venezolana, algunos cálculos dicen que es de seis kilos por persona. Y eso, por supuesto, tiene consecuencias en desnutrición infantil y tiene efectos a largo plazo. Por último, esto tiene extraordinarias consecuencias en relación a la posibilidad de cualquier imaginario de cambio. La noción de socialismo, de alternativas, está descartada en Venezuela. Se ha instalado la noción de que lo público es necesariamente ineficiente y corrupto. Es un fracaso.

–¿Cómo ves las reacciones de los partidos de izquierda a nivel global, y especialmente en América Latina, respecto de Venezuela?

-Creo que uno de los problemas que ha arrastrado históricamente la izquierda es la extraordinaria dificultad que hemos tenido como izquierda de aprender de la experiencia. Para aprender de la experiencia es absolutamente necesario reflexionar críticamente sobre qué pasa y por qué pasa. Por supuesto, sabemos toda la historia de lo que fue la complicidad de los partidos comunistas del mundo con los horrores del estalinismo, y no por falta de información. No fue que se enteraron después de los crímenes de [Iósif] Stalin, sino que hubo una complicidad que tiene que ver con ese criterio de que como uno es antiimperialista y es un enfrentamiento contra el imperio, vamos a hacernos los locos con que se mató tanta gente, vamos a no hablar de eso. Creo que esa forma de entender la solidaridad como solidaridad incondicional, porque hay un discurso de izquierda o porque haya posturas antiimperialistas, o porque geopolíticamente se expresen contradicciones con los sectores dominantes en el sistema global, lleva a no indagar críticamente sobre cuáles son los procesos que están ocurriendo. Entonces se genera una solidaridad ciega, no crítica, que no solamente tiene la consecuencia de que yo no fui a criticar lo otro, sino que tiene la consecuencia de que activamente se está celebrando muchas de las cosas que terminan siendo extraordinariamente negativas. El llamado hiperliderazgo de Chávez era algo que estaba allí desde el principio. O el modelo productivo extractivista. Lo que hoy conoce la izquierda en su propia cultura sobre las consecuencias de eso estaba ahí. Entonces, ¿cómo no abrir un debate sobre esas cosas, de manera de pensar críticamente y aportar propuestas? No que la izquierda europea venga a decirles a los venezolanos cómo tienen que dirigir la revolución, pero tampoco esta celebración acrítica, justificativa de cualquier cosa. Entonces, los presos políticos no son presos políticos, el deterioro de la economía es producto de la guerra económica y de la acción de la derecha internacional. Eso es cierto, está ahí, pero obviamente no es suficiente para explicar la profundidad de la crisis que estamos viviendo. La izquierda latinoamericana tiene una responsabilidad histórica en relación, por ejemplo, a la situación de Cuba hoy, porque durante muchos años asumió que mientras estuviese el bloqueo de Cuba no se podía criticar a Cuba, pero no criticar a Cuba quería decir no tener la posibilidad de reflexionar críticamente sobre cuál es el proceso que está viviendo la sociedad cubana y cuáles son las posibilidades de diálogo con la sociedad cubana en términos de opciones de salida. Para una gran proporción de la población cubana, el hecho de que se estaba en una especie de callejón sin salida era bastante obvio a nivel individual, pero el gobierno cubano no permitía expresar eso y la izquierda latinoamericana se desentendió, no aportó nada, sino simplemente solidaridad incondicional. El caso más extremo es pretender que el gobierno de Nicaragua es un gobierno revolucionario y parte de los aliados, cuando es un gobierno de mafias, absolutamente corrupto, que desde el punto de vista de los derechos de las mujeres es de los regímenes más opresivos que existen en América Latina, en una alianza total con sectores corruptos de la burguesía, con el alto mando de la iglesia católica, que antes era uno de los grandes enemigos de la revolución nicaragüense. ¿Qué pasa con eso? Que se refuerzan tendencias negativas que hubiera sido posible visibilizar. Pero además, no aprendemos. Si entendemos la lucha por la transformación anticapitalista no como una lucha que pasa allá y vamos a ser solidarios con lo que ellos hacen, sino como una lucha de todos, entonces lo que tú haces mal allá nos está afectando a nosotros también, y también tengo responsabilidad de señalarlo y de aprender de esa experiencia para no repetir lo mismo. Pero no tenemos capacidad de aprender, porque de repente, cuando termine de colapsar el modelo venezolano, vamos a mirar para otra parte. Y eso, como solidaridad, como internacionalismo, como responsabilidad político-intelectual, es desastroso.

