J.M.Sanguinetti, ex-presidente de Uruguay, admite que se espió a civiles en democracia.

Julio María Sanguinetti aceptó que hubo espionaje en democracia
21 de junio de 2018

religion

El ex mandatario asegura que no fue por orden de Presidencia y duda de que hubiera “planificación sistemática”
Artículo original en La Diaria: https://goo.gl/7yQRwt

(Nota previa: El semanario Brecha mantiene publicados, con acceso al público en general un volumen de 14 mil documentos de un total de cerca de 3 millones de documentos probatorios de espionaje por servicios de inteligencia internos y externos a la población uruguaya hasta el año 1999. Enlace a los documentos:
http://brecha.com.uy/documentos-espionaje-militar-democracia/)

Ayer de tarde el ex presidente colorado Julio María Sanguinetti compareció por más de dos horas ante la comisión de la Cámara de Representantes que investiga el espionaje militar y policial en democracia. A la salida, señaló en rueda de prensa que los diputados de la comisión le mostraron una serie de documentos que refieren a episodios de espionaje o de violaciones a la ley, y aceptó que muchos de ellos son “reales”. “Lo que está claro es que ni Presidencia ni nuestros ministros, todos de acrisolada calidad democrática, jamás ordenamos ningún episodio ilegal”, sostuvo Sanguinetti, y agregó que, por el contrario, desde Presidencia hubo “órdenes precisas de actuar conforme a la ley y a informaciones abiertas, sin ninguna acción de espionaje”, y que es “discutible” que el espionaje fuera producto de una “planificación sistemática”. Además, el ex presidente afirmó que incluso él fue “víctima de algunos episodios de ese tipo”, por ejemplo en 1997, cuando “le volaron” el auto al diputado Hugo Cores y a él le “volaron” el estudio que compartía con otros abogados. Según Sanguinetti, esas acciones fueron perpetradas por “gente vinculada” con los servicios de inteligencia.

Consultado sobre cómo esos actos ilegales eludieron el control de las autoridades, dijo que “se escapaban porque ocurrían, y porque el Estado venía de una dictadura y había muchas situaciones de conflicto”. “Se nos escapaban esas cosas como también se nos escapaban movimientos armados que venían de los viejos terrorismos. Recuerden el episodio del [hospital] Filtro, en el gobierno de [Luis Alberto] Lacalle. El propio [ex integrante del MLN, Jorge] Zabalza ha contado que fueron con una camioneta llena de explosivos. Esas cosas ocurrían, desgraciadamente, y se perseguían y se trataban de controlar. El resultado fue altamente favorable, que es lo que importa”, dijo Sanguinetti, y añadió que las acciones de espionaje “no lograron desestabilizar la democracia”, ya que la prensa “ejerció con libertad”, así como lo hicieron los partidos políticos y los sindicatos.

El diputado frenteamplista Luis Puig, integrante de la comisión, expresó por su parte en rueda de prensa que ayer pudieron “comprobar y demostrar” la existencia de espionaje en democracia “no como hechos aislados” sino, por ejemplo, ordenado por quien fuera comandante en jefe del Ejército y luego ministro de Sanguinetti, el general Hugo Medina. “Un documento del Ministerio de Defensa expresa con absoluta claridad el plan de espionaje a desarrollar sobre organizaciones políticas, sindicales, religiosas y organismos de derechos humanos, pero la gravedad de esto es que fue ordenado por el comandante en jefe del Ejército en 1985, que posteriormente, en 1987, fue designado ministro de Defensa”, sostuvo Puig, y agregó que, por tanto, el “espionaje sistemático” era ordenado “desde las más altas directrices militares”.

A su vez, el diputado comunista Gerardo Núñez, presidente de la comisión, subrayó en declaraciones a periodistas que es “claro” que las personas que designó Sanguinetti –tanto Medina, en su primer período presidencial (1985-1990), como los máximos directores de inteligencia militar en su segundo mandato (1995-1998)– desarrollaron “espionaje de gran envergadura”. Núñez dijo que también es claro que el espionaje coincide con “una actitud” del primer gobierno de Sanguinetti, que, por ejemplo, “estaba en contra de que se realizara” el referéndum de 1989 para derogar la ley de caducidad. “No estamos hablando de hechos aislados, no es como dijo el doctor Sanguinetti, que esto se trató de grupúsculos que se quedaron con una visión nostálgica; acá estamos hablando de directivas que se impartieron directamente desde los ministerios y las direcciones de inteligencia”, subrayó Núñez, y sostuvo que es “inexplicable” que a esta altura de los acontecimientos, “con toda la documentación que está arriba de la mesa”, se niegue “que el espionaje fue institucionalizado, sistemático y planificado”. En la misma línea, Puig aseveró que se han descubierto tres millones de documentos que refieren al espionaje en democracia, y que por lo tanto se pregunta si corresponde hablar de “hechos aislados”.

Por último, Núñez destacó que durante los gobiernos de Sanguinetti “no se llevaron adelante los controles correspondientes” sobre los servicios de inteligencia, y ejemplificó esto con un informe que antes le habían mostrado al ex presidente, acerca de una investigación que el directorio de Antel realizó durante su primer mandato presidencial que “daba cuenta de que se habían hecho escuchas telefónicas durante la dictadura”. “Con ese antecedente, se tendrían que haber tomado otras medidas y otros controles, que, evidentemente, no existieron”, razonó Núñez, y agregó que ayer también le demostraron al ex presidente que no sólo actuaron las agencias nacionales de inteligencia sino también la CIA estadounidense, infiltrada en los ministerios de Relaciones Exteriores e Interior. “Entonces, lejos de estar negando estas acciones de espionaje, como hoy [por ayer] ocurrió por momentos en la comisión, tiene que haber un reconocimiento para afianzar la democracia y para que estas actitudes, contrarias a la Constitución y a las leyes, no ocurran más”, finalizó Núñez.

Anuncios

El papel de EEUU y la CIA en la violenta crisis de Nicaragua.

15 de junio de 2018
EE. UU. Y Nicaragua: un estudio de caso sobre la amnesia y la ceguera históricas.
por DAN KOVALIK

religion
 
Me sorprendió el otro día ver un artículo de opinión de Stephen Kinzer en The Boston Globe en el que retrataba las violentas protestas antigubernamentales en Nicaragua como una especie de insurrección revolucionaria. Lo sorprendente de la posición de Kinzer es que él es el individuo que escribió el maravilloso libro, All The Shah’s Men, una de las lecturas esenciales sobre el golpe respaldado por la CIA contra el primer ministro Mohammad Mosaddegh en Irán en 1953.

Lo que está sucediendo en Nicaragua en este momento se parece mucho a lo que sucedió en Irán durante este golpe, y sin embargo, Kinzer de alguna manera no ve esto. De esta forma, Kinzer tipifica la confusión total de tantos en este país, incluidos aquellos que deberían saberlo mejor, como muchos izquierdistas autodenominados, sobre lo que está sucediendo en Nicaragua y en América Latina en general.

Antes que nada, veamos lo que Kinzer describe correctamente como las tácticas utilizadas por la CIA para derrocar a Mosaddegh e instalar al Sha de Irán en su lugar. La táctica principal era organizar, pagar y dirigir manifestantes callejeros violentos para crear una situación caótica que provocaría una respuesta violenta del gobierno, una respuesta que podría usarse para justificar el avance de los militares contra Mosaddegh con el pretexto de restablecer el orden y las reglas democrática.

En All The Shah’s Men, Kinzer describe los días previos al golpe de la siguiente manera:

“Los disturbios que sacudieron a Teherán el lunes se intensificaron el martes. Miles de manifestantes, inconscientemente bajo el control de la CIA, surgieron por las calles, saqueando tiendas, destruyendo imágenes del Sha y saqueando las oficinas de grupos monárquicos. Exuberantes nacionalistas y comunistas se unieron al caos. La policía todavía tenía órdenes de Mosaddegh de no interferir. Eso permitió a los alborotadores hacer su trabajo, lo que dio la impresión de que Irán se estaba deslizando hacia la anarquía. El jefe de la oficina de la CIA, Kermit Roosevelt visitó al gobierno durante sus furtivos viajes por la ciudad y dijo que le tenían “miedo”.”

Kinzer explica que cuando esta violencia no fue suficiente para provocar la deseada ofensiva del gobierno, Roosevelt envió al embajador de Estados Unidos a Mosaddegh para engañarlo y hacer que usara la fuerza contra los alborotadores al afirmar que era necesario para proteger a los estadounidenses presuntamente atacados en Teherán. Roosevelt sabía que Mosaddegh, inevitablemente conmovido por los famosos sentimientos de hospitalidad de los iraníes hacia los invitados extranjeros, tendría que actuar. Y lo hizo, llegando incluso a atacar a sus propios partidarios con el interés de salvar vidas estadounidenses, o al menos eso le hicieron creer. El golpe de estado siguió poco después.

