Nicaragua en llamas

Nicaragua en llamas

Sábado 2 de Junio 2018 | Moisés Absalón Pastora

religion

Hasta hoy desde las trágicas circunstancias que pegaron mecha al triste conflicto que afecta a todos los nicaragüenses no tenemos certeza plena del inmenso daño causado al país aunque en el listado interminable de angustia y terror lo primero que está a vista es el sufrimiento, pena y dolor por todas y cada una de las muertes ocurridas y que siguen ocurriendo porque aun las lágrimas de los dolientes no terminan de calar en la conciencia de quienes por amor a Dios deben hacer un alto inmediato, urgente, efectivo a toda expresión de violencia venga de donde venga.

Nadie que tenga fibras efectivamente cristianas y humanas puede ser indolente a una muerte, y aunque sea una, simplemente es una pérdida irreparable, y si se cuentan por centenas y hay heridos que van por el millar, ya tenemos suficientes razones para entender que hay corazones rotos, que hay vacíos en miles de hogares que nunca más podrán ser llenados y que la única manera de viabilizar algún tipo de consuelo es haciendo la paz y tenemos todos que construir los caminos para llegar a ella y así evitar que otros mueran u otros muramos, en cualquier momento, en cualquier parte a cualquier hora y por la odiosa y criminal mano de cualquier tipo que nunca te conoció, que nunca supo quién eras, que no se detuvo a pensar porqué te mató y que solo respondía al cáncer del resentimiento y del odio, que la venganza logró inocularle en algún momento sin que quienes lo inyectaron con la perversidad hayan corrido el más mínimo riesgo y sigan halando tras bastidores el gatillo sanguinario que nos enluta.

Por hablar de paz, por proclamarme pacificador, la irracionalidad ha llegado a creer que personas como yo no somos capaces de sentir dolor por lo que pasa y nos señalan como cómplices porque en este trance doloroso, donde la verdad es descalificada, los que quieren imponer de manera absolutista su criterio, criminalizan cualquier pensamiento que por raíz tenga el diálogo, la conversación, la plática y el entendimiento civilizado como mecanismo para dirimir diferencias, y es que no son solo opiniones encontradas -ojalá fuera así- sino que se trata de muertes, de heridos, de vandalismo, de quemas a la propiedad pública y privada, de tranques, de torturas, de maltrato a la dignidad humana, de robos, de asaltos, de destrucción económica, de quiebras empresariales, de pérdida de empleos y de negación de derechos en todos los sentidos. Quien puede mantenerse ajeno o al margen de toda esta situación, quien puede creer que en los hogares de todos los nicaragüenses alguien puede tener capacidad de experimentar el más mínimo gozo. Ni las madres, ni las esposas, ni los hijos de los terroristas que andan sueltos en las calles cometiendo sus fechorías pueden estar tranquilos porque en cualquier momento podrían también regresárselo muerto.

El poder de la mentira tiene a Nicaragua en llamas. Arde el país con el combustible que algunos medios de comunicación echan a la hoguera, se retuerce de dolor nuestra Nicaragüita cuando aquí algunas “estrellas” de televisión ponen sal a la herida y se empinan criminalmente para decir que “NO IMPORTA CUANTOS MÁS MUERAN” pero que esto tiene que llegar hasta el final.

¿Llegar al final?…¿Al final de qué?…¿Qué significa llegar al final?

Hay evidentemente un odio neroniano en algunas “estrellas” de televisión, que, atrincheradas en sus respectivos sets, lanzan fuego desde el acetileno de sus vísceras para soldar como válida en la mente incauta la ignorancia, la demencial idea que el fin justifica los medios, que no importa lo que se tenga que hacer, para alcanzar el objetivo de tumbar a través de un golpe de estado a Daniel Ortega, a su gobierno, al sandinismo y a todo lo que haya hecho esta administración pues solo así tiene sentido, el contra sentido, de llegar al colmo de pretender destruir hasta el Estadio Nacional Denis Martínez y después del hecho cínicamente las turbas que lo hicieron se fueron a aplastar sillas, a disfrutar imaginariamente del juego de béisbol que también nos han negado, pero imaginándose cada uno de ellos con el bate con el que todos los días nos quiebran el alma.

La Ministra del MINSA, Sonia Castro, decia que la actual situación había afectado los servicios de salud al pueblo de Nicaragua. Hasta ese momento se habían dañado 3 unidades de médicas, se robaron 2 camionetas, 2 vehículos quemados, y dañado 34 ambulancias y 7 clínicas móviles. En Masaya, que parece ser el enclave más protagónico del vandalismo y la delincuencia, las escenas son de destrucción total, donde prácticamente desaparecieron los edificios públicos y los establecimientos comerciales. En Estelí quemaron la DGI, la alcaldía de la cabecera departamental y saquearon varios negocios. El León, un complejo de instituciones de gobierno, quedó en cenizas. En Granada, la otrora capital turística de Nicaragua, sus calles están fantasmalmente desiertas y uno grita y el eco vuelve triste llorando la quema de su alcaldía, la ausencia de sus turistas y la aparición de pandillas que amenazan todas las noches la vida de los granadinos y a los comerciantes que están aterrorizados por sus pequeños negocios. En Carazo el departamento se encuentra totalmente estrangulado e inmovilizado, ahora con furgones que ante la imposibilidad de no circular y dándose cuenta que otros si lo hacían internamente, decidieron atravesarse en cada esquina, para que todos sufrieran lo mismo y si de Managua se trata los muertos y heridos están a la orden del día, las calles han sido desbaratadas, edificios públicos y privados han sido incendiados, unidades del transporte público han sido secuestradas, las universidades han sido tomadas para destruirlas y saquearlas, los mercados y los comerciantes están estresados y alertas porque pueden en cualquier momento ser asaltados por los pandilleros y así nuestro país es otro gracias a los azuzadores, a las “estrellas” de televisión que a cambio de una buena paga hacen lo que hacen.

Siempre tuve razones sólidas para advertir: cuidado con la irresponsable idea de pegar fuego a una mecha porque contrario a las “estrellas” de televisión que piensan que no importa cuanta gente más tengan que morir para llegar al final, para mí una fue mucha, dos jamás debieron ser y tres ya eran más que suficientes para hacer un alto porque hoy la contabilidad numerada en sangre está escrita para el resto de nuestros días en la historia que tendrán que leer las generaciones venideras donde aflorará la intransigencia que está claramente focalizada en el odio y en la venganza de quienes nos tienen a todos entre la vida y la muerte.