–¿Por qué la izquierda adopta estas actitudes?

-Tiene que ver, en parte, con que no hemos terminado de descargar al pensamiento de izquierda de unas concepciones demasiado unidimensionales de qué es lo que está en juego. Si lo que está en juego es el contenido de clase y el antiimperialismo, juzgamos de una manera. Pero si pensamos que la transformación hoy pasa por eso, pero también por una perspectiva crítica feminista, por otras formas de relación con la naturaleza, por pensar que el tema de la democracia no es descartar la democracia burguesa, sino profundizar la democracia; si pensamos que la transformación es multidimensional porque la dominación también es multidimensional, ¿por qué este apoyo acrítico a los gobiernos de izquierda coloca los derechos de los pueblos indígenas en un segundo plano, coloca la devastación ambiental en un segundo plano, coloca la reproducción del patriarcado en un segundo plano? Entonces termina juzgando desde una historia muy monolítica de lo que se supone que es la transformación anticapitalista, que no da cuenta del mundo actual. Y obviamente, ¿de qué nos sirve liberarnos del imperialismo yanqui si establecemos una relación idéntica con China? Hay un problema político, teórico e ideológico, y quizá generacional, de personas para las que esta era su última apuesta por lograr una sociedad alternativa, y se resisten a aceptar que fracasó.

Anuncios

39 pensamientos en “Edgardo Lander: Ante la crisis de Venezuela la izquierda carece de crítica

  1. exelente entrevista, soy venezolano y de izquierda, y estoy muy de acuerdo con todo lo que este hombre dice. Ojala lo lean más personas que esten directamente ligados al poder y los haga reflexionar!

      • Como espera alguien que la derecha y las fuerzas que promueven la caída del gobierno de Venezuela den tiempo para la reflexión y la autocrítica. Acaso la derecha hace teoría, discute y justifica el papel golpista o reflexiona en torno al aporte de Chavez y del actual Maduro. Ellos no reflexionan, solo atacan, de manera que este intelectualoide se rasga las vestiduras cuestionando la ausencia de autocrítica. No es tiempo de autocrítica, cualquier actitud en este sentido es aprovechada para difundirla en los aparatos ideológicos de las clases dominantes, como está ocurriendo con lo que plantea este personaje.

    • “Y obviamente, ¿de qué nos sirve liberarnos del imperialismo yanqui si establecemos una relación idéntica con China? Hay un problema político, teórico e ideológico, y quizá generacional, de personas para las que esta era su última apuesta por lograr una sociedad alternativa, y se resisten a aceptar que fracasó”.
      1. Que Venezuela y cualquier otro país del mundo pueda establecer con China una “relación idéntica” a la que actualmente está establecida con Estados Unidos es imposible, sencillamente imposible. En todo caso, Lander debería entrar al detalle de cómo ello sería posible.
      2. El “problema político, teórico e ideológico, y quizá generacional” es el de personas que puedan creer que la actual es la “última apuesta por lograr una sociedad alternativa”.
      3. Tanto es esto así, que jamás nadie en serio ha “apostado” por una sociedad “alternativa”, sino por una que supere la actual capitalista.

      • Analisis de coyuntua, al margen de los antecede historicos y de lo q significa la lucha de clases.
        Acaso creen que el imperialimo no tiene el apetito puesto en venezuela.
        Se pide que en19 años se hagan milagros de desarrollo con una oligarquia pugnando todos los dias por recuperar sus privilegios.
        Como justificar desde la izquierda las guarimbas y el terrorismo urbano evidentemente financiado por los garozos del petroleo ageno.
        Muy duro, dificil esta contienda, y muy superficial el analisis

    • Si bien encuentro elementos ciertos, claros en el analisis, igualmente me sorprende no hallar uno fundamenal, definitorio de la situacion analizada. Es el elemento de la accion persistente desesabilizadora de los EEUU. Desconocer su accion corrosiva para cualquier intento politico alternativo por arraigar en cualquier sociedad en el mundo, es cojear en el análisis.Venezuela, como Chile en su momento, no serán la excepción. teorizar desde las columnas de periódicos y revistas, nos acorta la visión.