Pero en lugar de restablecer la democracia en Irán, por supuesto, la CIA, el Sha y el temido aparato de seguridad y tortura de SAVAK, establecido más tarde por la CIA para mantener al Sha en el poder, destruyeron la democracia iraní. De hecho, en el momento de la insurrección contra el Sha, que finalmente lo derrocó en febrero de 1979, Amnistía Internacional describió al régimen del Sha como el que tenía el peor récord de violación de los derechos humanos en el mundo: una gran distinción.

El tipo de plan de juego dirigido por la CIA en Irán, el primero de su tipo, se llevaría a cabo nuevamente para derrocar gobiernos progresistas y nacionalistas en el futuro, especialmente en países como Guatemala en 1954 y Chile en 1973.

Sin embargo, como uno de los principales expertos en tales operaciones encubiertas, F. William Engdahl, explica, en la década de 1980, que las ONG se hicieron cargo en gran medida de las operaciones encubiertas de la CIA.Como Enghdahl relata:

Durante la Presidencia Reagan, se hicieron públicos escándalos muy dañinos sobre las operaciones sucias de la CIA en todo el mundo. Chile, Irán, Guatemala, el proyecto ultrasecreto MK-Ultra, la represión contra el movimiento estudiantil durante la Guerra de Vietnam, por nombrar solo algunos. Para quitarles el centro de atención, el director de la CIA, Bill Casey, propuso a Reagan crear una ONG “privada”, una especie de fundación que se haría pasar por privada, pero en realidad, como uno de sus fundadores, el difunto Allen Weinstein dijo más tarde, en una entrevista al Washington Post, “haciendo lo que hizo la CIA, pero en privado”. Esta fue la creación de la ONG llamada National Endowment for Democracy [NED] en 1983.. . .

Ocultar las sucias y antidemocráticas operaciones de la CIA detrás de las ONG políticas privadas que ondean el estandarte de “Derechos Humanos” ha sido muy efectiva para la agenda global de Washington de derrocar a los regímenes no cooperativos en todo el mundo. En efecto, la CIA ha creado un escenario de organizaciones supuestamente defensoras de los derechos humanos.

Fue el NED el que fue fundamental para apoyar y ayudar a organizar el golpe en Venezuela contra Hugo Chávez en 2002, un golpe que fue efímero. Es importante recordar que el evento precipitante de este golpe fue el disparo de manifestantes por francotiradores que originalmente fueron acusados ​​de ser chavistas, pero que más tarde resultaron ser provocadores de derecha. Esto está bien documentado en la película “La revolución no será televisada”.

Mientras tanto, el 19 de julio de 1979, poco después de que el Sha fuera derrocado en Irán, la pequeña Nicaragua tenía su propia revolución, liderada por los sandinistas, que derrocó al brutal dictador Anastasio Somoza, respaldado por Estados Unidos.

Como sabemos, EE. UU., a través de la CIA, se movilizó rápidamente contra la revolución nicaragüense, armando a los ex miembros de la Guardia Nacional de Somoza, organizándolos en la contra y supervisando una guerra terrorista brutal contra Nicaragua que destruyó la infraestructura y economía de Nicaragua y que aniquiló las vidas de 50,000 nicaragüenses. Esto es equivalente a 2,5 millones de muertes en los Estados Unidos.

Finalmente, en 1990, los nicaragüenses, agotados por la guerra de los contras y el estrangulamiento económico, expulsaron a los sandinistas del poder. En resumen, la campaña terrorista de Estados Unidos tuvo éxito de acuerdo con el plan.

Los sandinistas estuvieron en el ostracismo hasta 2006, cuando Daniel Ortega fue votado como presidente una vez más. Y aunque muchos en la izquierda han criticado al viejo Ortega por haber abandonado sus principios revolucionarios y socialistas, algunas aclaraciones deben hacerse al respecto.

En primer lugar, aunque Ortega ciertamente ha hecho concesiones a la comunidad empresarial, a la oposición política conservadora y a la Iglesia Católica, podría pedirles a sus detractores que expliquen qué otra posibilidad hubiera tenido.

Nicaragua es el segundo país más pobre del hemisferio desde antes de que los sandinistas tomaran el poder en 1979, y lo fue aún cuando tomaron el poder otra vez en 2006. Cuando los sandinistas tomaron el poder por primera vez, heredaron una economía naufragada y saqueada por Somoza , un país que encima quedó en ruinas por el terremoto de 1972 porque Somoza extrajo el dinero de la ayuda para él en lugar de reconstruirlo, y un país aún más destruido por Somoza que bombardeó por aire barrios en Managua para aferrarse al poder. Cuando los sandinistas tomaron el poder por segunda vez, heredaron un país que aún luchaba por recuperarse de una década de brutal guerra contra la Contra y por el embargo económico que la acompañó.

Mientras tanto, los sandinistas ni siquiera intentaron librar a Nicaragua de los principales elementos del Antiguo Régimen (como lo hizo Cuba después de su Revolución de 1959) con los que ahora deben lidiar. Esto, por supuesto, ha hecho que el gobierno sea mucho más difícil y las reformas radicales imposibles. Pero si los sandinistas se hubieran movilizado contra estos elementos, como la burguesía y la Iglesia, entonces serían más criticados de lo que son ahora por ser represivos y antidemocráticos.

Y sin embargo, hay quienes argumentan que, de alguna manera, los sandinistas han fracasado al no construir el socialismo en un país sobre una base tan débil, en un país con pocos recursos naturales y frente a la hostilidad de un enemigo mucho más poderoso que sigue siendo Estados Unidos. No importa que tales críticos generalmente crean que el socialismo en un país es inalcanzable incluso en buenas condiciones. En resumen, los sandinistas son criticados por no lograr lo imposible.

Todo esto recuerda las palabras de Michael Parenti en su maravilloso artículo, “Anticomunismo de izquierdas: el rechazo sin igual”:

Los socialistas puros culpan regularmente a la izquierda por cada derrota que sufre. Su siquiente suposición es interminable. Entonces escuchamos que las luchas revolucionarias fracasan porque sus líderes esperan demasiado o actúan demasiado pronto, son demasiado tímidos o demasiado impulsivos, obstinados o demasiado fácilmente influidos. Escuchamos que los líderes revolucionarios son poco comprometidos o aventureros, burocráticos u oportunistas, rígidamente organizados o insuficientemente organizados, antidemocráticos o incapaces de proporcionar un liderazgo fuerte. Pero siempre los líderes fracasan porque no confían en las “acciones directas” de los trabajadores, que aparentemente soportarían y superarían todas las adversidades si solo tuvieran el tipo de liderazgo disponible del grupo local de la izquierda. Desafortunadamente, los críticos parecen incapaces de aplicar su propio genio de liderazgo para producir un movimiento revolucionario exitoso en su propio país.

Sin duda, los socialistas puros no carecen completamente de agendas específicas para construir la revolución. Después de que los sandinistas derrocaron a la dictadura de Somoza en Nicaragua, un grupo ultraizquierdista en ese país pidió la propiedad directa de los trabajadores de las fábricas. Los trabajadores armados tomarían el control de la producción sin el beneficio de los gerentes, planificadores estatales, burócratas o un ejército formal. Aunque les pareciera atractivo, este sindicalismo obrero negaba las necesidades del poder estatal. Bajo tal arreglo, la revolución nicaragüense no habría durado dos meses contra la contrarrevolución auspiciada por los Estados Unidos que asoló el país. No habría podido movilizar suficientes recursos para desplegar un ejército, tomar medidas de seguridad o construir y coordinar programas económicos y servicios humanos a escala nacional.

Mientras tanto, los sandinistas, dentro de las limitaciones del capitalismo mundial, así como las leyes inmutables de la física, han hecho muchas cosas positivas dentro del ámbito de lo posible. Han hecho mucho para aliviar la pobreza en Nicaragua, construir hogares para los pobres, combatir con éxito el analfabetismo y aportar un notable nivel de prosperidad económica y estabilidad a este país que había sido devastado por la guerra. Incluso el New York Times recientemente reconoció que “cualquier persona pobre que recibe vivienda y otros beneficios del gobierno apoya” al presidente sandinista, Daniel Ortega.

Hace mucho tiempo, el activista solidario de Nicaragua, Chuck Kaufman, resumió estos logros, explicando que la primera acción de Daniel Ortega después de ser reelegido como presidente en 2006 fue para terminar con los aranceles escolares, permitiendo que 100.000 niños ingresaran a las escuelas cuya pobreza los había mantenido sin educación. Esto fue seguido rápidamente por la construcción del sistema de salud pública gratuito, una institución robusta que trataba a las personas en lugar de simplemente escribir recetas que los pacientes demasiado pobres no podían cubrir. El sector de la agricultura campesina se revitalizó y sacó a cientos de miles de la pobreza extrema, especialmente mujeres y niños.