Hoy todos sabemos cómo empezó la tragedia, pero no cómo terminará y lo triste es que de un lado están visibles los que no quieren sentarse, que solo ofrecen pretextos para no hacerlo porque no les interesa ni las visas, ni las heridas, ni la destrucción causada. Ellos, sin riesgo alguno, desde la comodidad de sus casas, de sus oficinas, de los hoteles, de sus curias o de cualquier cuarto de situaciones con aire acondicionado, con finas viandas y exquisitos licores y vinos de consagración, únicamente están interesados en quitar a Daniel Ortega del poder, en arrasar con todo desde la sugerida “revolución cívica” de Abelardo Mata que desde su investidura obispal amenazó de muerte al presidente; de romper el diálogo como sugiere Silvio Báez porque es riesgoso o como dijo el filósofo de Rolando Álvarez quien dice que no hay tiempo para falsas neutralidades porque el que se queda neutral ya opinó y el que ya decidió ya opinó y así nos encontramos con sentencias alejadas de todo principio cristiano que nos acercan a baños de sangre que no van a distinguir entre el uno y el otro porque están ciertamente los que quieren matar, pero también existen los que quieren vivir y se van a defender y cada quien llegara hasta las últimas consecuencias porque de aquel lado y de este lado hay gente que sabe cómo manejar un arma.

Yo pienso ciudadanamente que todos tenemos una parte de la verdad en el conflicto, pero que nadie la tiene absolutamente, pues lo único absoluto es el empeño de la intransigencia de sentenciar a muerte el derecho que los nicaragüenses tenemos a pensar y opinar de la manera que queramos y esa es la raíz del conflicto y es tan evidente que amigos se han lanzado contra amigos y hermanos contra hermanos. Tengo que aceptar que hay razones legítimas para que un sector de la sociedad se manifieste contra el Presidente Daniel Ortega en una serie de temas que deben ser revisados, pero no estoy de acuerdo con el método que decidieron ejecutar para reclamarlo y menos con la visión cavernaria que de un estado arrasado tienen porque aquellos que quieren consumar eso de “quítate vos para ponerme yo” y que sin plan alguno ya tienen armado hasta el gabinete ministerial, no van a tener nada que gobernar aunque sí exponerse a ser depuesto por su segura incapacidad y así la Nicaragua, que desde el fondo del escalafón de la pobreza tomara distancia de Haití, empezará un ciclo interminable de golpes de estado donde ricos y pobres, empresarios y trabajadores, católicos y cristianos, sandinistas y antisandinistas comeremos tierra y no lo que ella produzca.

Las estrellas de televisión dicen “NO IMPORTA CUANTOS MÁS MUERAN” pero que esto tiene que llegar hasta el final.

¿Llegar al final?…¿Al final de qué?…¿Qué significa llegar al final?

Si no se detiene el espanto, la delincuencia y el vandalismo, que indudablemente nada tiene que ver con los que desean protestar pacíficamente contra el gobierno, pues también ellos quieren paz y la quieren con la misma justicia que también yo quiero, aquí vamos a la guerra y estamos muy cerca de ella porque esto ya cansa y nos deprimió a mas no poder.

A todo esto, hay que ponerle un detente ya y si ante la incapacidad de los obispos que son testigos y mediadores de un Diálogo, en el que no han sabido ser imparciales, por el contrario, hasta asesoran a la llamada Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, entonces que la O.E.A, la CIDH, las Naciones Unidas, la Unión Europea o quien sea, debe tomar el lugar de los testigos y mediadores que como agentes políticos, vestidos con linajes religiosos, generan dudas en cuanto a su papel, pues no armonizan una solución que conduzca al esclarecimiento de la verdad sin miedo, sin maquillajes, sin alteraciones para que así podamos sentir que se hizo justicia con el castigo de los autores materiales e intelectuales de toda estas muertes y de toda la destrucción causada a un país que ya retrocedió hasta hoy la década que en paz había avanzado y esto hay que hacerlo a todos los niveles, salga quien salga con las manos manchadas de sangre, indistintamente del bando al que pertenezca, pues en uno y otro bando, hay ausencia de ángeles y sobrepoblación de bandidos, aunque claro la mentira solo quiere responsabilizar a los que están del lado gubernamental, cuando el sentido común apunta a los que están del otro, pero al margen de ello hay que investigarlo creíblemente.

Hay que apagar las llamas del odio que consumen y reducen a ceniza a Nicaragua. Hay que acabar con esa angustia de abrir los ojos cada día y preguntarnos qué pasará hoy, que más serán capaces de hacer, cuando sucederá el milagro para que los corazones se ablanden. Somos protagonistas de una incertidumbre y contra sentido nunca antes vivido y provocado por tipos que matan gentes y hablan de justicia, de vándalos y pandilleros que imponen el caos y hablan de paz, de victimarios que asumen el papel de víctimas, de medios de comunicación, periodistas y comentaristas que llaman a la sedición a nombre de la democracia y de sacerdotes que desde sus púlpitos estimulan el baño de sangre. Debemos orar y encomendarnos al Creador. Debemos pedirle por la paz efectiva y para que los pacificadores asuman su responsabilidad ante la historia a fin de rescatar lo poco de futuro que la soberbia, el odio y la intransigencia nos está dejando.

POR NICARAGUA CUESTE LO QUE CUESTE.

Anuncios

Militares de EEUU en custodia de armas nucleares se dopaban asiduamente (24/5/18)

WASHINGTON (AP), por Robert Burns ((24/5/18) – Un piloto dijo que sentía paranoia. Otro se maravilló de los colores vibrantes. Un tercero admitió: “Absolutamente me encantó alterar mi mente”.

religion

Artículo original en: https://goo.gl/A53n64

Sepa cómo son los miembros del servicio encargados de PROTEGER LOS MISILES NUCLEARES que se encuentran entre los más poderosos en el arsenal de Estados Unidos. Los registros de la fuerza aérea obtenidos por The Associated Press muestran que habían recibido una gran cantidad de drogas ilegales. Después de que los investigadores empezaran a clarificar los hechos, un aviador huyó a México.

“Aunque esto suena como algo de una película, no lo es”, dijo el Capt. Charles Grimsley, el fiscal principal de una de las varias cortes marciales.

Un desliz en las redes sociales por parte de un piloto permitió a los investigadores romper el anillo de drogas en la Base de la Fuerza Aérea de Warren en marzo de 2016, cuyos detalles se informan aquí por primera vez. Catorce aviadores fueron disciplinados. Seis de ellos fueron condenados en los tribunales militares.

Ninguno de los aviadores fue acusado de usar droga durante su horario de trabajo. Sin embargo, es otro golpe a la reputación del cuerpo de misiles nucleares de la Fuerza Aérea, que es capaz de desencadenar un infierno en forma de misiles balísticos intercontinentales Minuteman 3 o ICBM. El cuerpo ha luchado en otras oportunidades con mal comportamiento, mala gestión y baja moral.

