Canibalismo “medicinal” en Europa

Canibalismo medicinal: La Reina María II y su tío, el rey Carlos II, ambos tomaron cráneo humano destilado en su lecho de muerte en 1698 y 1685, respectivamente, de acuerdo con el Dr. Sugg

Durante mucho tiempo han sido famosos por su amoríos, sus copiosos banquetes y ricas recetas. Pero lo que es menos conocido es que a la realeza británica le gustaba el sabor de la carne humana.

Un nuevo libro sobre canibalismo medicinal ha revelado que posiblemente, a fines del siglo XVIII, la realeza británica ingirió partes de cuerpos humanos.

El autor añade que no sólo se trataba de una práctica reservada a los monarcas sino también estaba muy extendida entre los adinerados de Europa.

A la vez que denunciaban a los caníbales del Nuevo Mundo, ellos mismo hacían lo mismo, bebieron y usaron polvo de momia egipcia, grasa humana, carne, huesos, sangre, cerebro y piel.

Muestras tomadas de cráneos de soldados muertos fueron incluso utilizados como remedio para las hemorragias nasales, de acuerdo con el Dr. Richard Sugg de la Universidad de Durham.

Dr. Sugg, dijo: “El cuerpo humano ha sido ampliamente utilizado como agente terapéutico en tratamientos populares usando carne, huesos o sangre.”

Nuevo mundo: Representación de canibalismo en la tribu tupinambá del Brasil según lo descrito por Hans Staden en 1557. Sea cierto o no, el mito ignora el hecho de que los europeos consumían carne humana

La historia de canibalismo medicinal, según el Dr. Sugg, planteó una serie de importantes cuestiones sociales.

Él dijo: “el canibalismo medicinal tuvo gran fuerza en la ciencia europea, editoriales, cadenas de comercio y en la educación”.

“Mientras que la medicina del cuerpo a veces ha sido presentado como una terapia medieval, estaba en su apogeo durante las revoluciones sociales y científicas en la moderna Bretaña”.

“Sobrevivió hasta bien entrado el siglo 18 entre los pobres en la época de la reina Victoria.”

“Aparte de la cuestión de la antropofagia, el aprovisionamiento de partes del cuerpo ahora se ve muy poco ético para nosotros. “

“En el apogeo del canibalismo medicinal cuerpos y huesos fueron rutinarimente tomados de tumbas egipcias y cementerios europeos. No sólo eso, sino que de alguna manera en el siglo XVIII las mayores importaciones de Irlanda a Gran Bretaña eran cráneos humanos.”

“”Que todo esto sea peor que el moderno mercado negro de órganos humanos es difícil de decir.”

Esta imagen es la ejecución de Carlos I en 1649, en ella se puede ver a personas limpiando la sangre del antiguo rey. Se cree que tenía propiedades curativas.

El libro ofrece numerosos ejemplos, a menudo perturbadores, que van desde los andamios de ejecución de Alemania y Escandinavia, a través de los tribunales y los laboratorios de Italia, Francia y Gran Bretaña, los campos de batalla de Holanda e Irlanda y las tribus devoradoras de hombres en las Américas.

Un cuadro que muestra la ejecución de 1649 de Carlos I muestra a personas absorbiendo la sangre del rey con un pañuelo.

El Dr. Sugg, dijo: “Esto fue utilizado para tratar el” mal del rey”- una enfermedad muy generalizada, curada por el toque de los monarcas que vivían.

“En la Europa continental, que fue donde cayó más el hacha en los cuellos de los criminales, la sangre fue el fármaco elegido para muchos pacientes epilépticos.”

“En Dinamarca, el joven Hans Christian Andersen decía que los padres obtenían sangre para sus hijos enfermos durante las ejecuciones. Tan popular era este tratamiento que habitualmente los verdugos tenían ayudantes para recoger la sangre en vasos, ya que salía a borbotones de los cuellos de los criminales al morir.

“En ocasiones el paciente podía tener acceso directamente. A principios del siglo XVI, en una ejecución en Alemania, un vagabundo agarró el cuerpo decapitado antes de que cayera para beber su sangre ..”.’

El último caso registrado de esta práctica fue en 1865 en Alemania.

El Dr. Richard Sugg, de la Universidad de Durham, se adentra en el oscuro mundo de canibalismo medicinal en su nuevo libro de momias, caníbales y vampiros

Mientras que Jaime I se había negado a comer cráneo humano, su nieto Carlos II le gustó tanto la idea que compró la receta. Después de haber pagado £ 6.000, quizás por esto, a menudo destilaba el mismo cráneo humano en su laboratorio privado.

El Dr. Sugg, dijo: “Las conocidas ” Gotas del rey “, este líquido se utilizó contra la epilepsia, convulsiones, enfermedades de la cabeza, y con frecuencia como un tratamiento de emergencia para los moribundos.”

“Fue lo primero que le llegó al rey Carlos de inglaterra el 2 de febrero de 1685, al comienzo de su última enfermedad, y se administró no sólo en su lecho de muerte, sino también a la reina María en 1698.

La investigación del Dr. Sugg se exhibirá en un documental en el Canal 4 con Tony Robinson, quien reconstruirá las medicinas más antiguas de los caníbales con cerebros de cerdo, sangre y cráneos.

El libro, llamado momias, caníbales y vampiros, se publicará el 29 de junio por Routledge y mostrá imágenes de la ”medicina del cuerpo” desde el Renacimiento hasta la época victoriana.

Fuente: dailymail.co.uk

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s