La empobrecida Nicaragua se convirtió en uno de los primeros países del mundo en alcanzar el Reto Milenio de la ONU para reducir la pobreza a la mitad en 2015. En el camino, el gobierno de Ortega logró un crecimiento económico sostenido del 5% y logró la estabilidad laboral mediante el famoso Modelo Tripartito en el cual los sindicatos y las grandes empresas negociaron aumentos semestrales en el salario mínimo con la intervención del gobierno cuando las otras dos partes no pudieron ponerse de acuerdo. El Banco Mundial, el FMI y los países europeos elogiaron a Nicaragua por su falta de corrupción y el uso efectivo de las donaciones y préstamos. Finalmente, la participación de mujeres nicaragüenses en asuntos públicos y privados elevó a Nicaragua a uno de los primeros cuatro países en el mundo para la igualdad de género.

Como resultado de lo anterior, Nicaragua ha sido el único país centroamericano tocado por las brutales guerras de la década de 1980 que no contribuyeron a la reciente migración masiva a los Estados Unidos. De hecho, un correo electrónico de DNC de mayo de 2016 publicado por Wikileaks explica: “Nuestros vecinos en los países del Triángulo Norte de El Salvador, Honduras y Guatemala están en una crisis de violencia incontrolada. Las mujeres y los niños de estos países vienen a nuestra frontera sudoeste en busca de refugio. Básicamente, nadie viene de Nicaragua…”

Además, Ortega ha tomado algunas medidas muy audaces en el escenario internacional, por ejemplo, cuando recibió al depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, después del golpe de 2009, y cuando ofreció a Miguel D’Escoto para servir como embajador de Libia en el ONU cuando Libia, en su agonía por el bombardeo de la OTAN en 2011, no tenía representante de la ONU. Ortega también dejó de enviar tropas nicaragüenses a entrenarse en la Escuela de las Américas (SOA) después de reunirse con el fundador de SOA Watch, el padre Roy Bourgeois.

Y, hasta los recientes eventos en Nicaragua, Daniel Ortega disfrutó de una calificación de aprobación altísima. De hecho, solo unos meses antes de los acontecimientos actuales que sacuden a Nicaragua, ¡Ortega tuvo una calificación de aprobación asombrosa de casi el 80 por ciento!

Ahora, personas como Stephen Kinzer, Amy Goodman y varios “socialistas puros” nos dicen que la gente se levanta de repente contra el presidente Ortega. Y, algunos de la izquierda estadounidense sostienen que debemos dar la bienvenida y apoyar este levantamiento como una nueva etapa de la revolución nicaragüense que finalmente traerá el verdadero socialismo a ese país pobre y aislado.

Creo que tales comentaristas no podrían estar más lejos de la verdad. Lo que está sucediendo ahora en Nicaragua no es la revolución, sino la contrarrevolución. Y esto no es menos cierto porque hay algunos izquierdistas autodenominados que están participando y alentando este levantamiento, del mismo modo que Steven Kinzer nos dice que un número de comunistas y socialistas inconscientemente apoyaron las protestas que derrocaron a Mosaddegh en Irán.

De hecho, en un interesante artículo titulado “Mis padres “contra” están marchando por una nueva ‘vieja’ Nicaragua: ¿somos nosotros también “contras”?”, Melissa Castillo expresa un escepticismo razonable sobre la narrativa imperante en torno a las protestas en Nicaragua:

Otro aspecto sospechoso de esta oposición es que afirma incluir ex sandinistas que ahora se han vuelto contra Ortega debido a su corrupción. Esto es confuso porque la plataforma de los medios sociales de la oposición no parece consistir en ningún grupo socialista. Los sandinistas se construyeron sobre el socialismo y los líderes en el momento de la revolución eran en gran parte marxistas. Un grupo involucrado en la oposición, por ejemplo, es el Movimiento de Renovación Sandinista (MRS). Los MRS son socialdemócratas que se han asociado con una coalición de derecha en los últimos años para expandir su base. Por ahora, el MRS parece haberse vuelto más centrista y dedica gran parte de su plataforma a la retórica anti Ortega.

Los partidarios izquierdistas y sandinistas pueden tener preocupaciones legítimas sobre Ortega, pero eso no significa que sean las mismas personas que unen fuerzas con los derechistas y el gobierno de EE. UU. o que pidan al público estadounidense que “comparta” imágenes de disturbios en las redes sociales. Creo que las verdaderas preocupaciones izquierdistas incluyen las concesiones que Ortega ha hecho al sector privado en su política económica, el poder que ha cedido a la iglesia, su suavización de las políticas capitalistas y la creciente influencia de las entidades internacionales occidentales en la toma de decisiones del sector público. No sería racional en interés de los izquierdistas unirse a una coalición dirigida por un sector privado interesado en llevar a Nicaragua más hacia la derecha.

El impulso de las manifestaciones actuales fue el anuncio de Ortega el 16 de abril de 2018 de reformar la seguridad social de manera modesta para salvarlo de la bancarrota que podría llegar en 2019. Ortega rechazó las reformas más drásticas exigidas por el FMI y la comunidad empresarial, y luego comenzaron las manifestaciones apoyadas por la comunidad empresarial (COSEP). De acuerdo a lo argumentado por Castillo, la comunidad empresarial quiere más recortes draconianos; obviamente, no ha apoyado las protestas para promover un cambio social progresivo sino para promover su propia agenda.

Además, fueron los estudiantes universitarios quienes realmente llevaron las protestas a un nuevo nivel. Pero los estudiantes universitarios generalmente no están preocupados por las reformas a la seguridad social que no los afectarán por décadas. Como Barbara Moore, una activista solidaria de larga data que vive en Nicaragua, explica en su “Carta desde Nicaragua: un evento catastrófico bien orquestado está ocurriendo”:

“El 19 de abril, las protestas dirigidas por estudiantes comenzaron con lo que los medios de comunicación convencionales y las ONG internacionales describirían como un levantamiento en favor de la democracia. Inicialmente se cuestionaron las reformas de la seguridad social. Por razones que nadie ha podido explicar, los estudiantes estaban muy inquietos por el aumento del 1% en las contribuciones de los trabajadores, el aumento del 3.5% en las contribuciones del empleador (a través del tiempo) y un recorte del 5% en el beneficio que también era una compensación para una cobertura médica expandida. Las propuestas alternativas rechazadas por el gobierno de Ortega y favorecidas por el sector privado COSEP y el FMI implicaban recortes mucho mayores, elevaban la edad de jubilación, recortaban por completo los beneficios (las pequeñas pensiones) y privatizaban las clínicas.”

“El veterano de Vietnam y antiguo activista por la paz, S. Brian Willson, quien actualmente se encuentra en Nicaragua y que perdió sus piernas el 1 de septiembre de 1987 mientras estaba sentado en las vías del ferrocarril para bloquear el envío de armas a Centroamérica, envió la carta de Barbara Moore a Resistencia Popular con una nota que dice: “Esta es una muy buena evaluación del golpe orquestado en Nicaragua. El autor es una gringa [sic.] que vive en Managua trabajando en la casa de Ben Linder y que está atrapada en Granada porque estamos asediados por muchos matones armados, estoy seguro de que con la ayuda de EE. UU”. Recuerdo que S. Brian estaba en Nicaragua haciendo trabajos de reforestación y aprendiendo sobre la brutalidad de la política exterior de los Estados Unidos cuando perdió las piernas en el curso de una protesta. Su gran sacrificio ha tenido un gran impacto en muchos de nosotros, y me parece bastante triste que las voces de personas como Brian Willson no se escuchan sobre el tema de Nicaragua en este momento crítico.

Mientras tanto, lo que sí sabemos es que uno de los principales grupos estudiantiles detrás de las protestas actuales: el Movimiento Juvenil Civil (MCJ) “fue creado y recibió fondos del Instituto Nacional Demócrata (NDI)”, y el NDI, a su vez,es uno de los tres pilares del National Endowment for Democracy (NED) que asumió varias operaciones encubiertas para la CIA en los años ochenta. De hecho, entre 2014 y 2017, la NED ha otorgado $ 4.2 millones a grupos opositores en Nicaragua con el propósito de “promoción de la democracia” (también conocido como “cambio de régimen”).

Al mismo tiempo, no hay duda de que las protestas, que comenzaron pacíficamente el 17 de abril, se aceleraron debido a la violencia y la gran pérdida de vidas que ha tenido lugar desde que comenzaron las protestas, con ciertamente más de 100 personas asesinadas. Sin embargo, ha habido mucha desinformación sobre esta violencia tanto en Nicaragua como en la prensa occidental.

