Así incentivan Europa y EEUU el hambre y la emigración masiva en África.

Aunque la imagen más explotada de África son sus sabanas y desiertos, en realidad el continente está poblado de gigantescos terrenos fértiles para el cultivo.Sin embargo, los africanos padecen hambre. ¿Cómo es posible esto disponiendo de tierras abundantes para su cultivo?

“Muchos países subsaharianos son potenciales graneros”, señalan desde la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Sin embargo, África se ve obligada a importar un gran número de alimentos. En 2010, las importaciones de los países subsaharianos alcanzaron los 70.000 millones de dólares, frente a los 30.000 millones de dólares de sus exportaciones. Según una comisión económica de Naciones Unidas, África importa en total alrededor de un 80 por ciento de los alimentos que consume, entre ellos algunos de consumo básico como el maíz, el trigo, el arroz, la soja o la leche.

Gran parte de estos alimentos importados proviene de la Unión Europea (UE), donde LAS SUBVENCIONES PERMITEN A LOS AGRICULTORES OFRECER UNOS PRECIOS QUE DE OTRO MODO NO CUBRIRÍAN LOS COSTES DE PRODUCCIÓN. En total, la UE ingresa 18.300 millones de euros (20.600 millones de dólares) por la venta de alimentos a África, entre ellos cereales, leche en polvo y aceite vegetal.

“Los Gobiernos africanos tienen que proteger sus industrias locales ante el dumping de los precios extranjeros”, afirma el ingeniero agrónomo Nick Kotze, de la Universidad Stellenbosch en Sudáfrica. Pero esta afirmación no es tan fácil de llevar a cabo. Entre otros, la FAO ha criticado las “PRÁCTICAS COMERCIALES INJUSTAS” de los socios africanos, incluida la UNIÓN EUROPEA Y ESTADOS UNIDOS.

En el marco de sus Acuerdos de Partenariado Económico (APE), Bruselas permite a los países de África un acceso libre de cuotas y aduanas a determinados mercados a cambio de la apertura de la mayoría de mercados africanos. Esto acaba dañando a las industrias africanas o impidiendo que éstas se creen, pues no pueden competir con la UE. Y sin embargo, Gobiernos como el keniano lo firmaron, pues Bruselas amenazó con barreras a la importación de flores, una de las principales exportaciones del país.

Los expertos critican además que los elevados impuestos para la importación de alimentos procesados EN LOS PAÍSES DE DESTINO obligan a los agricultores africanos a exportar sus productos sin elaborar y, por tanto, más baratos. Así, café y cacao -que en Europa no se cultivan- están libres de impuestos. Si el café fuera tostado o torrefacto, se le aplicaría una tasa del 7,5 por ciento y al cacao en polvo, del 7,7. Pero después, África reimporta estos productos procesados a precios muchísimo más altos.

Con todo, los acuerdos comerciales no son la única losa para la agricultura africana. A menudo, el desarrollo agrícola fracasa debido a una mala gestión política y la falta de infraestructuras, a lo que se suma una baja productividad y unas deficientes condiciones de trabajo. Aunque más de la mitad de la población está empleada en este sector, la agricultura sólo supone un 15 por ciento del PIB africano total, según el Banco Africano de Desarrollo.

religion

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s