Aunque se lo ve como una parte bastante inactiva del ejército, la fuerza de misiles ha vuelto a ser el centro de atención ya que el presidente Donald Trump ha pedido que se fortalezca a los EE. UU. con más armas nucleares e intercambió amenazas el año pasado con Corea del Norte. La estrategia nuclear de la administración exige miles de millones de dólares en nuevos gastos en las próximas décadas.

Los miembros del servicio acusados ​​de participar en el consumo de LSD, un poderoso alucinógeno, eran de la 90th Missile Wing, que opera un tercio de los 400 misiles Minuteman 3 que se consideraban “en alerta” el 24/7 en silos subterráneos repartidos por todo el norte de las Grandes Llanuras.

Los documentos obtenidos por la AP en los últimos dos años a través de la Freedom of Information Act cuentan una historia sórdida de uso fuera de servicio de LSD, cocaína y otras drogas en 2015 y 2016 por el aviador que se suponía encargado de asegurar los estrictos estándares de comportamiento del personal asignado.

“Es otra mancha en el prestigio de la Fuerza Aérea”, dice Stephen Schwartz, un consultor independiente y experto nuclear.

En respuesta a las preguntas de AP, un portavoz de la Fuerza Aérea, teniente Col. Uriah L. Orland, dijo que el consumo de drogas tuvo lugar fuera de las horas de trabajo. “Existen múltiples chequeos para garantizar que la misión sea segura y efectiva”, dijo.

El piloto de primera clase Tommy N. Ashworth estuvo entre los que usaron LSD suministrado por colegas con conexiones con traficantes de drogas civiles.

“Sentí paranoia, pánico” durante horas después de recibir un golpe de ácido, dijo Ashworth bajo juramento en su corte marcial. Confesó haber usado LSD tres veces mientras estaba fuera de servicio. La primera vez, en el verano de 2015, lo sacudió. “No sabía si iba a morir esa noche o no”, dijo como testigo en el juicio por drogas de otro aviador. Recordando otro episodio con LSD, dijo que sentía “casi como si tuviera un ataque al corazón o un golpe de calor”.

Kyle S. Morrison es miembro del Departamento de Justicia de los EE. UU.
Al enjuiciar los casos en F.E. Warren, afirmó que los usuarios de LSD pueden experimentar “efectos profundos” incluso desde pequeñas cantidades. Sus efectos psicológicos comunes incluyen “paranoia, miedo y pánico, sentimientos no deseados y abrumadores, experiencias espirituales no deseadas que cambian la vida” y “flashbacks”.

No está claro cuánto tiempo antes de estar en servicio, los aviadores han tomado LSD. La droga se ha popularizado como “ácido” en la década de 1960, y desde entonces se ha difundido ampliamente pese a los riesgos para la salud mental. El Pentágono había eliminado los procedimientos estándar de chequeo para evitar el uso de LSD depurado, debido a la muy baja frecuencia que habían notado en su uso. Un memorándum interno del Pentágono decía que en los últimos tres años solo se habían identificado cuatro casos positivos en 2,1 millones de casos seleccionados para el LSD.

Sin embargo, los investigadores de la Fuerza Aérea encontraron a los implicados en el F.E. El círculo de consumidores de drogas de Warren usó LSD en la base y fuera de él, al menos dos veces en reuniones al aire libre. Algunos también inhalaron cocaína y usaron éxtasis. Los civiles se unieron a ellos en el LSD, incluidos algunos que habían abandonado recientemente el servicio de la Fuerza Aérea, de acuerdo con dos funcionarios con conocimiento de la investigación. La Fuerza Aérea se negó a discutir esto.

Nickolos A. Harris, quien se dice que es el líder del grupo antidrogas de la base, algo que resulta irónico sin duda, declaró que no tuvo problemas para obtener LSD y otras drogas de fuentes civiles. Se declaró culpable de usar y distribuir LSD y consumir éxtasis, cocaína y marihuana.

Reconoció haber usado LSD ocho veces y haber distribuido LSD varias veces a otros pilotos en fiestas en Denver y otros lugares desde la primavera de 2015 hasta principios de 2016.

“Absolutamente me encantó alterar mi mente”, le dijo al juez militar, culpando de su decisión de usar alucinógenos y otras drogas a su personalidad adictiva.

Otros aviadores testificaron que era fácil obtener LSD en una forma líquida extendida sobre pequeñas pestañas de papel blanco perforado. Los aviadores ingirieron al menos una pestaña colocándola en su lengua. En un episodio resumido por un juez militar en la corte marcial de Harris, él y otros aviadores miraron videos de YouTube y “luego fueron a vagar por las calles de Denver mientras estaban bajo el efecto del LSD”.

Harris fue sentenciado a 12 meses de cárcel y otras penas, pero bajo un acuerdo previo al juicio evitó la pena. El fiscal principal en ese caso, el Capitán de la Fuerza Aérea C. Rhodes Berry, había argumentado que Harris debería estar encerrado durante 42 meses, incluidos nueve meses por la “circunstancia agravante” de menoscabar la confianza pública mediante el uso de alucinógenos y otras drogas en una base militar que contiene armas nucleares.

“No puedo pensar en nada más agravante que ser el cabecilla de un grupo de narcotraficantes en la Base F. Warren de la Fuerza Aérea”, dijo Berry en los tribunales marciales.

En total, la AP obtuvo transcripciones de siete tribunales, procedimientos marciales, más documentos relacionados. Proporcionan descripciones vívidas de los “viajes” de LSD de los aviadores.

“¡Me estoy muriendo!”, se puede observar a un aviador exclamando, seguido por “¿Cuándo terminará esto?” durante un “mal viaje” de LSD en febrero de 2016 en Curt Gowdy State Park, a unas 20 millas (32 kilómetros) al oeste de Cheyenne, donde se encuentra FE Warren. Una parte de ese episodio fue grabado en video por un miembro del grupo; una transcripción del audio se incluyó en los registros judiciales.

Otros dijeron que disfrutaban de la droga.

“Los minutos parecían horas, los colores parecían más vibrantes y claros”, testificó Morrison. “En general, me sentí más vivo”. Dijo que había usado LSD en la escuela secundaria, lo que podría haberlo descalificado del servicio de la Fuerza Aérea; dijo que su reclutador le dijo que debería mentir al respecto y que mentir sobre el uso previo de drogas era “normal” en la Fuerza Aérea.