En primer lugar, cada vez que vemos un recuento de las muertes, toda la responsabilidad de ellas recae en las fuerzas de seguridad nicaragüenses a pesar de que los mismos miembros de las fuerzas de seguridad están incluidos en el recuento, al igual que los partidarios del gobierno y los transeúntes. De hecho, una de las primeras personas asesinadas en las protestas fue un oficial de policía, y muchos han sido asesinados desde entonces, algunos en sus casas e incluso en sus trabajos después de que Ortega ordenó a la policía salir de las calles. Pero nunca se te dice esto. Tampoco se informa que, hasta estos recientes acontecimientos, “la policía de Nicaragua basada en la comunidad y sus comisarías de mujeres, especializadas en violencia doméstica, fueron educadas por los departamentos de policía en todo el mundo y se hicieron famosas por su historial de positivas relaciones comunitarias.”

Mis amigos en Nicaragua me dicen que lo que parece sospechoso es que algunos de los grupos estudiantiles, armados como estaban de inmediato con un arsenal de armas bien construidas, estaban obviamente preparados de antemano para iniciar un levantamiento violento, y claramente aprovecharon la oportunidad de las protestas contra las reformas de la seguridad social como un mero pretexto para iniciar y provocar la violencia. Como explica un comentarista, mientras que “la mayoría de los informes de los medios han retratado a los grupos de la oposición y los manifestantes como un equipo de estudiantes…ejemplos de violencia de la oposición, como el uso de “morteros caseros” y “bombas de gas”, así como la quema de edificios públicos, han recibido una cobertura mínima en los medios occidentales”.

Y fueron estos manifestantes bien armados quienes se volvieron predominantes dos días después de que comenzaron las protestas. Como informaba el colectivo independiente de medios, Tortilla Con Sol, “desde el 19 de abril en adelante, activistas extremistas de la oposición secuestraron las protestas estudiantiles, atacaron hospitales, oficinas gubernamentales y municipales, edificios públicos de todo tipo, precintos universitarios e incluso el nuevo estadio de béisbol nacional.”

Muy llamativamente, los grupos violentos que llamaron a Ortega a dimitir en medio de su mandato presidencial -a pesar de que ganó la reelección en 2016 con alrededor del 70% de los votos- han estado atacando los símbolos de la Revolución Sandinista que derrocó al dictador Anastasio Somoza. Nuevamente, esto revela que estos grupos son más contrarrevolucionarios que revolucionarios.

Otro aspecto de la violencia que se ignora en gran medida es la fuerte evidencia de francotiradores (recordemos el papel clave de los francotiradores en el golpe contra Hugo Chávez en 2002) al realizar asesinatos de precisión que luego se atribuyen a la policía.

Barbara Moore, citando el análisis forense descrito en un informe del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, explica:

“La oposición afirmó y continúa afirmando que la Policía Nacional ha utilizado la fuerza letal y mortal, disparando indiscriminadamente a las multitudes con munición real. Sin embargo, eso parece imposible dado el análisis forense, pues casi cada muerte ocurrió con un disparo preciso, específico, incluso limpio en la cabeza, el cuello o el pecho. No es exactamente lo que uno esperaría, dado que las batallas en las calles están llenas de niveles elevados de caos o que cuando la policía dispara para matar están entrenados para apuntar a la parte central del cuerpo.

El público, engañado por los informes de la prensa, los principales medios internacionales y justamente indignados por los asesinatos continuó durante las siguientes semanas tomando las calles. Casi siempre el mismo patrón se repite: más muertos, siempre un hombre, a pesar de que las primeras protestas fueron muy concurridas por mujeres. Las víctimas seguían recibiendo disparos con una precisión increíble, siempre en la cabeza o el cuello, a veces en el pecho. Estos hechos, corroboran incidentalmente las afirmaciones del gobierno de que los francotiradores fueron los responsables de los homicidios. A medida que el número de muertos continúa aumentando, este patrón se ha mantenido completamente constante.

Esto nos devuelve en un círculo completo a la pieza de Stephen Kinzer en The Boston Globe. Kinzer comienza esta pieza describiendo un incidente clave que ha inflamado aún más la situación en Nicaragua:

“Cuando una multitud de manifestantes desarmados pasó por el Estadio Dennis Martínez en Managua, Nicaragua, el 30 de mayo, unos francotiradores dentro del estadio comenzaron a dispararles. Las bajas de ese día se unieron a una lista de alrededor de 100 muertos y 1,000 heridos y desaparecidos en los últimos dos meses. Entre por estos hechos está la persona a quien se ha dedicado el nombre del estadio. Dennis Martínez es el jugador de béisbol nicaragüense más famoso, inmortalizado al lanzar un juego perfecto para los Expos de Montreal en 1991.”

Seguidamente, Kinzer explica cómo Daniel Ortega supuestamente es responsable de la violencia que se está cometiendo en Nicaragua y lo critica por permanecer “desafiante” en su negativa a renunciar a su cargo electo. Mientras tanto, Kinzer olvida mencionar cómo grupos de oposición saquearon el estadio Dennis Martínez.

Lo notable de esta pieza -escrita por un hombre que literalmente escribió el libro sobre la manipulación encubierta de la violencia de la CIA al derrocar a Mohammad Mosaddegh de Irán- es que Kinzer ni siquiera intenta identificar quiénes fueron estos “francotiradores” sin nombre. Y, aunque hace una referencia de paso mucho más tarde en su pieza a supuestas “pandillas paramilitares” de Ortega, no intenta conectarlas con este francotirador que dispara al estadio. En resumen, Kinzer pasa por alto el detalle más importante de la narración, y es porque es la más inconveniente para él, en su aparente cruzada, instar a la renuncia de Ortega.

Si estos francotiradores son, como afirma el gobierno nicaragüense, parte del intento de la oposición violenta de derrocar a Ortega, entonces lo que está sucediendo en Nicaragua debe verse bajo una luz muy diferente de la que nos han contado personas como Kinzer. Y, esta es la única conclusión lógica. Simplemente no hay ningún incentivo para que el gobierno nicaragüense, a más de un mes de las protestas, incite aún más protestas y oposición al disparar contra una multitud de manifestantes. Esto solo podría servir a los intereses de los que están librando la operación de golpe de estado, y de hecho ha servido a estos intereses bastante bien. De hecho, el propio Kinzer lo señala con razón, explicando que “las marchas norales se transforman en nuevas protestas, y cuando son atacadas [nuevamente, no nos dice por quién], la espiral se intensifica”.

Ortega, quien actualmente tiene las riendas del gobierno, tiene todos los incentivos para que el status quo de la paz y la calma regresen a Nicaragua, pues esto significaría que él permanece en su posición como presidente. Es la oposición la que necesita un cambio de juego, una que solo podría lograrse mediante eventos dramáticos como los que tuvieron lugar en el estadio de béisbol el 30 de mayo. Pero estas realidades no parecen valer la pena considerarlas por parte de aquellos que como Kinzer, irónicamente repitiendo la palabrería de los golpistas que derrocaron a Mosaddegh, están pontificando en la prensa sobre la necesidad de promover la democracia al destronar a un líder electo.

Lo que todas las partes ciertamente pueden acordar es que los eventos actuales en Nicaragua son realmente calamitosos, y cada vez son más, con cada día que pasa. La economía ya ha sufrido alrededor de $250 millones de dólares en pérdidas, una suma considerable para un país tan pequeño. Y, esta cifra seguramente aumentará a medida que los negocios, quemados por la oposición violenta, no se reabran, y cuando el turismo, una importante fuente de ingresos nacionales, caiga. De hecho American Airlines anunció que suspenderá vuelos a Managua como resultado de la violencia allí.

Nadie en su sano juicio podría desear nada de esto en otra nación, especialmente en una nación que ha sufrido tanto como Nicaragua. Y les garantizo que si Ortega es forzado a dejar su cargo debido a esta violencia, el resultado no será, como algunos en la izquierda ostensible nos quieren hacer creer, una profundización de la democracia.

Los millonarios controlan la mitad de la riqueza personal del planeta.

Los millonarios y multimillonarios del mundo controlan la mitad de la riqueza personal del planeta.

religion

Jessica Corbett, 17/6/18

(CD) – Los millonarios y multimillonarios poseen casi la mitad de toda la riqueza personal del mundo, que llegó a $ 201.9 billones de dólares el año pasado, según un nuevo informe de Boston Consulting Group.

“La participación de la riqueza global por parte de millonarios aumentó a casi el 50 por ciento en 2017, en comparación con poco menos del 45 por ciento en 2012, impulsada principalmente por individuos de mayor riqueza que invierten en activos de mayor rendimiento”, indica el informe (Ver: https://goo.gl/fMVxYV).