      • Exacto Ruben!. #@plausos desde Chile. Aguante el proceso Bolivariano. #fuerzA

  2. No es difícil coincidir con el análisis que hace sobre causas y consecuencias del efecto concreto de la falta de critica en la izquierda latinoamericana los procesos pero asombra la incapacidad para reflejar el escenario de la lucha misma , parece no ver al imperio y sectores de la dominación atacando y acechando siempre con fines de destrucción del camino democrático que se quiere seguir. Se visualiza un ring en donde no hay oponente y toda la pelea se pierde por puntos por falta de “esquina” y no de la otra esquina que ataca y pelea sin importar con que y donde golpea. Esta bien la crítica de la falta de aprendizaje de la experiencia y de la falta de autocritica solo que estimado Lander su modelo le falta incorporar la resistencia la inercia del rentismo capitalista que requiere cambio estructural en medio del ataque despiadado de sectores empresariales de derecha por ejemplo. Aun así avalo el sentido general del análisis sin desmayar . corregir y avanzar.

    • César Lathulerie desde Guayana. Buenas noches Angel, comparto plenamente tu opinión sobre el análisis que plantea el profesor Lander, a quien conozco y él posiblemente no a mi, desde hace más de 40 años, cuando los tiempos de Proceso Político, Compañeros y otros. Mi aporte a la coyuntura actual, muy peligrosa, por el nuevo inquilino de la Casa Blanca es que estamos en un momento crítico en que la UNIDAD es lo más importante y en su logro la mayor responsabilidad recae en el PSUV, quien debe bañarse de humildad con los iguales y principalmente con los más cercanos al pueblo. PROFUNDIZAR LA FUERZA DEL PODER POPULAR, ABRAZARSE CON LOS ALIADOS INTERNOS Y EXTERNOS, APARTAR Y DIFERENCIARSE DE LOS ENEMIGOS DE CLASE. El diálogo es con el PUEBLO, diálogo abierto y franco y que en él entren todos los que deseen y quieran el bien para la patria.

  3. Pingback: Entrevista al sociólogo venezolano Edgardo Lander. « Sociología en la Red de la UNJFSC

  4. Muy buen análisis desde lo interno. Coincido en que la izquierda latinoamericana no ha madurado aprendiendo de su propio camino.Eso en todos nuestros países deriva en divisionismo o fanatismo. Escuchar al otro, a nivel individual y social, significa adquirir herramientas para engrandecer la propia visión. Cuando esta posibilidad se cierra en aras de un reforzamiento de la propia “razón”, termina utilizando estrategias y procedimientos nefastos para la proia izquierda que se convierte sin darse cuenta en un aliado de la derecha, al reforzar a la oposición.

  5. Muy buen comentario y analisi. Sin è vario falta ACLARAR Sobre la lucha y sus varie les de resistencia, es muy buena propuestas para reinvindicar las luchas latinoamericana contra el capitalismo.

  6. Excelente análisis acerca del comportamiento de la izquierda, sin embargo creo que hace falta profundizar sobre el rol de la izquierda en el poder, al cuál aparentemente se ha llegado en varios países de América Latina, con resultados parecidos, una vez que los lideres se encaraman en el poder, se olvidan de donde vinieron y tienen un proyecto de Estado en el cuál la sociedad no cuenta.

  7. Muy buen análisis, pone las cartas sobre la mesa, dejar de ocultar muchos de los problemas que tiene la izquierda en todos los países, ya que las críticas son diferentes, unos para el capitalismo y otra para el socialismo, lo que ha permitido unas cuantas desfiguraciones de lo que ralamente la izquierda ha logrado, es un buen momento para llegar a determinar la forma como la buena izquierda reformada y actualizada, entra en la lucha política, aceptar todos los errores y corrupciones desarrolladas, proponer modelo que tengan sindéresis, es decir lo que se piensa, dice y hace tengan coherencia, verdad y transparencia. Basta de utilización de retóricas que han perjudicado totalmente a países que tuvieron la oportunidad de demostrar la diferencia de los modelos económicos: capitalista Vs. Socialista, su beneficios y alcances, que hasta ahora lo han tenido la élite.
    .