En su consejo de guerra, Morrison reconoció haber distribuido LSD en la base de misiles en febrero de 2016. Un mes después, cuando fue convocado para ser interrogado por la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea, Morrison confesó y se convirtió en informante de la agencia. Dió evidencia legalmente admisible contra otros 10 aviadores. En virtud de un acuerdo previo al juicio, aceptó testificar contra otros aviadores y evitó parte de su condena. Fue sentenciado a cinco meses de reclusión, 15 días de trabajos forzados y pérdida de $ 5,200 en salarios.

La mayoría de los aviadores involucrados eran miembros de dos unidades de seguridad relacionadas en F.E. Warren: el 790.º Escuadrón de Fuerzas de Misiles de Seguridad y el 90.º Escuadrón de Fuerzas de Seguridad. Juntos, son responsables de la seguridad y defensa de las armas nucleares allí, así como del complejo de misiles.

Por coincidencia, el segundo oficial del Pentágono en ese momento, Robert Work, visitó a F.E. Warren un mes antes de que la investigación sobre drogas se hiciera pública. Acompañado por un periodista de la AP, observó cómo los aviadores del 790.º Escuadrón de las Fuerzas de Misiles de Seguridad -cuyos miembros en ese momento incluían a Harris, el líder acusado del narco- demostraron cómo se abrirían camino y recuperarían el control de un silo de misiles capturado.

Work, el subsecretario de Defensa, estaba allí para evaluar el progreso en la solución de problemas en la fuerza ICBM, motivo de preocupación para el entonces Secretario de Defensa Chuck Hagel, quien ordenó una investigación después de que la AP informara sobre problemas de personal, recursos, capacitación y liderazgo en 2013-14. Esos problemas incluían el despido del general a cargo de toda la fuerza de ICBM por conducta inapropiada que, según la Fuerza Aérea, estaba relacionada con el abuso del alcohol. Un mes más tarde, la AP reveló que un estudio no publicado preparado para la Fuerza Aérea encontró un “agotamiento” entre los oficiales de lanzamiento de misiles nucleares y evidencia de problemas de comportamiento más amplios, incluidos ataques sexuales y la violencia doméstica. Los oficiales de la Fuerza Aérea dicen que la fuerza se ha recuperado desde entonces de esos problemas.

En una entrevista, Work dijo que no sabía durante su visita que algo andaba mal. Tampoco fue informado más tarde sobre la investigación. Dijo que no habría esperado ser informado a menos que la Fuerza Aérea descubriera que el LSD u otras drogas ilegales eran un “problema sistémico” para la fuerza nuclear, más allá del grupo de las fuerzas de seguridad en F.E. Warren.

Work dijo que nunca había oído hablar del uso de LSD en ninguna parte de la fuerza de trabajo nuclear.

Para los miembros inexpertos del círculo de la droga, Harris, el cabecilla, había establecido varias “reglas” para el uso de LSD en una reunión de varios aviadores en un apartamento de Cheyenne a finales de 2015 que se grabó en video.

Pero las redes sociales fueron su perdición. En marzo de 2016, un miembro publicó un video de Snapchat sobre fumar marihuana, lo que colocó a los investigadores de la Fuerza Aérea en su camino.

Cuando los investigadores se acercaron, uno de los acusados, Devin R. Hagarty, agarró una mochila y dinero en efectivo, envió un mensaje de texto a su madre diciéndole que la amaba, apagó su teléfono celular y huyó a México. “Empecé a entrar en pánico”, le dijo a un juez militar después de entregarse y ser acusado de deserción.

La Fuerza Aérea dijo que Hagarty fue el primer desertor convicto de una base de ICBM desde enero de 2013. En el tribunal, admitió haber usado LSD cuatro veces en 2015-16 y distribuirlo una vez, y dijo que había desertado con la intención de no volver nunca más. También admitió haber consumido cocaína, éxtasis y marihuana varias veces. Fue sentenciado a 13 meses en una cárcel militar.

En total, se tomaron medidas disciplinarias contra 14 aviadores. Además, dos aviadores acusados ​​fueron absueltos en los tribunales marciales, y otros tres sospechosos no fueron acusados.

Irak se aleja de EEUU: el pueblo vota por el nacionalismo y el acercamiento a Irán.

Irak: sobresalto electoral
Ibrahim al-Marashi 17/05/2018

Las elecciones en Irak se suponía que iban a sellar el status quo político, pero los iraquíes votaron en contra.

religion

Según los resultados parciales de las elecciones legislativas de Irak, la coalición Sairoon del líder chiíta Muqtada al-Sadr y el Partido Comunista de Irak (la Alianza de los revolucionarios para la reforma) ha recogido el mayor número de votos. En segundo lugar se sitúa Fatah (Conquista), coalición encabezada por Hadi al-Amiri, una lista de candidatos de las milicias chiítas. La coalición del primer ministro Haider al-Abadi, Nasr (Victoria), figura en tercer lugar.

Los observadores de proceso electoral iraquí predijeron exactamente lo contrario, asumiendo que el primer ministro al-Abadi mantendría su ventaja, obtendría el voto de la mayoría y capitalizaría la victoria contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), que anunció en diciembre del año pasado y que volvió a recordar en nombre de su alianza.

Sairoon, una coalición anómala del movimiento sadrista islamista y del Partido Comunista iraquí (PCI), no se consideraba una de las favoritas en estas elecciones. Sin embargo, el hecho de que consiguiese la mayoría de votos en la capital, Bagdad, demuestra hasta que punto los iraquíes quieren cambios políticos y han votado en contra del status quo de la última década. Esto lo confirman los resultados sorprendentemente bajos tanto de la coalición de al-Abadi como del Partido Islámico Dawa del ex primer ministro Nouri al-Maliki.

Que hay mucho descontento con la clase política también se desprende de la tasa de participación, en mínimos históricos: solo el 44,5 por ciento de los votantes elegibles emitieron sus votos. El otro 55,5 por ciento se abstuvo, ya sea por apatía o como forma de protesta.

La victoria de al-Sadr parece indicar que las actitudes políticas en Irak se centran de nuevo en los problemas cívicos y nacionales y lejos de la retórica política étnico-sectaria que dominó la escena política desde la invasión de 2003. Pero los resultados de la coalición de al-Amiri de los antiguos dirigentes de la milicias también demuestra que el militarismo sectario sigue siendo una fuente de poder y de movilización política.

La victoria sadrista

De hecho, la mayor sorpresa en estas elecciones iraquíes ha sido que la última re-invención política de Moqtada al-Sadr ha sido un éxito. El líder chiíta no siempre sed ha presentado como un político nacionalista a la búsqueda de una alianza con las fuerzas laicas.