En otras palabras, como dijo Bloomberg, “los ricos se vuelven mucho más ricos y lo hacen mucho más rápido”.

Eso es especialmente cierto en Estados Unidos, donde la administración Trump y el Congreso controlado por los republicanos están trabajando para seguir reduciendo los impuestos a las personas y corporaciones más ricas del país a expensas de las familias trabajadoras.

“América del Norte se mantuvo como la región más rica del mundo en 2017 en términos de riqueza personal, que se expandió en un 8 por ciento a $ 86.1 billones”, señala el informe. “La riqueza de América del Norte esta muy concentrada en el segmento de más de $5 millones, que poseía el 42 por ciento de la riqueza invertible”.

En general, los investigadores encontraron que “los residentes de América del Norte tienen más del 40 por ciento de la riqueza personal mundial, seguidos de los residentes de Europa occidental con el 22 por ciento. La región más fuerte de crecimiento fue Asia, que registró un aumento del 19 por ciento “.

Aunque China actualmente tiene menos millonarios y multimillonarios que los Estados Unidos, la autora principal del informe, Anna Zakrzewski, dijo a Bloomberg que los investigadores esperan que la cantidad de millonarios chinos aumente cuatro veces más rápido que en los Estados Unidos. “China continuará experimentando un crecimiento similar al pasado”, dijo, “y esto significará que en los próximos cinco años habrá más riqueza creada en China que en los EE. UU.”

Pero no importa dónde se cree la riqueza, es probable que permanezca concentrada en las manos de las personas más ricas del mundo. Como Common Dreams informó anteriormente, un estudio de Oxfam publicado en enero descubrió que durante 2017 “se creó un nuevo multimillonario cada dos días”. Según ese informe, “el 82 por ciento de toda la riqueza creada recayó en el 1 por ciento superior de los más ricos del mundo”. mientras que el cero por ciento, absolutamente nada, se destinó a la mitad más pobre de la población mundial “.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, líderes religiosos e impulsores de la lucha contra la pobreza han puesto en marcha una nueva Campaña de los Pobres-inspirada por esfuerzos similares de Rev. Martin Luther King Jr. realizados décadas antes, organizando acciones directas no violentas para exigir que los legisladores en todos los niveles del gobierno “aborden los males del racismo sistémico, la pobreza, la economía de guerra, la devastación ecológica y la moral nacional distorsionada de Estados Unidos”.

Esa campaña se produce cuando el 43 por ciento de los hogares de EE. UU. no pueden pagar “un presupuesto básico de vivienda, cuidado infantil, alimentos, transporte y atención médica”, según un estudio de United Way publicado el mes pasado.

Al señalar que “las tres personas más ricas de Estados Unidos poseen más riqueza que el 50 por ciento más pobre” el Senador Bernie Sanders respondió a estos hallazgos al tuitear: “¿Es realmente el tipo de sociedad en el que queremos vivir?”

Argentina cambia: al aumento tarifario se suma una grave devaluación (15/6/18)

Histórica devaluación del peso argentino: ¿Cuáles son las consecuencias?
Publicado: 15 jun 2018 14:44 GMT
por Leandro Lutzky

religion

“La subida del dólar alcanza un nuevo récord en Argentina”, aquel titular se viene repitiendo en los medios de comunicación durante los últimos días aunque, a esta altura, ya suena redundante. El aumento del valor de aquella moneda estadounidense ya superó los 28 pesos el 14 de junio, o mejor dicho, la devaluación de la moneda local con respecto a la norteamericana sigue creciendo y a ciencia cierta no se sabe cuándo llegará el tope que calme estos drásticos movimientos económicos. El aumento de su valor genera una subida de precios que golpea los bolsillos de las clases medias y bajas.

Para comprender quiénes son los ganadores y perdedores del actual contexto argentino, hay que explicar las causas por las cuales el peso pierde valor. El desbarajuste se desató cuando grandes actores de la economía y ahorristas en general optaron por cambiar su dinero hacia la moneda estadounidense. Este concepto, conocido como ‘corrida cambiaria’, “duró tres semanas —desde fines de abril— y encontró a un Banco Central dubitativo con respecto a qué política monetaria llevar adelante, sin grandes intervenciones”, repasa el economista de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Ignacio Carballo. A su vez, concluye: “Eso terminó con Argentina golpeándole la puerta al Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

“No impacta solo a mediano y largo plazo, sino en un lapso cortísimo y en bienes de primera necesidad, afectando severamente a las personas de menores recursos, la base de la pirámide social”.Además, el investigador repasa que la corrida se disparó por razones internas y externas, como las subas en las tasas de interés de EE.UU. y el aumento del petróleo en el plano internacional. A nivel interno, Carballo subraya el rol de los grandes actores de la economía, o dicho de otro modo: “Los grupos concentrados que mueven la aguja de la cotización al comprar y vender dólares”.

En otras palabras, resalta el caso de fondos de inversión como JP Morgan, una importante empresa financiera con sede en Nueva York, que participaron en estos movimientos abruptos: “Tenían letras del Banco Central, que ya ofrecía un 30% de interés a favor. Tuvieron la posibilidad de venderlas en moneda local y comprar dólares a 20 pesos. Tres semanas después, a comienzos de mayo, pudieron vender esos dólares a más de 23 pesos y comprar las letras del Banco Central en la moneda argentina, pero ya con un 40% de interés favorable. Una ganancia desmesurada”.

¿Quiénes son los más perjudicados?

Tras comentar quiénes son los grandes ganadores de aquel vaivén, sin mencionar al sector exportador que liquida sus divisas en dólares, principalmente en el rubro de la soja, resta por señalar qué sectores se ven seriamente perjudicados: “Casi todos los argentinos”, resume el docente de la UBA y la Universidad Católica Argentina (UCA), institución académica donde estudió el presidente Mauricio Macri. En primer lugar, porque “activando un crédito de 50.000 millones de dólares con el FMI se pierde margen de acción, ya que la política económica pasa automáticamente a estar más condicionada”, opina.

Pero yendo hacia las urgencias de la vida cotidiana, cuando crece el valor del dólar también suben considerablemente los precios de productos básicos, incluso en los alimentos. Según enseña el entrevistado, este fenómeno es común en Latinoamérica, pero “Argentina tiene una tasa del traspaso de la devaluación a la ‘inflación’ particularmente alta”. Asimismo, añade: “No impacta solo a mediano y largo plazo, sino en un lapso cortísimo y en bienes de primera necesidad, afectando severamente a las personas de menores recursos, la base de la pirámide social”.

Pero, ¿por qué cuando hay devaluación de la moneda local se disparan los precios de bienes y servicios? Para el entendido, el fenómeno de la inflación es multicausal. Sin embargo, profundiza en un gran problema vinculado a los dólares, y es que “hoy no tenemos análisis exhaustivos sobre las cadenas de valor de la estructura económica”. Esto quiere decir que para comprender por qué ocurren aumentos en productos argentinos destinados al mercado interno frente a una devaluación, hay que determinar en qué etapas de producción o distribución los participantes del proceso utilizan, por ejemplo, insumos importados y pagados en dólares. Dicho de otro modo, hay que considerar en qué etapa anterior a la venta se tuvo que utilizar la moneda extranjera, que termina inflando el precio final.

“Desde que ordeñás la vaca, hasta que tenés la crema en el supermercado, el producto pasa por diversos proveedores, agentes y empresas. Todo eso no lo tenemos estudiado de manera certera, no hay información suficiente para acusar qué es realmente lo que está gestando la inflación y en qué cantidad, solo hay teorías o hipótesis”, opina Carballo. Para el académico, “aquellos productos que tengan una estructura de costos dolarizada van a aumentar de manera inmediata y justificada, si es proporcional a la devaluación por tener componentes importados”. No obstante, hay productos que no cumplen con estos requisitos y aumentan al ritmo de la subida del dólar: “Eso no tiene ningún sentido monetario”, critica. El efecto contagio y la especulación son una realidad argentina, algunos le llaman ‘viveza criolla’.

Juego de ricos pagado por pobres

Otro gran problema sobre los formadores de precios en aquel país sudamericano son los grupos económicos que conforman “estructuras productivas integradas”. Esto significa, explica el profesor, que son “dueños de las tierras, del transporte que traslada los productos y probablemente también sean parte accionaria del supermercado”. Sobre ello, puntualiza: “No sirve el fundamento de que se tuvo que aumentar el precio porque aumentó el proveedor, salvo algunos casos. Pero no tenemos estudios certeros desde la política pública. Es una gran falencia”.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) explican que la subida en el precio del dólar “no debería impactar más de un 30 o 35% en la mayoría de las industrias porque eso es en general el promedio de insumos o componentes importados que existe en la producción local”. Asimismo, considera: “Si la devaluación fue de un 20% —cifra que varía constantemente—, y la parte importada en la producción ocupa un 30%, el aumento del precio final de venta no debería superar el 6%”. Ese monto equivale al lapso de “unos dos meses”, detalla el vocero de la entidad, e impacta fuertemente en el consumo y las clases sociales más humildes de Argentina. Solo en mayo, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado recientemente por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) señala que los valores subieron un 2,1% con respecto al mes de abril.