  8. Qué izquierdista tan raro que defiende a los integrantes del parlamento más pro imperialistas de la historia. Este es tan de izquierda como Leopoldo Lopez, o sea.

  9. ¿Entonces si criticamos la desastrosa situación a la que ha llegado Venezuela paso a hacerle el juego a la derecha, estoy en pro del imperio? Uds. leen pero no comprenden, no interpretan y le buscan la quinta pata la gato. Esa es la solidaridad automática a la que alude Lander. En Venezuela el Socialismo ha sido una ilusión permanente, que se hizo mas intensa y colorida cuando llegó Chavez. Pero el que vive de ilusiones muere de desengaños. A la política venezolana le ha faltado siempre un ingrediente fundamental: Honestidad. Esto va mas allá de lo ideológico y sus inconsistencias de ambos lados. La deshonestidad es un enfermedad bastante difundida en los politic@s de todo el planeta, y en mi país es endémica y alcanzó un grado terminal. Pero no son ellos los que mueren ellos, sino los ilusos que los eligieron.

    • Pienso igual que tu, soy de izquierda pero aveces pienso ¿Que le pasa por la cabeza a esta gente? esta gente que defiende que se le den 500 mil fusiles a adeptos en lugar de importar medicinas para los niños que se mueren de cancer, esta que le gusta que destituyan a una ministra de salud por aceptar que aumento de un 30% a un 60% la mortalidad infantil, esta que prefiere mirar a otro lado cuando la policía dispara a quemarropa con perdigones o lacrimogenas a manifestantes o cuando permite que personas armadas disparen contra las personas. Parece que el fascismo contagio a muchos que hoy se creen de izquierda y no son muy diferentes a simples neonazis.

  10. La posición de E.Lander sobre Venezuela no ha cambiado mucho los ultimos 10 años. Lo que me parece deshonesto, es su análisis parcializado en contra de la Revolución Bolivariana, especialmente la gestión de Nicolás Maduro. No hay mención alguna del escenario y los factores externos y como impactan sobre a dinamica socio-política de Venezuela, no hay mencion alguna sobre las diversas estrategias de desestabilización, desconocimiento del marco juridico de la derecha venezolana y me parece que su afirmación que Maduro desconoció la AN es demasiado simplista y no corresponde, ni contribuye a entender la compleja relación entre la AN, el ejecutivo y organismo judicial. Así que, si bien debería dialogarse y analizar los exitos y errores en torno a los diferentes proyectos de izquierda han impulsado desde el Siglo XX, lo que no se vale es invisibilizar ( en un contexto global muy complejo) invisibilizar los importantes logros. ¿Por que Edgardo no hace mención de las comunas, de los esfuerzos por construir poder popular? De los logros de los más de un millon 500mil viviendas, de la cobertura de saludo. Así que, no concuerdo en que se acepta así nada más, lo que dice Edgardo, menos aún en un contexto golpista y de ofensiva imperial.

    • Eso es porque no existen, Venezuela es un pais ultra dependiente del petroleo, al caer el precio de este y luego de 17 años de dañar el aparato productivo estas son sus consecuencias ¿que esperabas?. Los logros de una dictadura son opacadas por las atrocidades que cometen, o ¿Aceptarias los logros que tuvo Hitler o Mussolini? hay que dejar el cinismo y llamar a Maduro como lo que es: un dictador fascista.

  11. Baita análise!

    A meu ver, fazem muita falta reflexões assim. Na Venezuela, no Brasil e em qualquer lugar que não viva uma situação minimamente decente. Há quem reflita com uma bonomia que acaba por freiar uma crítica mais aguda à esquerda e, sobretudo, ao PT realmente existente. Outros a fazem muitas vezes se expressando mais com os bofes do que com a cuca.

    (No Brasil, há apoiadores, ao menos, do PT que, mesmo num diálogo privado vão apenas dizer “Sim, o PT cometeu muitos erros”, e “Comerciais, por favor”. Outros até então qualificados pensadores do PT e da esquerda estão com a capacidade de pensar o Brasil do futuro desejado comprometida, me parece.)