Después de la invasión de Irak en 2003, el único activo político de al-Sadr era la reputación de su padre, el ayatolá Mohammed Sadiq al-Sadr, un prominente clérigo chiíta que se opuso a Saddam Hussein y que era un rival del principal clérigo chií ayatolá Ali al-Sistani .

Moqtada al-Sadr heredó una red que su padre – que fue asesinado en 1999 por agentes de inteligencia iraquíes – había desarrollado entre los pobres y marginados de las ciudades de Irak, oprimidos durante el régimen baasista. En 2004, organizó la milicia Jaish al-Mahdi (el Ejército del Mahdi), que atacó a las fuerzas de ocupación. Cuatro años más tarde, anunció el desarme de sus milicias y condenó el uso de la violencia.

Sadr se reinventó a continuación como un dirigente chiíta de base y líder nacionalista iraquí, que estaba por encima de la refriega de los partidos chiíes en el parlamento, y entregado a los movimientos sociales de protesta. En 2016, formó una alianza con el PCI y otros grupos laicos que habían jugado un papel fundamental en la organización de manifestaciones contra la corrupción durante los últimos tres años.

Esta coalición exigió que el gobierno reformase el sistema político, reprimiese a los funcionarios corruptos y garantizase la independencia judicial. En 2016, al-Abadi aceptó estas demandas y presentó una lista de tecnócratas para sustituir a los ministros afiliados a diversas fuerzas políticas. Pero no pudo hacer aprobar estos cambios por un parlamento recalcitrante después de los partidos que controlaban estas carteras ministeriales los bloqueasen para defender sus redes clientelares y la distribución de fondos que las alimentaban.

En de junio de 2017 los seguidores de Sadr y los comunistas accedieron a participar juntos en las elecciones de 2018. A pesar de sus diferencias, los partidos defendieron una plataforma atractiva para los grupos marginados y de lucha contra la desigualdad social. El objetivo de la coalición era demostrar a la población la renuncia formal de al-Sadr a las políticas sectarias y la adopción de una retórica nacionalista.

El éxito de Al-Amiri y el factor iraní

El otro “ganador” de estas elecciones es Hadi al-Amiri, que luchó con los iraníes contra el régimen de Saddam Hussein durante la guerra Irán-Irak y que preside la Organización Badr, un partido y milicia pro-iraní.

En junio de 2014, la Organización Badr se convirtió en la columna vertebral de las Fuerzas de movilización popular, formadas en respuesta al llamamiento a las armas del ayatola Ali al-Sistani para luchar contra ISIS.

En estas elecciones, la coalición Conquista presentó en sus listas a una serie de candidatos que habían luchado en la guerra contra ISIS y ha utilizado predominantemente una retórica pro-Irán sectaria durante su campaña electoral. En enero, Abadi trató de formar una coalición con Amiri, pero la alianza se rompió rápidamente después generar muchas críticas.

Teniendo en cuenta sus estrechas relaciones con Irán, es probable que al-Amiri utilice su segundo lugar en las elecciones para defender los intereses de la República Islámica. A raíz de la decisión de la administración Trump de retirarse del acuerdo con Irán, es probable que se enfrente a al-Abadi, que ha sido conciliador con EEUU hasta ahora.

Ninguna de las cinco principales coaliciones chiíes de Irak ha obtenido los votos suficientes para contar con una mayoría absoluta en el Parlamento, lo que significa que tendrá que haber negociaciones y la formación de alianzas entre las coaliciones tras los resultados finales.

En el pasado, Irán ha jugado un papel importante en las negociaciones para la elección de los primeros ministros iraquíes después de las elecciones de 2010 y 2014 . Las conversaciones más importantes entonces no se produjeron en Bagdad, sino en Teherán, donde varios políticos iraquíes se reunieron con funcionarios iraníes.

El otro actor principal, al-Sadr, ha tratado de presentarse como un nacionalista chiíta iraquí, independiente de la influencia iraní, pero también es vehementemente anti-estadounidense.

Mientras que en el pasado, al-Sadr cedió a la presión de Irán porque sus resultados de las elecciones fueron relativamente bajos, esta vez podría defender su propia agenda y es probable que insista en la formación de un gabinete tecnocrático.

Cualquiera que sea el resultado de las negociaciones, una cosa es cierta: estas elecciones sacudieron el status quo y mostraron que existe un espacio para la política no sectaria en Irak. Los votantes se manifestaron contra la élite política y demostraron – tanto a través de sus votos como por medio del boicot – que rechazan el actual sistema de clientelismo y corrupción rampante.

Ibrahim al-Marashi es profesor asociado en el Departamento de Historia de la Universidad del Estado de California, San Marcos.

El papel creciente de la inteligencia artificial en las finanzas mundiales

Especulando sobre inteligencia artificial
Alejandro Nadal 17/05/2018

religion

El martes 23 de abril de 2013, cuando el reloj marcaba las 13:07, los operadores en el piso de remates de la Bolsa de Valores en Nueva York vieron el siguiente mensaje de Twitter en sus monitores: Última: Dos explosiones en la Casa Blanca; Barack Obama, herido. En unos instantes el mercado entró en una caída vertiginosa y en los siguientes 90 segundos el indicador Dow Jones perdió 160 puntos, eliminando las ganancias del día. En minutos se confirmó que el mensaje era falso. Había sido generado por hackers que penetraron la cuenta de la agencia Associated Press. Y así como había comenzado el vendaval, de pronto todo regresó a la normalidad. Pero en esos minutos de frenesí financiero se generaron pérdidas por más de 140 mil millones de dólares (Véase:https://goo.gl/nz135F).

El episodio ilustra de manera singular uno de los principales problemas que enfrenta en la actualidad la globalización financiera, en la medida en que se ha ido profundizando el empleo de sistemas de inteligencia artificial (IA). Hoy, cerca de 70 por ciento de transacciones en los mercados financieros se lleva a cabo mediante computadoras institucionales. Y, por supuesto, la velocidad de las transacciones se ha acelerado vertiginosamente. En los mercados de bolsa más desarrollados del mundo un título permanece en manos de un participante del mercado un promedio de 22 segundos antes de entrar nuevamente en otra transacción. La especulación automatizada ya domina en los mercados financieros.

Una pregunta llama la atención de los operadores de bolsa: ¿son más eficientes los sistemas de IA que los métodos tradicionales para obtener mejores rendimientos en una cartera de inversión? La respuesta no es evidente. La mayor parte de los operadores todavía prefiere el uso del análisis convencional, en el que los indicadores sobre la salud económica y financiera del corporativo que emite un determinado título son la base para tomar una decisión. Aunque muchos operadores son excelentes para hacer un buen análisis en poco tiempo sobre un emisor de títulos financieros, hay muchas otras variables que necesariamente serán ignoradas. Es ahí donde entra la capacidad de un programa para procesar enormes cantidades de datos en una fracción de segundo.

