Sigmund Freud: Carta a la madre de un joven homosexual

Gay_Kiss_by_valor90

9 de abril de 1935

PROF. DR. FREUD

Estimada Sra. [Borrado],

Entiendo por su carta que su hijo es homosexual. Estoy impresionado sobre todo por el hecho de que usted no menciona este término en su información sobre él. ¿Puedo preguntarle por qué lo evita? La homosexualidad ciertamente no es una ventaja, pero no es nada de qué avergonzarse, no es un vicio, no es degradación; no puede ser clasificada como enfermedad; la consideramos una variación de la función sexual, producida por cierto freno en el desarrollo sexual. Muchos individuos altamente respetables de tiempos antiguos y modernos han sido homosexuales, incluyendo muchos de los hombres más grandes (Platón, Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci, etc.). Es una tremenda injusticia el perseguir la homosexualidad como un crimen. Y una crueldad también. Si no me cree, lea los libros de Havelock Ellis.

Al preguntarme si puedo ayudarle, usted se refiere, supongo, a que si puedo suprimir la homosexualidad y hacer que la heterosexualidad normal tome su lugar. La respuesta es, de modo general, que no podemos prometer lograrlo. En cierto número de casos logramos desarrollar los gérmenes malogrados de las tendencias homosexuales, que están presentes en cada homosexual; en la mayoría de casos ya no es posible. Es cuestión de las cualidades y la edad del individuo. El resultado del tratamiento no puede predecirse.

Qué análisis puedo hacer por su hijo es una línea diferente. Si él es infeliz, neurótico, agobiado por conflictos, inhibido en su vida social, el análisis puede traerle armonía, paz mental, eficiencia total, ya sea que siga siendo homosexual o cambie. Si usted decide que él debe hacer su análisis conmigo (no espero que así lo decida), él debe venir a Viena. No tengo intenciones de dejar este lugar. Sin embargo, no omita hacerme llegar su respuesta.

Sinceramente suyo con mis mejores deseos,

Freud

P.s. No me pareció difícil entender su letra. Espero que usted no encuentre más difícil entender mi inglés.

carta

Anuncios

20 pensamientos en “Sigmund Freud: Carta a la madre de un joven homosexual

  1. FREUD, LACAN: EL SEXO A LA DERIVA

    “El goce fálico es el obstáculo por el cual el hombre no llega, diría yo, a gozar del cuerpo de la mujer, precisamente porque de lo que goza es del goce del órgano”.

    Lacan, Seminario 20, “Aún”.

    Un refrán nicaragüense dice que “cuando un sabio señala las estrellas, los tontos miran al dedo”. Creo que a una gran parte del movimiento de liberación de lesbianas y gays les ha pasado eso respecto al psicoanálisis. De la ingente obra de Freud sólo han trascendido en la mayoría de los escritos de muchos teóricos queer dos o tres tópicos, a saber:

    – Freud llama “perversión” a la homosexualidad, en su obra Tres ensayos para una teoría sexual (de 1905), por lo que parece ser que la considera algo anormal, insertándola en el sistema médico- patologizante homófobo que se inició a finales del siglo XIX.

    – Freud establece una especie de desarrollo armónico heterosexual al final del complejo de Edipo, una vez “superadas” esas fases infantiles polimorfas donde hay deseos bisexuales y de otro tipo. Es decir, sería uno más de los que legitiman el sistema hetero-normativo.

    – Freud sería un machista homófobo porque plantea que las mujeres tienen “envidia del pene”, o sea, que les falta algo que los hombres tienen, y además las lesbianas quedarían excuidas del mundo del deseo según este proceso falocrático.

    En estas críticas habituales a Freud se olvidan bastantes cosas. En primer lugar, que los desarrollos iniciales de su teoría (que he caricaturizado aquí) fueron modificados sustancialmente por el mismo Freud en sus obras de los 30 años siguientes, hasta el punto de no considerar la homosexualidad como algo específico a “tratar”, sino una orientación sexual más en medio de una infinita multiplicidad del deseo donde no hay lugar para la normalidad, ni siquiera heterosexual (“Carta a una madre americana”). También aporta una crítica feroz al psicologismo y a las visiones “organicistas” o biologicistas del deseo, que incluso hoy siguen pensando que el deseo de los sujetos está escondico en ciertas partes del cerebo o en algún rincón de los cromosomas.