    O que tenho certeza é que abafar o pensamento crítico em função da luta política cotidiana abafa também a ação política. ABAFA O FUTURO, que vira fruto do acaso, da necessidade, E DA VONTADE DOS ADVERSÁRIOS.

  12. Es cuestión de mirar las cuentas de las familias de TODOS estos seudos revolucionarios para darse cuenta de que este cacareado socialismo no es más que la explotaxción de un Estado por seis sinveguenzas y sus adláteres.

  13. Que pena estimado profesor. Ni la oposición ha avanzado ni el chavismo ha retrocedido y si no mire la votación para la constituyente. La revolución bolivariana sigue adelante a pesar de los esfuerzos del imperialismo y sus secuaces por acabarla.

  14. Buena entrevista. Es un testimonio que implica un invitación a no pasar por alto los hechos de una manera simplista para pretender justificar o imponer sin asumir las responsabilidades sociales, un modo de asumir el poder de decisión sobre los demás, arrasando o aniquilando toda fuente o expresión de libertad. La libertad subsiste si hay ETICA. Las ideologias no son lo importante, lo definitivo enimportante son las personas y su opción de humanizacion.Aprender a pensar de manera crítica, es un asunto que en nuestra cultura latinoamericana aún está en deuda, por no decir casi ausente. Y lo está, por la manera como hemos estructurado los sistemas educativos, cuyos modelos no facilitan ni fortalecen, esta capacidad para pensar de manera crítica es decir abstracta, integrando la experiencia y las propuestas teóricas como una manera de crecer desde la reflexión fuente o csmino propiciador de la capacidad autoevaluativa. No es qué o quien lo dice. Ese tipo de absolutismos no deberian ser aceptados. Cualquier verdad o pretención de verdad debe ser confrontada.

  15. HOY,, TODA TRANSFORMACIÓN CUALITATIVA DE UNA SOCIEDAD Y SU NACIÓN, PASA POR PONER EN MOVIMIENTO SU POTENCIAL, AL GENERAR COMUNIDADES LIDERES Y PRODUCTIVAS, COLOCANDOSE EN SU BASE UN SISTEMA EDUCATIVO MODERNO, ALIMENTADO POR LA CULTURA A LA CUAL PERTENECE.

  16. Una de las mejores análisis sobre los movimientos que se dicen izquierdistas. És fácil ser popular y populista cuando las arcas están repletas de recursos para regalar y todavía sobra algo para robar; otra cosa es cuando no puedes comprar el apoyo del pueblo con políticas demagógicas. Una cosa que quedó de fuera es la colusión entre el sector privado y gobiernos de “izquierda” tal como el de Lula da Silva en Brasil.

  17. Excelente, excelente visión de un problema tan complejo y profundo, que abarca más allá de un concreto escenario venezolano, una visión ideológica y estructura política que no hemos podido mejorar y menos evaluar de forma seria. Lo compartiré en mi página.

  18. Pingback: Edgardo Lander: Ante la crisis de Venezuela la izquierda carece de crítica | Red Filosófica del Uruguay – LaAntiguaFrontera

  19. Me alegra leer un artículo de alguien de izquierda con pensamiento crítico, que hace un comentario mas allá de las simples apariencias, de la sociedad venezolana. Las experiencias son para aprender, y no para tergiverzarlas con sistemas ideológicos que oscurencen, en lugar de aclarar, la experiencia histórica.

  20. Pingback: Edgardo Lander: Ante la crisis de Venezuela la izquierda carece de crítica. | Movimiento Indignados 15M directorio y artículos críticos.

  21. Algunas de las personas que comentan su desacuerdo con las ideas de Lander lo que hacen es darle la razón. El eje de su análisis es la falta de autocrítica de la izquierda y es justo lo que percibo en muchas reacciones. Cuando el enemigo o su fantasma son más importantes que la realidad de la calle, el humanismo se pierde y nos quedamos dando golpes al aire, llenos de rabia y sin soluciones.
    .

  22. Pingback: Algunas enseñanzas de la Revolución Bolivariana | Ciudad Conquistada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s