Los métodos tradicionales de evaluación siguen siendo válidos cuando se trata de tomar una decisión sobre la adquisición de un activo para obtener un buen rendimiento. Sin embargo, cuando se busca adquirir un título con el único propósito de venderlo inmediatamente para obtener una ganancia, las cosas cambian. En un entorno en el que proliferan las opciones sobre una gran variedad de activos, incluyendo derivados y todo tipo de productos exóticos, es vital poder sintetizar grandes cantidades de información y poder comparar diferentes senderos de transacciones para poder explotar con ventaja los diferenciales de precios entre distintos títulos. Es aquí donde las computadoras y sus sistemas de IA muestran su superioridad frente a los análisis tradicionales.

Otra pregunta se relaciona con el efecto que tiene el empleo de sistemas de IA sobre la volatilidad y estabilidad de los mercados financieros. Muchos analistas consideran que el uso de computadoras elimina el factor emocional de la ecuación, reduciendo la volatilidad y el riesgo de un pánico financiero. Pero lo cierto es que los predictores de los algoritmos de esos sistemas de IA están diseñados para replicar el mismo comportamiento de cualquier operador frente a una señal de alarma. En otras palabras, si alguien grita ¡fuego! a la mitad de una función de teatro, esos predictores también aconsejan salir como rayo hacia la puerta más cercana. Los múltiples episodios de pánico financiero generados por fallas en la tecnología en años recientes son testimonio de lo anterior.

Las plataformas que permiten transacciones en un entorno no lineal, en el que imperan el caos y la incertidumbre, todavía están en una fase experimental. Esos nuevos modelos de IA para la especulación financiera buscan alcanzar rutinas de comportamiento con una lógica no lineal, incorporando variables aleatorias y mimetizando el comportamiento humano para resolver problemas. Eso es algo paradójico, pues pareciera que ahora se busca reintroducir en la ecuación los parámetros (de conducta humana) que antes se buscaba eliminar para maximizar los beneficios de la IA.

Es prematuro predecir el resultado final de esta evolución. La difusión de computadoras con capacidad de aprender ya está ocurriendo, y los operadores de corredurías pueden sentir que sus puestos de trabajo están amenazados. En la medida en que avance la capacidad de estos sistemas para analizar océanos de datos y detectar tendencias, aumentará su capacidad para tomar las decisiones que en su mayoría siguen reservadas a un operador humano. La IA no va a cambiar la naturaleza de la especulación financiera ni sus efectos nefastos en el plano macroeconómico, pero sí puede hacerla más peligrosa por la velocidad y volúmenes involucrados en cada transacción.

Así creo Israel a Hamás, por Ishaan Tharoor

ASÍ CREÓ ISRAEL A HAMÁS, por Ishaan Tharoor, para The Washington Post
Artículo original: https://goo.gl/Vm7U8H

religion

Es curiosa y oscura la historia de Hamás. Hasta cierto punto, la organización islamista cuya ala militante ha arrojado cohetes sobre Israel tiene que agradecer al estado judío su existencia. Hamas se lanzó a la acción en 1988 en Gaza en el momento de la primera Intifada con una carta ahora infame por su antisemitismo y su negativa a aceptar la existencia del estado israelí. Pero durante más de una década antes, las autoridades israelíes propulsaron activamente su ascenso.

En ese momento, el principal enemigo de Israel era el partido Fatah del fallecido Yasser Arafat, que formaba el corazón de la Organización de Liberación de Palestina (OLP). Fatah era secular y se forjó en el molde de otros movimientos guerrilleros izquierdistas revolucionarios que libraron insurgencias en otras partes del mundo durante la Guerra Fría. La OLP llevó a cabo asesinatos y secuestros y, aunque fue reconocida por los estados árabes vecinos, Israel la consideró una organización terrorista; Los operativos de la OLP en los territorios ocupados enfrentaron una brutal represión a manos del estado de seguridad israelí.

Mientras tanto, las actividades de los islamistas afiliados a la Hermandad Musulmana prohibida en Egipto eran permitidas en Gaza por Israel, una desviación radical de cuando la Franja fue administrada por el gobierno secular nacionalista egipcio de Gamal Abdel Nasser. Egipto perdió el control de Gaza frente a Israel después de la guerra árabe-israelí de 1967, que vio a Israel apoderarse también de Cisjordania. En 1966, Nasser había ejecutado a Sayyid Qutb, uno de los principales intelectuales de la Hermandad. Los israelíes consideraron, en cambio, a los seguidores de Qutb en los territorios palestinos, incluido el jeque Ahmed Yassin, en silla de ruedas, como un contrapeso útil para la OLP de Arafat.

“Cuando miro hacia atrás en la cadena de eventos, creo que cometimos un error”, dijo un funcionario israelí que había trabajado en Gaza en la década de 1980 en una entrevista en 2009 con Andrew Higgins del Wall Street Journal. “Pero en ese momento nadie pensó en los posibles resultados”.El artículo de Higgins vale la pena leerlo en su totalidad (Ver https://goo.gl/fim19X )
Luego describe el tipo de asistencia que los israelíes le dieron inicialmente a Yassin, a quien la OLP consideró un “colaborador”, y a otros islamistas de Gaza:
“La administración militar de Israel en Gaza miró favorablemente al clérigo parapléjico, que estableció una amplia red de escuelas, clínicas, una biblioteca y jardines de infantes. Sheikh Yassin formó el grupo islámico Mujama al-Islamiya, que fue reconocido oficialmente por Israel como una organización benéfica y luego, en 1979, como una asociación. Israel también respaldó el establecimiento de la Universidad Islámica de Gaza, que ahora considera como un hervidero de militancia. La universidad fue uno de los primeros objetivos alcanzados por aviones de combate israelíes en la Operación Plomo Fundido 2008-9.”

El Mujama de Yassin se convertiría en Hamas, que, se puede argumentar, era el Talibán de Israel: un grupo islamista cuyas bases habían sido establecidas por Occidente en una batalla contra un enemigo de izquierda, la Unión Soviética. Israel encarceló a Yassin en 1984 con una sentencia de 12 años después del descubrimiento de escondites ocultos de armas, pero fue liberado un año después. Los israelíes deben haber estado más preocupados por otros enemigos.
Eventualmente, el tablero se dió vuelta. Después de los acuerdos de Oslo de 1993, el reconocimiento formal de Israel por parte de la OLP y el inicio de lo que hoy conocemos como el proceso de paz, Hamas fue la pesadilla de los israelíes. Hamas se negó a aceptar a Israel o renunciar a la violencia y se convirtió quizás en la principal institución de resistencia palestina a la ocupación israelí, que, más allá de la ideología religiosa, es la razón principal de su continua popularidad entre los palestinos.