    Muchos teóricos queer omiten también a otro autor fundamental que puso de relieve el potencial subversivo de la obra de Freud, y que en su enseñanza desde 1950 a 1980 elaboró un desmantelamiento implacable de las categorías de hombre y mujer, de relación sexual y de armonía entre los sexos: nos referimos a Jacques Lacan.

    La obra de Freud y la de Lacan suponen dos herramientas fundamentales a la hora de cuestionar la construcción social y discursiva de “la homosexualidad”, siempre y cuando sepamos mirar hacia dónde apuntan y no nos quedemos en la literalidad de sus textos. Evidentemente, es cierto que Freud asume en su lenguaje muchos de los prejuicios positivistas y machistas de su época, pero eso no invalida la totalidad de su obra. De hecho, ya es bastante sorpendente que un médico de la burguesía vienesa de finales del XIX llegue a asumir (por primera vez en la historia de la cultura occidental) que no hay una normalidad en el deseo, que el deseo humano no está relacionado con la biología, que las prácticas sadomasoquistas, lesbianas, masturbatorias, coprófilas, etc, no son algo “especial” o de “los otros”, y que la “heterosexualidad” no es un estatuto natural, sino más bien una aspiración impuesta culturalmente que además nadie cumple sin pagar un precio.

    Cuando Lacan afirma que “no hay hombres ni mujeres, sino tan sólo sujetos, todos castrados, todos perdidos”, está abriendo las puertas al terreno de la multiplicidad, a una concepción del deseo humano que no tiene que ver con el discurso de la ciencia, ni con el de la psicología, ni siquiera con esa “incitación a saber sobre el sexo” que denució Foucault en La voluntad de saber, puesto que lo que plantea Lacan precisamente es que “no hay saber sobre el sexo”, y que ese “no saber” tiene efectos sobre los sujetos, pero siempre efectos de singularidad, que no se clausuran en la hermenéutica ni en ningún discurso de salvación o transparencia explicativa.

    Otra confusión muy común sobre Lacan, que se da también entre algunas teóricas del feminismo (otras, precisamente, son lacanianas), es la de considerar “el falo” (noción simbólica, que nadie posee) como “el pene”, el órgano. Esa confusión es precisamente la que marca muchas vivencias de la sexualidad llamada “masculina” (esos hombres, esas mujeres, homos o héteros, fascinados por la esperanza de un pene todopoderoso). En la medida en que el falo no da respuesta a la pregunta “qué es ser un hombre y qué es una mujer”, el sujeto no tiene una relación a priori ni con el género, ni con el otro, ni con el cuerpo, ni con el sexo biológico (ni consigo mismo). Mayor carga de dinamita para el orden social y (hetero)sexual, imposible.

    Javier Sáez

    http://www.geocities.com/westhollywood/6742

    • La envidia del pene en el psicoanálisis freudiano se refiere a la teoría de la reacción de una niña durante su desarrollo psicosexual a la conciencia de que ella no tiene un pene. Freud consideraba esta realización un momento decisivo en el desarrollo del género y la identidad sexual de las mujeres. Según Freud, la reacción paralela en los niños a la comprensión de que las niñas no tienen un pene es la ansiedad de castración. (tomado de Wikipedia),,, si apenas es una niña, como va a ser Lesbiana?… cuando te haces la pregunta, no te ubicas en el tiempo

    • Hola Javier Sáez. Estoy haciendo una investigación sobre Freud y su opinión o estudio respecto a la homosexualidad. Veo que sabes mucho y me ha gustado lo escrito. Podría contactarte por email o algún medio, para hablar sobre esto? gracias!

  2. Sorprendente, pero aún así Freud estaba equivocado. La homosexualidad no es ni enfermedad, ni tendencia como dice Angel Mejia, es una orientación sexual. Y no se da por habernos desviado del camino normal por “x” causa como dice Freud, se da por procesos bioquímicos que forman nuestras estructuras cerebrales de tal forma que incluso antes de nacer, ya nuestro cerebro tiene la orientación homosexual. Se da tanto y tan frecuentemente en la naturaleza que tampoco es posible llamarla un error biológico, debe y tiene que tener una razón biológica aún mayor que aún no podemos comprender. Sea como sea, una persona homosexual, por el solo hecho de ser persona, debe tener los mismos derechos que los heterosexuales para disfrutar su cuerpo, su goce, su vida, etc.