“Como las compras han venido cayendo en los últimos años, particularmente este año, entendemos que muchos comercios e industrias van a trasladar el mínimo impacto posible de la devaluación a los precios para poder mantener el nivel de ventas”, opina. Pero claro, ello es más factible para actores con mayor respaldo económico. En cuanto a la baja del consumo interno, CAME señaló en un informe que en mayo de este año las ventas cayeron un 4,8%, comparado con el mismo mes del 2017. La estadística no solo menciona compras como indumentaria o muebles, sino que también incluye rubros de necesidades básicas, como productos de farmacias y alimentos —cayeron 6,7% y 1,8%, respectivamente —. “Como dato positivo, los grupos o flujos de turistas que atravesaban la frontera para comprar en países limítrofes cesaron o se redujo, producto del encarecimiento del dólar”, destaca el consultado, para señalar una salvedad.

Pérdida del salario real

Carballo va más lejos y añade que la clase media también se ve seriamente perjudicada, ya que “tiene patrones de consumo bastante comunes, con grandes gastos de manera planeada”. Y menciona un ejemplo: “Probablemente estén todo el año ahorrando para irse de vacaciones, compran un pasaje en cuotas y tienen plata ahorrada para el hotel. Bueno, el hotel ahora va a costar un 15% más caro solamente por el efecto de la devaluación”.

El experto en inclusión financiera continúa explicando: “Esto también impacta en los supermercados, las compras con tarjetas de crédito (que ya aumentaron sus cargas), préstamos y créditos hipotecarios cuyos valores están indexados por la inflación”. Sobre las compras con tarjetas, comenta que “el costo financiero total suma gastos al interés”, como mantenimiento o comisiones. Cuando un argentino compra un producto en cuotas fijas —algo poco habitual en el mercado actual—, es decir, que no suben su valor a pesar de la inflación nacional, en realidad “aumentan los costos por otros lados”. Asimismo, resalta: “Vas a tener menos plata a fin de mes para pagar las deudas. No solo sube el costo de la tarjeta, sino de toda la economía”.

Otro de los puntos destacables del conflicto es el salario de los trabajadores. Así las cosas, tras el paro de actividades concretado este 14 de junio por el Sindicato de Choferes de Camiones —que reclama un aumento salarial del 27%— y la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), la Comisión General del Trabajo (CGT) —el gremio más importante del país— anunció una huelga general para el lunes 25 de junio. Los camioneros, por su parte, amenazan con extender aquella medida incluso hasta el 27 del mismo mes, siendo aquel medio de transporte vital para trasladar elementos importantes para el desarrollo de la vida cotidiana argentina, como alimentos, dinero para los cajeros automáticos o mensajería.

“Todos los que cerraron aumentos con un techo del 15%, como los empleados de comercio que abarcan a 1,2 millones de personas, ya perdieron poder adquisitivo, salario real”, alerta Carballo. En efecto, el Gobierno tuvo que descartar su meta anual de ponerle un límite del 15% a la inflación, porque no la podrá cumplir. Por su parte, el expresidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, había asegurado que no existen metas de inflación para este año, y el 14 de junio presentó su renuncia. De este modo, además del impacto simbólico de su mensaje hacia el colectivo de trabajadores argentinos, el Estado reconoce que los precios seguirán subiendo hacia valores que todavía son difíciles de predecir. Resta por ver si los sueldos tendrán aumentos acordes, pero en los meses previos a las negociaciones la pérdida salarial ya es un hecho consumado.

¿Por qué China será la mayor potencia del siglo XXI? Una respuesta filosófica.

¿POR QUÉ CHINA SERÁ LA MAYOR POTENCIA MUNDIAL DEL SIGLO XXI? UNA RESPUESTA FILOSÓFICA.

por Fernando Gutiérrez Almeira

religion

Hay una diferencia fundamental entre la manera de ser del pueblo chino y la manera occidental. En Occidente la gigantesca influencia que los filósofos racionalistas tuvieron en la construcción del pensamiento político llevó a una mentalidad que pone énfasis en la relevancia autónoma de la teoría sobre sus consecuencias prácticas, una tendencia que tiene sus raíces en las idealizaciones cristianas que apuntaron durante mucho tiempo a un desapego de las cuestiones llamadas espirituales de las cuestiones llamadas materiales. Mientras tanto, en China, el país más ateo de la Tierra, el confucianismo generó una mentalidad centrada en la práctica y las consecuencias de la práctica concreta sobre el individuo y la sociedad, con un discurso caracterizado por el establecimiento de principios de acción y no de largas y sofisticadas argumentaciones teoréticas.
Otra diferencia fundamental, a la que también contribuyeron las disputas entre racionalistas y empiristas en Occidente, es la acentuación occidental sobre las potencias mentales del individuo, algo que permitió a Occidente ser el motor del desarrollo de la ciencia y la tecnología en primer lugar, pero que desde el punto de vista político engendró una fuerte tendencia a la fragmentación y privatización del poder social, convirtiéndose la riqueza y el poder no en objetivos socialmente enfocados sino en objetos de disputa y conflicto permanente, con una grave disociación entre el interés individual y el interés social. Mientras tanto el pueblo chino, que permaneció atrasado por mucho tiempo frente al desarrollismo individualista occidental, parecía estancarse en su concepción confuciana de subordinar lo individual a lo social. A principios del siglo XX en China se hizo todo lo posible para salir de aquel estancamiento humillante tratando de adoptar rápidamente el punto de vista occidental o de incorporarlo de alguna manera. Pero, por supuesto, aquella mirada occidental sobre la existencia no podía tener raigambre en el pueblo chino.
Fue con Mao Zedong y su adopción del marxismo que China logró encontrar una vía práctica para responder a la hegemonía occidental y rehacerse desde su total desventaja. En ese entonces, y estamos hablando de la mitad del siglo XX y bajo el ataque absolutamente destructivo de Japón, China era prácticamente un pueblo de campesinos que vivían bajo una vieja tradición que podía ser considerada moribunda. Sin embargo, Mao combinó el pensamiento marxista, que hace énfasis sobre lo social incluso contra lo individual, y que es, si se quiere, una reacción interna de Occidente contra su propio individualismo, con una exaltación del poder social del campesinado. Al hacerlo Mao probablemente no fue consciente de que la adaptabilidad del marxismo a la mentalidad china era solo posible por las bases confucianas de la misma, y por esa falta de comprensión es que pretendió censurar el pensamiento del viejo filósofo. El resultado fue una fuerza incontenible, que puesta en acción, hundió las esperanzas del imperio japonés de someter a China, expulsó de China a los que intentaban imponer el modelo occidental liberal y dio la capacidad a China de dar el primer paso para evitar su hundimiento histórico bajo la hegemonía occidental. La tasa de alfabetización subió del 15 % en 1949 al 80 % a mediados de los años 1970 y entre 1949 y 1976, China, el «enfermo de Asia», se transformó en una potencia industrial importante: el crecimiento económico en PIB per cápita durante el período de Mao (1952-78) fue del 6,6% anual.
Tras millones de muertos, vastas y dolorosas guerras, y un período de ascenso industrial, China volvía a exigir su lugar en el mundo hacia fines de los años 70, y no porque el marxismo por si mismo fuera la respuesta a sus problemas sino porque el marxismo se adaptaba mejor que las otras formas ideológicas occidentales a la forma de ser china, fraguada en la cuna de Confucio, que sujeta lo individual a lo social, y la voluntad a la disciplina, la autodisciplina y la autoridad. Mientras tanto el socialismo muy pronto cayó en discontinuidades y fracasos en el mundo occidental, que tuvieron su punto más álgido en la desintegración de la Unión Soviética. Y esto simplemente porque el énfasis en la libertad individual de los filósofos de la modernidad occidental es un fundamento casi inconmovible de la mentalidad occidental moderna con el que el socialismo no pudo lidiar excepto justo allí donde ese énfasis no había tenido suficiente influencia, es decir, en un pueblo como el chino.
Pero pronto los líderes chinos se dieron cuenta que la herramienta marxista tenía límites claros en cuanto a su capacidad de incentivar el crecimiento económico y la potencialidad interna y externa china. Así que, nuevamente guiados por su sentido práctico, que convierte a las teorías en herramientas y no exalta su racionalidad, iniciaron prontamente, con Deng Xiaoping, una apertura que combinó el emprendimiento empresarial de estilo occidental, basado en el interés privado e individual y el lucro codicioso, con la sujeción firme del poder social en manos del Partido Comunista. Nunca fue una verdadera occidentalización de China lo que se propusieron Deng y sus seguidores, sino una combinación práctica de los beneficios de la iniciativa individual y una autoridad política absolutamente firme para poder controlarla. Ello puede notarse en la recordada represión de la plaza de Tiananmen, donde Deng tuvo que optar, y lo hizo poniendo límites al reformismo que él mismo había incentivado, a sangre y fuego. El período de Deng, que duró décadas, fue de difícil equilibrio, pues había que conservar la vía confuciana de la disciplina social basada en la autoridad que el marxismo reafirmaba y dejar al mismo tiempo que se introdujera el elemento de la iniciativa individual capitalista. El resultado fue absolutamente exitoso desde el punto de vista económico, pero muy lastimoso desde el punto de vista de las pérdidas causadas al tejido de la sociedad y el medio ambiente, e incluso el aumento brutal de la corrupción, que solo se mantuvo a raya con métodos también brutales.
Pero la visión china es una visión a largo plazo, y no ha dejado de ser una visión centrada en el poder social, en la autoridad, en la valoración confuciana de la importancia del trabajo, la disciplina, la contención de los impulsos, la familia, las virtudes sociales, y la moderación de los gobernantes. La concesión del período de Deng pudo parecer, vista desde Occidente, una entrada de China en el modelo occidental y el capitalismo más extremo. De ningún modo. Hoy estamos ante el ascenso de un tercer líder práctico, con una gigantesca autoridad similar a la de Mao o la de Deng, Xi Jinping. Y su pensamiento retoma el énfasis en el marxismo y en los valores confucianos, realizando un final combate a la corrupción, reajustando la iniciativa individual para sujetarla firmemente al poder social, y centrándose en la redistribución de la riqueza alcanzada a toda la sociedad china, proceso que apenas comienza pero que ya rinde sus frutos. De nuevo, no se trata de una doctrina cerrada, de una teoría rígidamente centrada y racionalizada, sino de un grupo reducido de principios prácticos que son ofrecidos por el nuevo líder como guía de acción:
-Garantizar el liderazgo del Partido sobre todo el trabajo
-Comprometerse con un enfoque centrado en la sociedad
-Continuar con una reforma integral y profunda
-Adoptar una nueva visión para el desarrollo
-Ver que la sociedad es quien gobierna el país
-Garantizar que cualquier área de gobierno está basada en el derecho
-Defensa de los valores socialistas
-Garantizar y mejorar las condiciones de vida de la sociedad a través del desarrollo
-Garantizar la armonía entre el humano y la naturaleza
-Perseguir un enfoque global para la seguridad nacional
-Defender la absoluta autoridad del Partido sobre el Ejército popular
-Defender el principio de “un país, dos sistemas” y promover la reunificación nacional
-Promover la construcción de una sociedad de futuro compartido con toda la humanidad
-Ejercer un control total y riguroso del Partido
Como puede notarse se insiste en el desarrollismo y la reforma, pensando a China como capaz de sumarse al reto de fomentar el progreso científico y tecnológico de la humanidad, pero al mismo tiempo se hace mucho énfasis en la autoridad del Partido Comunista, con lo cual se hace énfasis en el principio de autoridad, y un punto clave es, puede verse…”Comprometerse con un enfoque centrado en la sociedad” o “Ver que la sociedad es quién gobierna el país”, dos principios que claramente reafirman lo social sobre lo individual, y el poder social sobre el poder privado. Y estos principios ofrecidos por el líder no son vistos por los chinos como las promesas políticas que hacen los líderes occidentales, sino como guías de acción a las que hay que obedecer con la cabeza, el cuerpo y el corazón. De este modo, con su mentalidad práctica, China ha logrado responder al reto occidental, que hizo de Occidente el promotor inicial de la ciencia, la tecnología y la libertad de pensamiento, sin perder su raíz primigenia, la nacida del filósofo Confucio, aquel que decía que: “Desde el hombre más noble al más humilde, todos tienen EL DEBER de mejorar y corregir su propio ser”. Y se podrá pensar que el pueblo chino ya no es consciente de la influencia del inmenso filósofo sobre su cultura, sobre su pasado, su presente y su futuro, pero en realidad, hoy existe en China un gigantesco resurgimiento del confucianismo que está siendo apoyado por el propio Xi Jinping.