Yassin fue asesinado en un ataque aéreo israelí en 2004. En 2007, después de una victoria legítima en las elecciones por parte de Hamas que molestó tanto a Occidente y a Fatah, el grupo islámico tomó Gaza, una medida que condujo a estrictos bloqueos israelíes y al ciclo de conflicto una vez más repitiéndose.
Pero, como observa Aaron David Miller, un experto en Medio Oriente en el Centro Woodrow Wilson, una extraña y autosuficiente relación permanece. El gobierno de línea dura de Israel -compuesto por muchos políticos que tienen poco interés en ver la creación de un Estado palestino separado- se concentra en señalar la amenaza a la seguridad que representan los crudos cohetes de Hamas. A su vez, Hamas depende, escribe Miller, de “una ideología y una estrategia impregnadas de confrontación y resistencia”. Y así, concluye, son “dos partes que aparentemente no pueden vivir el uno con el otro, O APARENTEMENTE SIN EL OTRO”.

El juez que condenó a Lula tenía entrenamiento de EEUU

A través de WikiLeaks se conoció un documento norteamericano que menciona al juez que persigue a Lula
Publicación original: https://www.pagina12.com.ar/106473-moro-con-entrenamiento-de-estados-unidos
Cable revelado por Wikileaks:https://wikileaks.org/plusd/cables/09BRASILIA1282_a.html

religion

¿EEUU ORGANIZÓ UNA GUERRA JUDICIAL CONTRA BRASIL?

El juez Sergio Moro, quien lleva adelante la Operación Lava Jato y que el jueves pidió la detención del ex presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, participó en un curso con una delegación estadounidense en 2009. Según el documento que fue revelado por el medio de filtraciones WikiLeaks, el encuentro llamado Projeto Pontes (Proyecto Puentes) buscó “consolidar el entrenamiento bilateral de la aplicación de leyes y habilidades prácticas de contraterrorismo.”

Jueces federales y fiscales de los 26 estados brasileños y del distrito federal, y más de 50 agentes de la policía federal de todo el país participaron de la conferencia que duró una semana y que tuvo lugar en la ciudad de Río de Janeiro. También se hicieron presentes en el seminario representantes de Argentina, México, Costa Rica, Panamá, Uruguay y Paraguay.

El nombre de Sergio Moro fue uno de los pocos que se mencionaron en el documento, hecho que habla de la importancia que tuvo el juez en el encuentro. “El juez federal especializado en lavado de dinero, Sergio Moro, mencionó los 15 problemas más comunes que él ve en los casos de lavado de dinero en las cortes brasileñas”, explica el informe. Luego, detalla que los presentadores estadounidenses comentaron, a partir de la presentación de Moro, varios aspectos respecto a la investigación y enjuiciamiento de casos de financiamiento ilícito y lavado de dinero, incluyendo cooperación internacional formal e informal, confiscación de activos y acuerdos de culpabilidad. Además, mencionaron el uso de interrogación directa como herramienta y sugerencias de cómo tratar con ONG sospechosas de ser usadas para financiamiento ilícito.

Por otro lado, los redactores del documento se jactaron de haber tenido un pequeño triunfo, puesto que los miembros del sector judicial brasileño adoptaron sin problemas el término terrorismo –impuesto por los estadounidenses– para hablar de problemas en su territorio, en lugar de utilizar “crímen trasnacional”, que era tradicionalmente usado por el Ejecutivo. Así, se explica que al comienzo de la conferencia, la coordinadora para el contra-terrorismo, Shari Villarosa, habló en sus declaraciones iniciales directamente sobre terrorismo y el financiamiento ilícito del terrorismo, enfatizando que dicho financiamiento es un problema global que debe ser discutido de manera global. A continuación, se lee en el informe: “En lugar de discutir estas afirmaciones como usualmente pasa al tratar con el ministerio de relaciones exteriores de Brasil o con miembros del Poder Ejecutivo, los representantes del sector judicial en la conferencia encontraron que el tema era extremadamente interesante e importante”. Más aún, continúa, se mostraron verdaderamente entusiasmados al pedir entrenamiento de seguimiento relacionado al tema. “Claramente los jueces federales, fiscales y profesionales de las fuerzas del orden estaban menos preocupados por el campo de minas político en torno al tema y más genuinamente interesados en aprender como encarar mejor el proceso judicial en la lucha contra el terrorismo”, sentencia el documento en clara crítica al gobierno de Brasil.

Los delegados estadounidenses destacaron así que el sector judicial del país sudamericano estaba muy interesado en abordar, según sus palabras, más proactivamente la lucha contra el terrorismo, pero que necesitaba de las herramientas y el entrenamiento para hacerlo efectivamente. Entonces, proponían que el entrenamiento debería ser a largo plazo y coincidir con la formación de equipos de trabajo para dicho entrenamiento. Además, y esto resulta llamativo, sugerían que San Pablo, Campo Grande o Curitiba fuesen las locaciones. El juez Sergio Moro es Juez Federal de la 13.ª Sala Criminal Federal de la ciudad Curitiba, estado de Paraná. No obstante, se desconoce si el mencionado entrenamiento fue efectivamente llevado a cabo.

Otro de los ejes que se destacaron en el informe entregado al Departamento de Estado de Estados Unidos y filtrado por WikiLeaks, fue el ansia por parte de los miembros del poder judicial y de las fuerzas de tratar con los estadounidenses temas internos, en torno al sistema legal brasileño: “Los participantes brasileños buscaron a los representantes estadounidenses a lo largo de toda la conferencia para discutir cómo mejorar el sistema legal de Brasil, especialmente en el área de investigaciones y enjuiciamientos financieros complejos”. Como puede leerse en el documento, los miembros de la delegación de Estados Unidos no ocultaron su satisfacción al ser consultados sobre estos asuntos.

El informe cierra exclamando el rotundo éxito que supuso la conferencia, no sólo por la concurrencia sino también, según dijeron, por reconocer que el término “terrorismo” no es un tabú para los profesionales que tienen que prepararse para lo peor.

Nicaragua, la nueva presa: violencia y desestabilización

Nicaragua, la nueva presa

religion

Como una manada de lobos hambrientos, organismos hemisféricos de distinta laya, pero igual cuño, abren fauces y lanzan garras para cebarse en los hechos violentos que han tenido lugar en Nicaragua

Publicado: Sábado 28 abril 2018
Marina Menéndez Quintero

«La manada» es un término acuñado en España en estos días y que identifica, en tono incriminatorio, a un grupo de cinco hombres jóvenes a quienes se acusa de violar a una muchacha… aunque la justicia los haya enjuiciado y condenado solo por violencia.

