El NUNCA MÁS llegó para quedarse, por Juan Raúl Ferreira

EL NUNCA MÁS LLEGO PARA QUEDARSE
Juan Raúl Ferreira
14.05.2017

religion

(Aclaración previa: Agregamos el video que el autor de esta nota menciona, en el que aparece el cantautor argentino León Gieco cantando “La Memoria” en la playa de estacionamiento del Congreso en vista de que la impactante multitud no lo dejó llegar al estrado el día en que se protestaba contra el 2×1)

La historia de los pueblos la construyen los mismos, a través de los más variados procesos. No existe un camino único ni rectilíneo. Si lo sabremos nosotros, los uruguayos, que ni hay acuerdo entre historiadores sobre cuál fue el día de nuestra Independencia.
El grito de Lavalleja, el acuerdo Argentino – Brasileño – Británico del 1828, la Jura de una Constitución, que no escribimos, el 18 de julio??? No sé. Se que hoy somos Independientes y hemos construido una identidad propia, dentro de esta Gran Patria Grande de la que somos parte. Fue un proceso el que nos fue dando una identidad.

Hoy nuestra identidad está definida. Sí estamos, como le ocurre a otros pueblos, ante un embate que quiere cambiar nuestra identidad. Re escribir nuestra historia reciente como se re escribió en su momento la del nacimiento de la Nación, luego de la Patria y finalmente, la de la República. Nos pasó ya durante la dictadura civil militar (me niego a llamarle cívico a eso).

De chico me crié rodeado de aquel “eso en Uruguay nunca va a pasar”. Y todos esos mitos cayeron. Viví suficiente para constatar que todo lo que considerábamos que nunca iba a pasar, pasó. Pero salimos con algunas contradicciones de esos tropezones: Hay gente que aún hoy añora volver a la época pretérita: robo en la Facultad de Ciencias Sociales, amenaza de muerte contra ilustres compatriotas de un comando oculto en la cobardía del anonimato. Algunos actos violentos intimidatorios. Este 20 de mayo, no lo dudo, todos nos sorprenderemos. La gente tiene un olfato especial y sabe todo lo que está en juego. Será no lo dudo la más grande marcha del Silencio de la Historia. Más grande aún que la del año pasado, lo que es mucho decir.

Es que el NUNCA MÁS ya llegó a ser parte de nuestra identidad. La Justicia se impondrá el día que no quede un genocida suelto. Pero el NUNCA MÁS ya es parte de nuestra realidad que no nos va a robar ninguna moda mundial ni las charlatanerías del Sr. Trump.

Nos hizo bien perder esa vanidad del “acá no pasará.” Iba de la mano de una especie de mirar por arriba de los hombros a nuestros sufridos hermanos latinoamericanos. Nos sentíamos medio europeos como si eso fuera algo… “superior.” Miremos la dignidad de nuestro continente en lucha y lo que pasa en Europa a ver si era correcto el paradigma que gran parte de la sociedad uruguaya sentía que la identificaba.

Yo era muy joven, pero recuerdo como desde la Revolución del 55 en Argentina (yo tenía apenas dos años) ningún gobierno terminó su mandato. Ya en liceo, cae Frondizi, cae Illia (todos, digámoslo, electos con el peronismo proscrito.) Luego los militares se volteaban unos a otros. Onganía , Livingston, muy poquito tiempo… Lanusse…

Luego fue una Argentina democrática la que nos recibió en el exilio, una Argentina golpista la que mató a nuestros amigos, hecho del que escapamos por milagro. Volvimos a acercarnos a la Patria cuando cae la dictadura de Galtieri y Alfonsín asume la Presidencia. todo estaba más cerca que lo que creíamos. ¿Eran tan distantes nuestras historias ?

Por eso no quiero dejar de hacer esta reflexión: mientras que lo uruguayos nos preparamos para marchar el 20 de mayo, deberíamos mirar lo que pasó en Buenos Aires. Se intentó aplicar por el principio de Derecho Penal de la pena más benigna el 2 por por uno (es decir la mitad de la pena) a los presos por delitos de lesa humanidad. O sea la mitad de la pena.

No voy entrar en disquisiciones jurídicas. No soy jurista, ni soy ABOGADO… tampoco voy entrar a si fue más grande una marcha, que otra, o una donde una gritó una cosa u otra donde otros habrían gritado lo contrario. Discusiones de noticieros politizados de Argentina. Hasta se aprovechó la bolada para que Oppenheimer (argentino) y columnista de la CNN escribiera un artículo en el Miami Herald agraviando al Papa. (¿?) Toda esa discusión es vana, me es ajena y no toma nota de lo importante.

También ha sido motivo de debate de los embanderados canales noticieros argentinos si durante el gobierno anterior se aplicó la ley y no pasó nada. Más a mi favor. Están errando el tema de fondo: La gente dijo NO.

El Parlamento derogó la ley. Porque la gente salió a decir que no lo permitiría. Con ese voto Argentina cerró un ciclo en su proceso de identidad. Esta vez dijo, no es una mera consigna, es un hecho histórico, llegó la hora del NUNCA MÁS en Argentina.

A lo mejor ahora, el agraviado Papa va a su propia Patria. Cómo sería la manifestación que cuatro cuadras de multitud impidieron a León Giecco llegar al estrado donde iba a actuar. Grabó desde un estacionamiento de autos, un video que se viralizó rápidamente. Quisiera terminar con las palabras de la canción que no puedo cantar.

Los viejos amores que no están,
la ilusión de los que perdieron,
todas las promesas que se van,
y los que en cualquier guerra se cayeron.
Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
con el color de sus nacimientos,
el hambre y la abundancia que se juntan,
el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

Dos mil comerían por un año
con lo que cuesta un minuto militar
Cuántos dejarían de ser esclavos
por el precio de una bomba al mar.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

La memoria pincha hasta sangrar,
a los pueblos que la amarran
y no la dejan andar
libre como el viento.

Todos los muertos de la A.M.I.A.
y los de la Embajada de Israel,
el poder secreto de las armas,
la justicia que mira y no ve.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

Fue cuando se callaron las iglesias,
fue cuando el fútbol se lo comió todo,
que los padres palotinos y Angelelli
dejaron su sangre en el lodo.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser
libre como el viento.

La bala a Chico Méndez en Brasil,
150.000 guatemaltecos,
los mineros que enfrentan al fusil,
represión estudiantil en México.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

América con almas destruidas,
los chicos que mata el escuadrón,
suplicio de Mugica por las villas,
dignidad de Rodolfo Walsh.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

La memoria apunta hasta matar
a los pueblos que la callan
y no la dejan volar
libre como el viento.

Dr. Juan Raúl Ferreira

Anuncios

Un pensamiento en “El NUNCA MÁS llegó para quedarse, por Juan Raúl Ferreira

  1. Pingback: El NUNCA MÁS llegó para quedarse, por Juan Raúl Ferreira | Los Muertevideanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s