UN SOLO URUGUAY: Un movimiento empresarial, partidizado y antigubernamental

UN SOLO URUGUAY: Un movimiento fundamentalmente empresarial cercano al Partido Nacional y otros partidos opositores que dice representar a todos los uruguayos.

por Fernando Gutiérrez Almeira

religion

La información que verán aquí fue publicada hace muy poco por el periódico La Diaria (https://goo.gl/gyXVkv). Recordemos los uruguayos lo que pasó hace muy poco en Nicaragua: un movimiento aparentemente pacífico que solo reclamaba el cese de una ley que modificaba el sistema previsional, una reforma que había sido apoyada por el propio movimiento de los jubilados de ese país, terminó en una asonada, en un baño de sangre. Seguramente no vamos a ver algo así en nuestro país, acostumbrado a resolver las cosas de otra manera. Pero estemos alerta porque cuando los intereses privados y sectoriales pretenden imponerse a la sociedad por vías que no son las institucionales ello puede significar manifestaciones pacíficas pero ello puede significar también la desestabilización de la sociedad. Un movimiento que se declara como representante de todos los uruguayos y levanta la Bandera Nacional como si fuera la suya propia está enmascarando sus verdaderas intenciones sectoriales, incluso partidistas, como se podrá ver por la composición de sus integrantes, y eso lo hace fácilmente susceptible de que, con el paso del tiempo, sus objetivos cambien y se vuelvan más radicales. Criticar las políticas de nuestro gobierno actual, que por supuesto son muy criticables, es una cosa, otra cosa es abrir una brecha en nuestra sociedad por la que se puede deslizar la violencia. Esto no es bueno para nuestro país. Y ya existen las primeras consecuencias: los integrantes de este movimiento han desalojado por la fuerza a trabajadores de una estación de servicio que reclamaban por un empleado despedido, empleado que posteriormente, al ser dirimida la cuestión legalmente, fue reintegrado. (Véase la noticia: https://goo.gl/oCGamj). Su consigna no fue antigubernamental en este caso sino contra el movimiento sindical lo cual es coherente por el hecho de que la base de dicho movimiento es el interés de los empresarios. Ahora anuncian una movilización en muchas de las rutas del país, lo cual implicará un corte masivo de la circulación (Véase:https://goo.gl/bgtPAS). Solo se trata de los primeros gestos de un movimiento que evidentemente no tiene deseos de esperar a las urnas ni dirimir sus intenciones por las vías institucionales. ¡Cuidado uruguayos!

¿Quiénes son los integrantes y propulsores de UN SOLO URUGUAY?

Los productores ganaderos referentes del movimiento están en los departamentos de Canelones, Flores, Lavalleja, Maldonado, Paysandú, Rivera, Rocha, Soriano y Tacuarembó. Los tamberos que son voceros del movimiento están en los departamentos de Canelones, Río Negro, San José y Salto.

En Artigas, uno de los voceros es Aurelio Paulo, titular de la empresa minera La Genuina, socia de la Cámara de Industrias del Uruguay. El Estado benefició a La Genuina en 2012, vía Ley de Promoción de Inversiones, con la exoneración del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) por un valor de 481.522 unidades indexadas (aproximadamente 66.000 dólares). El otro referente del departamento es Óscar Bueno, titular de una empresa de fumigaciones aéreas llamada Bueno Servicios Aéreos.

En Lavalleja el vocero es un beneficiario de tierras del Instituto Nacional de Colonización; Sebastián Martirena integra la colonia Juan José Morosoli Porrini y en un terreno de 257 hectáreas se dedica a la actividad ganadera.

Por otra parte, entre los voceros también hay profesionales independientes que no son titulares de empresas: arquitectos, veterinarios, contadores.

Autoridades

Algunos voceros de Un Solo Uruguay fueron o son representantes de agremiaciones empresariales, comerciales o de otra índole. En Maldonado, uno de los referentes es José Pereyra, presidente de la Cámara Empresarial del departamento. Pereyra se ha enfrentado públicamente, en varias instancias, a las políticas del gobierno. Por ejemplo, ha cuestionado la Ley de Inclusión Financiera. En agosto de 2016, en una entrevista con FM Gente, Pereyra aseguró que los empresarios sienten que el Estado “ha generado un sistema anárquico, en el que fallan los controles, no se sabe dónde se vuelcan dineros cobrados y no existe amparo para los comerciantes”.