    • y como podes fundamentar eso? me parece que estas tomando una “verdad absoluta” basada en una teoria neuroquimica que aún así no puede demostrarse. Por tanto te pido que me puedas justificar lo que decis, y por favor no te limites a describir una teoria x. Quiero fundamentos, porque si no hay forma de probarlo no me podes decir que “freud se equivoco” solo porque vos simpatizas mas con una teoria que con otra

  3. Es evidente dicha razon bilogica que expone Juan Bigotes, en algunos casos de gemelos identicos, uno es hetrosexual y el otro homosexual. Aunque uno sea una copia fisiologica fiel del otro,y aunque se hayan criado bajo las mismas condiciones socioculturales y religiosas, aquellas cosas que impulsan el deseo y la atracción son propias de cada individuo

  4. si no existiera el lenguaje,no existiria la palabra y no existiria la etiqueta, senalamiento division frontera mapas etc porque se pierde la sensibilidad de goce admiracion. voy a dejar de observar ahora voy a ver significados nombres no el ser el vacio lpor ver construcciones esto es miro el dedo que apunta y me pierdo en ver formas imagenes conceptos culturas EN LO UNICO QUE SOMOS IGUALES ES QUE SOMOS DIFERENTES

      • y entonces DIOS el señor hizo que el hombre cayera en un sueño profundo y mientras dormia le saco una costilla y le cerro la herida. de la costilla que le habia quitado al hombre,DIOS EL SEÑOR HIZO UNA MUJER. y se la presento al hombre el cual exclamo ,esta si es hueso de mi hueso y carne de mi carne se llamara mujer por que del hombre fue sacada por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer y los dos se funden en un solo ser.GENESIS 2-21-24 YO NO CREO EN TEORIAS PURAMENTE HUMANAS CREO EN LO QUE DIOS DICE EN SU PALABRA.

  5. Cada quien elije su camino, pero el sentido común nos hace elegir el camino de la mejor adaptabilidad. Nadie usa abrigo en el calor de la playa, ni se desviste en pleno invierno, porque en ambos casos enfermará. Nos adaptamos al medio para vivir mejor. Por qué ir en contra de la experiencia corporal que nos tocó vivir, por qué darle tanta importancia al sexo cuando hay cosas mucho más cosas trascendentales en las que podemos invertir nuestra energía y atención. Ningún cuerpo anciano alberga un niño y aún en los casos biológicos, es mejor sentido adaptarse al cuerpo obtenido como al invierno y sus requerimientos. Es por sentido común.

  6. A veces observo azorado como la crítica a S.F o J.L ocupa tantos tiempos y lecturas. En la práctica de la medicina resultaria abominable estar cuestionando la teoria de los humores de Hipócrates o para no ir más atras cuestionar lo equivocados que estaban mis colegas hace solo 30 años atrás cuando se preconizaba que la tensión arterial normal era 140-80 cuando hoy los valores que se buscan no son esos. Quizas deberíamos buscar o desarrollar a partir de estos marcos teóricos nuevos abordajes. Si no nos sirven busquemos otros. A ningún colega se le ocurriría seguir un protocolo de abordaje, sí desde el Arte Médico y no desde el Tecnos creemos que a este paciente en particular le beneficiaria desde nuestra experiencia otra técnica. Criticar a quien describió con ahinco y labor los beneficios del carburador en un motor a exploción hace 100 años no tiene ningún sentido en la era de la computadora de abordo en cualquier automobil. Un cordial saludo. Julio Cabellero MD Psicoterapeuta

  7. no creo que freud haya dicho que los homosexuales sean enfermos,mas bien desviados,desde un punto de vista natural,diria que el hombre se hubiese extinguido si la homosexualidad hubiese sido general,lo que no quiere decir que los gays sean en fermos,sino que presentan una desviacion ,que para nada les impide hacer una vida normal,al igual que una persona que le tiene miedo a las arañas,puede hacer una vida normal,nadie le deberia negar a esta ultima ni a los homosexuales casarse , tener hijos ,trabajos etc .pero la desviacion en ambos casos esta,en definitiva todos tenemos alguna mas notable o menos notable.

  8. jajaj más propaganda homosexual para mentes débiles. Esto es más falso que moneda de 02 dólares. Sigmund Freud siempre sostuvo en su obra el psicoanálisis, que toda relación diferente a la sostenida entre una varón y una mujer, incluida la la homosexualidad, es una perversión. jajja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s