Podrían haberlos bautizado con el apelativo por la forma en que actuaron, como los lobos en grupo. O por la saña.

Así, como una manada de lobos hambrientos, organismos hemisféricos de distinta laya, pero igual cuño, abren fauces y lanzan garras para cebarse en los hechos violentos que han tenido lugar en Nicaragua.

Su misma identificación da pie a las conjeturas sobre la sinceridad de sus preocupaciones, y permite adivinar qué es lo que ansían.

La tendenciosa Humans Right Watch pide ya una reunión del Consejo Permanente de la OEA, para que se aplique a Nicaragua la presencia de una representación de la proyanqui Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

IDEA —la denominada Iniciativa Democrática de España y las Américas donde se reúnen exmandatarios derechistas, conspiradores e injerencistas— pidió también al titular de la OEA, el desacreditado Luis Almagro, impulsar la adopción de medidas dentro del marco de la llamada Carta Democrática Interamericana, creación de EE. UU. para justificar la intervención certificada en otras naciones.

Y no debe extrañar que la ultraderecha congresional miamera pida que se recrudezcan las sanciones establecidas por la NICA-ACT (Nicaraguan Investment Conditionality Act of 2017).

Pero lo que mejor permite palpar la magnitud de esto que se teje contra el Gobierno sandinista, y por dónde viene, es la actitud de Washington. Por orden del Departamento de Estado su Embajada en Managua sacó a su personal y cerró, al tiempo que «alertaba» a los ciudadanos de EE. UU. que no viajen al país, en una señal de alarma que debe tomarse en cuenta.

En un comunicado de epítetos duros y poco usados en la diplomacia —tan parecidos a esos de que gusta la verborrea del presidente Donald Trump— la Casa Blanca habló este viernes de «repugnante violencia política» que «ha impactado a la comunidad democrática internacional».

Mientras, en las redes sociales y en los medios internacionales de derecha, donde se fabrican tantos entuertos, el motivo que dio lugar a los hechos ya apenas existe. Atrás quedó la reforma al seguro social que constituyó la chispa de los desórdenes y fue derogada hace una semana por el Gobierno, casi inmediatamente después de su promulgación. De lo que se trata ahora es de mantener las protestas.

Una cuenta en Twitter señalada por el sitio Misión Verdad por su sospechosa aparición junto con las manifestaciones y que se identifica como SOS Nicaragua, seguía llamando este sábado a la insubordinación con este mensaje: «Que decepcionante que nos estemos rindiendo tan rápido por la “tranquilidad,” que decepcionante que todos esos que murieron, hayan muerto para que nosotros nos rindamos tan rápido. No es necesario que hayan conflictos en las calles para seguir luchando».

Así, una situación de origen supuestamente social se ha convertido en una crisis política que busca dar pie a la intervención extranjera y a la democión del Gobierno sandinista.

La rapidez con que fluyeron acontecimientos que parecen haber surgido de la nada evoca un arte de magia, aunque no haya tal. Más bien parece la maniobra de una maquinaria engrasada que, como en otras naciones víctimas de la ojeriza de Estados Unidos y la derecha proimperial, usa tristemente a jóvenes estudiantes como carne de cañón para actos violentos que obliguen a las fuerzas del orden a actuar. De ese modo es más fácil culpar al ejecutivo por los lamentables decesos, y justificar la adopción de medidas hemisféricas de presión.

En materia teórica todo ya tiene nombre y se ha aplicado en países de Europa del Este para sacar del poder a gobiernos incómodos a Washington, así como se intentó aplicarlo a Venezuela: revoluciones de colores que conducen a lo que se ha bautizado como golpe suave, es decir, democión de un mandatario sin que medien la bayoneta y la bota militar.

No lo sistematizó en la teoría la izquierda. Reza en los documentos del Pentágono y constituye toda una bien pensada estrategia imperial, como se constata en la Circular de entrenamiento 18-01 de las Fuerzas de Operaciones Especiales de noviembre de 2010, titulada La Guerra no Convencional.

En cada sitio con sus características, los ejecutivos de Fernando Lugo en Paraguay, de Manuel Zelaya en Honduras, y el de Dilma Rousseff en Brasil pueden dar fe de ello, sin dejar fuera la saga de corrupción y la injusta prisión urdidas contra Lula. El asunto es regional, y de lo que se trata es de completar el viraje a la derecha, manipulación mediante de una población tan víctima como el sujeto político que se sataniza.

Dentro de Nicaragua, la alineación, del lado de la inestabilidad, del Consejo de la Empresa Privada (Cosep), aliado del ejecutivo en este mandato sandinista aunque su antiguo y muy enconado enemigo, también da luces sobre quiénes pueden medrar con estos acontecimientos indeseados, aún no bien esclarecidos, y donde sigue jugando un papel fundamental una Conferencia Episcopal que ha aceptado ser garante del diálogo convocado por el Gobierno, pero es citada como su crítica frente a los hechos.

Líderes de la Unen (Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua) denunciaron la presencia en una de las universidades tomadas por los manifestantes de miembros del opositor Movimiento de Renovación Sandinista, donde se reúnen figuras que abandonaron las filas del FSLN, y su presión para que los jóvenes manifestantes se mantuvieran sublevados.

En un comunicado del Frente Sandinista poco difundido, el partido en el poder ha dado elementos de juicio. Por ejemplo, el hecho de que las protestas fueran iniciadas y protagonizadas por los estudiantes universitarios, sobre todo, de escuelas privadas religiosas —básicamente la UCA, de los jesuitas y la Politécnica (Upoli), de una iglesia protestante con sede en EE. UU.—, y su adopción de un carácter violento con el uso de morteros caseros; la movilización de la Juventud Sandinista como contraparte; los asaltos e incendios de locales representativos del sandinismo e instituciones del Estado y de casas de sandinistas, así como los saqueos a supermercados y a bodegas, entre ellas la que guardaba todo el medicamento de los asegurados…

El establecimiento de una Comisión de la Verdad anunciada el viernes por la Asamblea Nacional de Nicaragua debe poner en claro, ojalá en breve, el ínterin de los sucesos, así como el diálogo convocado por el presidente Daniel Ortega debe devolver a su cauce la estabilidad que ha caracterizado el último decenio en Nicaragua.

Pero todo debe resolverse desde dentro. La manada de las instituciones prohijadas por Washington que busca la intervención, debe sacar los dientes de su nueva presa.