Miguel Brun, vocero por Treinta y Tres, es el presidente del Centro Comercial e Industrial de ese departamento. Virginia Vaz, vocera del movimiento en Cerro Largo, fue presidenta de la Sociedad de Fomento Rural de ese departamento y también representó a la Federación Rural.

Otros voceros del movimiento fueron ediles. Enzo Viscailuz, vocero de Florida, fue edil del Partido Nacional hasta febrero de este año, cuando renunció. El 16 de febrero, Viscailuz compareció en otro rol ante la Junta Departamental de Florida, junto al otro vocero de Un Solo Uruguay del departamento, Gonzalo Lema. Viscailuz aseguró en esa instancia que Un Solo Uruguay es un movimiento similar a los que surgieron en Rusia y en Estados Unidos en 1900. “Acá llama un poco la atención porque es bastante nuevo, pero en realidad tiene sus antecedentes en otras partes del mundo. La idea del movimiento es expresar un sentir común que está plasmado en los puntos de la proclama y también oficia como un movimiento de contralor ciudadano”, explicó a sus ex colegas. A su turno, Lema aseguró que no sólo buscan solucionar adversidades económicas sino problemas “de fondo, porque hay muchas cosas que se han perdido y que hay que recuperar”.

En tanto, Juan Francisco Chiruchi, vocero de San José, es el hijo del ex intendente Juan Chiruchi y fue edil del Partido Nacional en el período de gobierno pasado. Miguel Larriera, vocero de Flores, es hijo de un dirigente local del Partido Nacional, recientemente fallecido. El 26 de febrero, Larriera asistió en representación de Un Solo Uruguay a la Junta Departamental de Flores. Explicó que el movimiento surgió porque “se tiene que terminar esta forma de organizar el Estado y las cuentas públicas que tanto daño le está haciendo sobre todo a la parte productiva de Uruguay”. “Un Solo Uruguay nuclea al comercio, nuclea a los transportistas, nuclea al agro, nuclea a todos aquellos a los que realmente nos pegan las tarifas públicas y, sobre todo, la pésima gestión de los dineros públicos. Yo debo ser de los más jóvenes de esta mesa, pero recuerdo un Uruguay con otra ética y con otro manejo de las finanzas y con otras perspectivas y con otro futuro. Un país que no estaba dividido, que no tenía la maldita grieta de la que hoy hablan. ¿Y por qué esa maldita grieta? Porque esta fuerza política que hace 15 años nos gobierna la ha incentivado”, concluyó.

Los voceros capitalinos

El perfil de los representantes de Un Solo Uruguay en Montevideo es distinto al del resto del país, donde predominan los productores rurales. En la capital, los voceros son Ana Inés Arizmendi y Álvaro Chijane. Arizmendi apoyó al colorado Pedro Bordaberry en la campaña de 2014. En sus redes sociales, la vocera del movimiento respalda las movilizaciones contrarias a la despenalización del aborto en Argentina, cuestiona la “ideología de género” y convoca a actividades organizadas por las agrupaciones Varones Unidos y A Mis Hijos No los Tocan. También cuestiona la Ley de Inclusión Financiera. Chijane, en tanto, difunde actividades católicas y en diciembre de 2017 retuiteó un saludo de fin de año del líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick.

97% del agua en la Franja de Gaza está contaminada.

97% del agua en Gaza está contaminada por aguas residuales y alta salinidad.

Zafrir Rinat 21 de enero de 2018 9:29 a.m. PARA EL PERIÓDICO ISRAELÍ HAARETZ.
Artículo original: https://goo.gl/YzkzGV

religion

Casi toda el agua disponible en la Franja de Gaza no es potable debido a la contaminación de las aguas residuales o los altos niveles de salinidad, según los datos presentados la semana pasada por un hidrólogo que asesora a la Autoridad Palestina del Agua.

Ahmed al-Yaqoubi dijo que la mayoría de los habitantes de Gaza no beben el agua de sus grifos debido a su mala calidad. En cambio, compran agua costosa de empresas privadas que operan pequeñas plantas de desalinización. Además, casi el 90 por ciento del agua potable en Gaza excede el estándar de salinidad máxima de la Organización Mundial de la Salud y se espera que se vuelva aún más salina en los años venideros.

Yaqoubi estuvo en Israel la semana pasada para participar en una discusión en el Instituto Arava de Estudios Ambientales en el sur de Israel. El ex ministro palestino Tahani Abu Daqqa también participó en la sesión sobre la crisis del agua en Gaza.Los 2 millones de residentes de la Franja dependen casi por completo del acuífero costero para sus necesidades de agua (aparte de una pequeña cantidad que Israel envía a la zona). Sin embargo, el crecimiento de la población y la escasez de lluvias han provocado un exceso de bombeo en los últimos años.

Yaqoubi dijo a Haaretz que, si bien la cantidad anual que se puede bombear sin comprometer la capacidad del acuífero para renovarse es de unos 60 millones de metros cúbicos, alrededor de 200 millones de metros cúbicos de agua se bombean cada año.La mitad de esto es para uso doméstico, y esta es solo la cantidad que la autoridad puede medir, dijo Yaqoubi. La otra mitad, principalmente para agricultura, es una estimación e incluye agua extraída de 5,000 pozos privados.
El bombeo excesivo ha conducido a una fuerte caída en los niveles del acuífero, que a su vez permite que el agua de mar penetre hasta tres o cuatro kilómetros (1.9 a 2.5 millas), lo que salina la capa freática.La concentración de cloruro (sales) en los pozos de Gaza está entre 400 y 2,000 miligramos por litro, mientras que el estándar es de 250 miligramos por litro. Solo un poco más del 10 por ciento del agua en Gaza cumple con ese estándar.

El suministro de agua de Gaza también ha sido ampliamente contaminado por las aguas residuales. Alrededor del 70 por ciento de los hogares de Gaza están conectados al sistema de alcantarillado, pero debido a un mantenimiento deficiente, gran parte de las aguas residuales se filtra en el acuífero. Como resultado, la concentración de nitratos, que son indicadores de contaminación, ha aumentado. Hay concentraciones demasiado altas de cloruro o nitratos en el 97 por ciento del agua suministrada a los residentes de Gaza.
Debido a esta situación, los residentes de la Franja recurrieron a proveedores privados para obtener agua potable. Estos proveedores operan 136 pequeñas plantas de desalinización que operan cerca de pozos y proporcionan agua con bajo contenido de contaminantes. Sin embargo, esta agua cuesta seis veces más que el agua normal. Para otros usos domésticos, los habitantes de Gaza dependen del agua contaminada, pero incluso eso es escaso. Debido a la escasez de electricidad, explicó Yaqoubi, los pozos no pueden operarse por completo y, a veces, solo funcionan unas pocas horas al día.

La escasez de electricidad también impide que las plantas de tratamiento de aguas residuales de la Franja operen, lo que permite que las aguas residuales no tratadas fluyan directamente al mar. Las aguas residuales llegan a las ciudades costeras adyacentes de Ashkelon y Ashdod, pero primero contaminan las playas de Gaza, dijo Yaqoubi. Oficialmente, la natación no está permitida en las playas de Gaza, pero dado que es el único lugar al que la gente puede ir con fines recreativos, lo hacen de todos modos, señaló.

En una conferencia sobre la crisis del agua de Gaza hace dos semanas, patrocinada por el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, en cooperación con EcoPeace, el responsable de la Autoridad del Agua de Israel Giora Shaham dijo que Israel planea suministrar otros 10 millones de metros cúbicos de agua a la Franja de Gaza – por encima de los 10 millones de metros cúbicos que ya suministra. Sin embargo, hasta ahora no ha podido hacerlo porque no hay infraestructura para contener el agua. Yaqoubi dijo la semana pasada que la Autoridad del Agua Palestina se está preparando para licitar la construcción de las tuberías y los depósitos necesarios para contener el agua que Israel planea enviar a la Franja.

Sin embargo, la solución a largo plazo para la crisis del agua en Gaza es construir allí una gran planta de desalinización. De hecho, uno se encuentra actualmente en las etapas de planificación que podría suministrar 135 millones de metros cúbicos de agua anualmente. La Autoridad Palestina ha obtenido la mitad de los fondos necesarios de fuentes internacionales y ahora está trabajando para asegurar el resto de los fondos.
Yaqoubi advirtió, sin embargo, que sin electricidad y fondos para el mantenimiento de la planta de desalinización, no podrá operar de manera eficiente. Eso también es cierto para las nuevas plantas de tratamiento de aguas residuales actualmente en construcción, agregó.

Una de estas plantas, en el norte de la Franja de Gaza, ya se ha completado pero es difícil de operar debido a la falta de electricidad. La situación económica de los habitantes de Gaza también debe mejorar; de lo contrario, será imposible cobrar por la operación y el mantenimiento de estas instalaciones.